martes, 30 de junio de 2015

Golpes de nada

Golpe frío. Golpe seco. Golpe brusco. Golpes que nos arrastran, nos encuentran. Nos golpeamos. Dos cuerpos que se no se esperan ni se conocen, tienden a golpearse más que a tocarse. La acción de golpear es rápida, brusca, oportuna y ocurrente como una explosión que sale del cuerpo de un modo inesperado, pero contundente. Y ha sido golpe a golpe como nuestros cuerpos han ido cobijándose, como un bosque cobija los árboles, hasta llegar a compartir su intimidad, como si de una bolsa marsupial se tratase.

Grupo Seitacate (Andalucía, España). Visto en Danzatrayectos, Zaragoza, 2015.








0 comentarios:

Publicar un comentario