miércoles, 19 de agosto de 2015

Esa antigua costumbre de saludar


Encontré este spot de la campaña Contagiemos Valores, del Programa Internacional sobre Democracia, Sociedad y Nuevas Economías, y la Universidad de Buenos Aires, que invitan a rescatar aquellos valores y principios que hacen trascender a una comunidad. Esto me hizo pensar en que no estoy, como me decía un antiguo jefe asturiano, luchando contra los molinos de viento, intentado re-educar a los españoles demás. No estoy solo en la tarea de hacerle ver a quien entra a un local a solicitar un servicio que no basta con decir lo que se necesita, sino que es agradable y de bien educados, saludar antes al dependiente y a quienes están en el local. Que es más agradable la experiencia del trato con el público, si se respeta el turno de quien ya están atendiendo, simplemente porque ha llegado antes. 

No estaría de más difundir este tipo de campañas en muchas ciudades y países. Recordar que no cuesta nada dar los buenos días al conductor del autobús (aunque no responda al saludo), agradecer un servicio, cuidar las cosas de uso común (como las sillas de cines y vehículos), ceder el paso o el asiento, no tirar basuras al suelo ni sacudir las alfombras por la ventana... en fin, ser corteses y cívicos. 

Por algo se empieza: al menos dando los buenos días (que hasta los que duermen juntos se saludan por la mañana ¿o no?)

0 comentarios:

Publicar un comentario