domingo, 15 de diciembre de 2013

El poder del Amor


Tarde decembrina. Paseo por las calles del centro. Puestos de dulces, juguetes, chucherías. Pista de patinaje sobre hielo. Gente abrigada. Niños correteando y pidiendo algodón de azúcar. Un rodeo al Belén. En medio de la plaza del Pilar, un árbol de Navidad, sin más adornos que los deseos que la gente escribe en un papel y cuelga en sus ramas. Me alelo mirándolo y tratando de leerlos. Debe ser eso que llaman el espíritu de las Navidades el que me vuelve a emocionar. Unos piden un móvil, o viajar, o volver a ver a alguien, o un empleo. Pero, el que mejor pidió, al que felicito anónimamente por su corazón, el que me llegó al alma, fue el de quien escribió: "Que el Amor pueda con todo". 

Que así sea.



0 comentarios:

Publicar un comentario