martes, 16 de agosto de 2016

Momentos para vivir


2 comentarios:

niko dijo...

Siempre he creido que cada vez que nos vamos o dejamos algo atras una parte de nosostros se queda ahi...como estnacada en el tiempo , como detenida en el otro, el problema es que el otro casi nunca se da cuenta- uh uh - y cuando lo hace ya de pronto ya no importa, pues es no le resta importancia a tus recuerdos, pues tus recuerdos son tuyos... y tu los recuerdas como quieras...

niko dijo...

12 DE JUNIO DE 2016
Alfonso...

Alguna vez te maldije y te hice llorar... supongo que fue una reacción relativamente compresible una vez me dijiste que eras adicto al sexo y que hacía más de seis meses te echabas tus "canas al aire" en el, entonces, bar nudista gay más sórdido de la ciudad. De eso hace casi diez vueltas al sol.

La vida dio muchos giros, más de los que yo pudiese imaginar en ese entonces y hoy termino de comprender tu situación en aquel entonces. No por que haya repetido al pie de la letra tu manera de actuar, más bien por que comprendo los motivos que te llevaron a actuar de la manera que lo hiciste. No me aventuro a decir si tenías las herramientas o no para hacer frente a ello.

Tambien he sido infiel, varias veces. Tambien odié y odio más que nunca las "relaciones de pueblo" como tú las llamabas. Esas caracterizadas por la ración de compañía, besos y sexo solo los fines de semana con muchos pretextos de por medio y muy poca creatividad en el fondo. Esa que solo se sostenía a través del celular, hoy dia aún más impersonales a través de la mensajería instantánea.
También tuve mis épocas de andar de cama en cama, de cuerpo en cuerpo y de vida en vida, como la langosta que llega, toma lo mejor y se va.

Tambien me he buscado malquerencias por ser honesto conmigo mismo y finalizar relaciones que, sabía, no llegarían lejos. La más reciente me motivó a escribir esto al pasado. Ese pasado que no se puede modificar pero del que se puede aprender si uno tiene la mente y el corazón abiertos a ello.

Me he sentido tan parecido a tí y a la vez tan diferente!

Ahora comprendo tus motivos, aunque jamás justificaría tus métodos. He afrontado la soledad de un mundo casi perfecto manchado por la imperfección que representa la carencia de "ese alguien" que esté a tu lado. He sido observado, usado y desechado como una mercancía sexual, quizá como yo tambien lo he hecho... como alguna vez lo hiciste. He bailado hasta el amanecer, he bebido y llegado a casa en condiciones deplorables, he llorado más de lo que pudiera imaginar. He caminado un camino similar al tuyo y ahora que lo reconozco, también se que tengo herramientas diferentes para hacerle frente.

Es fácil lanzar reproches cuando aún no has caminado lo suficiente en la vida. Por eso, este ejercicio para terminar de liberarme de la tristeza y el rencor. Al comprender el camino, entendí las causas y algo de las acciones que tomaste. No soy quien ahora para enjuiciarlas, no a la luz de mis propias acciones, aunque me he cuidado de no hacer un daño tal como el que me hiciste por faltar a la verdad.

Es hora de pedir perdón por lo que dije y de perdonarte por lo que hiciste. Sólo así mis pasos serán más ágiles y mi camino se abrirá ante mí con menos niebla. Es hora de avanzar...

JP

Suena...

Giros - Fito Paez


Publicadas por El Joker a la/s 4:05 p.m.

Publicar un comentario

 
Copyright 2009 Lo que (se) me ocurre. Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemesfree