viernes, 24 de agosto de 2012

El último trasteo (2)

Lanzo un s.o.s. Tengo que irme de donde estoy, porque no puedo seguir viviendo de alquiler a precio de oro. Y tengo la fortuna de contar con gente maravillosa a mi lado. Los de siempre y los nuevos, que no dudan en ofrecerse, en ayudar a buscar y a encontrar, en conseguirte los medios, en prestar su energía, su fuerza, su talento, sus vehículos, sus contactos, para que todo no sea un caos.

Sin esos Amigos, los que luchan por hacerte todo más fácil, estaría todavía enfrentado a las indecisiones que me rondan por estos tiempos. Se tomaron el reto como suyo y en menos de lo que pensé ya me estaban llevando a las tiendas, pintando paredes o limpiando suelos, subiendo muebles a un tercer piso sin ascensor, aguantando un aterrador calor de 42ºC a la sombra, cambiando interruptores, tomando medidas, regalándome desde cortinas hasta macetas, llenando la nevera, solucionando cada problema que encontraba en la nueva casa. Amigos de años atrás, Amigos nuevos, Amigos de Amigos con los que sólo había hablado un par de veces, que no se le arrugaron a echar una mano.

No sé cómo expresar mi agradecimiento, aunque algunos digan que no hay que hacerlo y otros que lo hicieron porque les daba la gana (como si fuese el plan más divertido del mundo). Y no se limitaron a subir y bajar cosas. Se preocupan porque me sienta bien, por dejar la casa como si viviera en ella desde hace mucho tiempo, para que no me falte de nada (y hasta que tenga más de lo necesario), que no falte ni un detalle, para que mi adaptación sea lo más cómoda posible.

Ellos, con este trasteo o mudanza,  me devuelven la fe en los humanos porque volví a sentirme arropado y querido, haciendo caso omiso a mi frágil modo de ser "asquerosamente independiente". Gracias a todos. Ellos saben quiénes son.

Ojalá que la próxima mudanza tarde mucho.

2 comentarios:

Merche dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Merche dijo...

Lo más importante es lo FELIZ que te sientes en tu nueva casa, lo cálida, acogedora y maravillosa que te ha quedado, que al entrar se nota en cada rincón que es TUYA, porque huele a ti, porque es como tú. Es precioso ver como recorres las habitaciones con cara de satisfacción y ver a Merlín correr de un lado para otro, feliz al ver que tiene mucho más espacio, que se puede asomar por la ventana, que ve la calle, que hay coches, etc, etc,

En cuanto a todos esos AMIGOS que te han ayudado y a los que estás tan agradecido, déjame que te responda que en este caso se cumple el refrán de que cada uno tiene lo que se merece, y tú TE LO MERECES. Un beso y gracias por ser como tú eres. Te quiero,

Merche

Publicar un comentario

 
Copyright 2009 Lo que (se) me ocurre. Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemesfree