Enamorarse y desenamorarse

"Cuando uno se enamora, las cuadrillas del tiempo hacen escala en el olvido, la desdicha se llena de milagros y el mismo miedo se convierte en osadía y la muerte no sale de su cueva. Enamorarse es un presagio gris, una ventana abierta al árbol nuevo, una proeza de los sentimientos, una bonanza casi insoportable y un ejercicio contra el infortunio. Por el contrario, desenamorarse es ver el cuerpo como es y no como la otra mirada lo inventaba; es regresar más pobre al viejo enigma y dar con la tristeza en el espejo".

Mario Benedetti. 
 
 

¿Hacer nido o compartir?



"Con el corazón uno nunca sabe. En este momento de la vida ya no se trata de hacer nido sino de compartir. Cuando un ser humano se va, es la muerte. Pero es importante enamorarse. En este momento de mi vida hay que tener un amigo para ponerse de acuerdo, para ayudarse, no para aguantarse porque eso perturba. Del aguante vienen el resentimiento, el dolor y el odio. Creo que lo de que se trata es de ver el Amor sin tantas nubecitas rosadas". 

Teresita Gómez, Pianista.
En reportaje para el Magazín Dominical,
El Espectador, 13 de septiembre de 1998 

Hay amores...



¿Es posible que un ser terrenal 
pueda causarme tanto bienestar?

Si la muerte pisa mi huerto...


Paulo Coelho

Déjese querer... (dicen que no duele)