domingo, 24 de mayo de 2015

Si vas a Calatayud...




"Si vas a Calatayud 
pregunta por la Dolores, 
que es una chica muy guapa
y amiga de hacer favores".



La de "la Dolores", la que ostenta el título de «muy noble, leal, siempre augusta y fidelísima ciudad de Calatayud», la de los balcones inclinados, la del casco antiguo con más de diez siglos de historia, que se cae a pedazos, la descendiente de celtíberos,  romanos y árabes, la de los cinco castillos, la de colegiatas, iglesias, santuarios y abadías... la de las puertas cerradas, la de las restauraciones inacabadas, la que su urbanismo moderno da la espalda a su historia...




 



Si vas a Calatayud, pregunta quién le hará el favor de ocuparse de ella.






jueves, 21 de mayo de 2015

¡Ámate!

Muy interesante evídeo de Dulcinea, que presentó anoche Pablo Motos en El Hormiguero. Se titula Ámame y habla básicamente de la autoestima, de no darnos "garrote", de sabernos atractivos,guap@s, de amarnos tal y como somos.


Al final, el presentador del programa, soltó cuatro consejos para vernos más atractivos (que no vienen en las revistas). ¡No tiene desperdicio!:

El primero: Haz lo que te gusta y estarás más guapo. No hay ninguna crema con ese poder. Si haces lo que te gusta, tu belleza mejora.

Segundo: Las personas se vuelven realmente guapas cuando son auténticas, es decir, justamente cuando no piensan en lo que opinan los demás. 

Tercero: Entender a los demás, antes de querer ser entendido provoca siempre mucha atracción.

Y cuarto: No dejes que los demás te definan. Las críticas y los desprecios son algo normal. Si te fijas, ni siquiera Dios ha conseguido caerle bien a todo el mundo.


(Puedes ver el video completo, pinchando aquí).

miércoles, 20 de mayo de 2015

La enfermedad de estar ocupado

Artículo original por Omid Safi
Traducción por Daniel León
publicado en el blog Al gluten,buena cara.


Tiempo para siesta.
Roma, 2010.
Foto de Merlín Púrpura.
Hace unos días me encontré con una buena amiga. Me detuve para preguntarle qué tal le iba y saber cómo estaba su familia. Puso los ojos en blanco, miró hacia arriba y en voz baja suspiró: “Estoy muy ocupada… muy ocupada… demasiadas cosas ahora mismo.”

Poco después, le pregunté a otro amigo y le pregunté qué tal estaba. De nuevo, con el mismo tono, la misma respuesta: “Estoy muy ocupado, tengo mucho que hacer.”

Se le notaba cansado, incluso exhausto.

Y no sólo nos pasa a los adultos. Cuando nos mudamos hace diez años, estábamos emocionados por cambiarnos a una ciudad con buenos colegios. Encontramos un buen vecindario con mucha diversidad de gente y muchas familias. Todo estaba bien.

Después de instalarnos, visitamos a uno de nuestros amables vecinos y les preguntamos si nuestras hijas podrían conocerse y jugar juntas. La madre, una persona realmente encantadora, cogió su teléfono y empezó a mirar la agenda. Pasó un rato deslizando la pantalla y al final dijo: “Tiene un hueco de 45 minutos en las próximas dos semanas. El resto del tiempo tiene gimnasia, piano y clases de canto. Está muy ocupada.”

Los hábitos destructivos empiezan pronto, muy pronto.


¿Cómo hemos terminado viviendo así? ¿Por qué nos hacemos esto a nosotros mismos? ¿Por qué se lo hacemos a nuestros hijos? ¿Cuándo se nos olvidó que somos “seres” humanos y no “haceres” humanos?

¿Qué pasó con el mundo en el que los niños se ensuciaban con barro, lo ponían todo perdido y a veces se aburrían? ¿Tenemos que quererlos tanto como para sobrecargarlos de tareas y hacerles sentir tan estresados como nosotros?

¿Qué pasó con el mundo en el que podíamos sentarnos con la gente que más queremos y tener largas conversaciones sobre nosotros mismos, sin prisa por terminar?

¿Cómo hemos creado un mundo en el que tenemos más y más cosas que hacer con menos tiempo libre (en general), menos tiempo para reflexionar, menos tiempo para simplemente… ser?

Sócrates dijo: “Una vida sin examen, no merece ser vivida.”

¿Cómo se supone que podemos vivir, reflexionar, ser o convertirnos en humanos completos si estamos constantemente ocupados?

Esta enfermedad de estar “ocupado” es intrínsecamente destructiva para nuestra salud y bienestar. Debilita la capacidad de concentrarnos completamente en quienes más queremos y nos separa de convertirnos en el tipo de sociedad que tan desesperadamente clamamos.

Desde los años 50 hemos tenido tantas innovaciones tecnológicas que nos prometimos hacer nuestras vidas más fáciles, más rápidas, más sencillas. Aun así, hoy no tenemos más tiempo disponible que hace algunas décadas.

Para algunos de nosotros, “los privilegiados”, las líneas entre el trabajo y la vida personal desaparecen. Siempre estamos con algún aparato. Todo el tiempo.

Tener un smartphone o un ordenador portátil significa que deja de existir la división entre la oficina y nuestra casa. Cuando los niños se van a la cama, nosotros nos conectamos.

Una de mis rutinas diarias es revisar una avalancha de correos. Me suelo referir a esto como “mi yihad contra el correo”. Estoy constantemente enterrado bajo cientos y cientos de correos, y no tengo ni la más remota idea de cómo detenerlo. He intentado diferentes técnicas: respondiendo sólo por las mañanas, no respondiendo los fines de semana, diciéndole a la gente que nos comuniquemos cara a cara… Pero siguen llegando, en cantidades ingentes: correos personales, correos del trabajo, incluso híbridos. Y la gente espera una respuesta a esos correos. Ahora, resulta que quien está demasiado ocupado soy yo.

La realidad es muy diferente para otros. Para algunos, tener dos trabajos en sectores mal pagados es la única forma de mantener una familia a flote. El veinte por ciento de los niños de EE.UU. viven en la pobreza y muchos de sus padres trabajan por salarios mínimos para poner un techo sobre sus cabezas y algo de comida en la mesa. También están muy ocupados.

Los viejos modelos (incluyendo el del núcleo familiar sólo con un padre trabajando, si es que tal cosa alguna vez existió) ha pasado de largo para muchos de nosotros. Sabemos que existe una mayoría de familias en las que la unidad familiar está separada o con ambos padres trabajando. Y no funciona.

No tiene que ser así.

En muchas culturas musulmanas, cuando quieres preguntarle a alguien qué tal le va, dices: en árabe, ¿Kayf haal-ik? o, en persa, ¿Haal-e shomaa chetoreh? ¿Cómo está tu haal?

¿Qué es ese haal por el que preguntas? Es una palabra para preguntar por el estado transitorio del corazón de uno. En realidad preguntamos “¿Cómo está tu corazón en este momento exacto, en este mismo suspiro? Cuando nosotros preguntamos “¿Qué tal estás?”, esto es exactamente lo que queremos saber de la otra persona.

No pregunto cuantas cosas tienes por hacer, no pregunto cuantos correos tienes pendientes de leer. Quiero saber cómo estás en este preciso momento. Cuéntame. Dime que tu corazón está contento, dime que tu corazón está dolorido, que está triste y que necesita contacto humano. Examina tu propio corazón, explora tu alma y después cuéntame algo sobre ambos.

Dime que recuerdas que sigues siendo un ser humano, no sólo un “hacer” humano. Dime que eres algo más que una máquina completando tareas. Ten esa charla, ese contacto. Ten una conversación sanadora, aquí y ahora.

Pon tu mano en mi hombro, mírame a los ojos y conecta conmigo por un segundo. Cuéntame algo sobre tu corazón y despierta al mío. Ayúdame a recordar que yo también soy un ser humano pleno que necesita contacto con otros humanos.

Enseño en una universidad en la que hay muchos estudiantes orgullosos de si mismos con el estilo de vida “estudiar mucho, desfasar mucho”. Esto probablemente podría ser un reflejo de buena parte de nuestro estilo de vida.

No tengo soluciones mágicas. Lo único que sé es que estamos perdiendo la capacidad de vivir una vida plena.

Necesitamos una relación diferente con el trabajo y la tecnología. Sabemos lo que queremos: una vida con significado, sentido de humanidad y una existencia justa. No es sólo tener cosas. Queremos ser completamente humanos.

W. B. Yeats escribió una vez: “Se necesita más coraje para escudriñar los rincones oscuros de tu propia alma que para luchar en un campo de batalla.”

Turistas exhaustos en el Coliseo romano. 2010.
Foto de Merlín Púrpura.
Siempre soy prisionero de la esperanza, pero me pregunto si estamos dispuestos a reflexionar sobre cómo hacerlo y sobre cómo vivir de otra manera. De alguna forma, necesitamos un modelo diferente de reorganización individual, social, familiar y humanitario.

Quiero que mis hijos se ensucien, que lo ensucien todo y que incluso se aburran. Quiero que tengamos un tipo de existencia en el que podamos detenernos por un momento, mirar a otras personas a los ojos, tocarnos y preguntarnos mutuamente ¿cómo está tu corazón?. Me estoy tomando tiempo para reflexionar sobre mi propia existencia; estoy lo suficientemente en contacto con mi propio corazón y alma para saber cómo me siento y para saber cómo expresarlo.

¿Cómo está tu corazón hoy?

Déjame insistir en un tipo de conexión humano-a-humano en la que cuando uno de nosotros responda: “Estoy muy ocupado”, podamos responder: “Lo sé. Todos lo estamos. Pero quiero saber cómo está tu corazón.”


martes, 19 de mayo de 2015

Palabra de Monseñor: "Ni la Iglesia es cavernaria, ni los homosexuales locas".

Información tomada de Semana2015/05/14
Monseñor Juan Vicente Córdoba.

Uno de los altos jerarcas de la Iglesia católica colombiana, monseñor Juan Vicente Córdoba, fue el más aplaudido durante el foro sobre matrimonio y adopción gay que se adelantó este jueves en la Universidad de Los Andes, en Bogotá.

Aunque el arzobispo reiteró que la Iglesia jamás reconocería como familia a la unión entre personas del mismo sexo, hizo una férrea defensa de la dignidad de los homosexuales, con lo cual se llevó las ovaciones del auditorio.

La intervención de Córdoba, que parecía ser la más radical de cuantas estaban anunciadas en foro promovido por la fundación Buen Gobierno, resultó en cambio ser la más mesurada.

El tono con el que el prelado abordó el debate pareció moderar el que históricamente ha asumido la Iglesia católica en el país para oponerse a que las personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio o que puedan adoptar.

“Nadie escogió ser homosexual o heterosexual. Sencillamente se siente, se ama, se experimenta, se atrae. Y ninguna atracción es mala”. Córdoba aseguró que los homosexuales son bienvenidos y respetados en la Iglesia, por la sencilla razón de que su orientación sexual no los hace pecadores.

Una postura diferente a las de otros clérigos y creyentes que han entendido que las relaciones homosexuales son antinaturales y contra la religión.

“El pecado es otra cosa. Es sencillamente no respetar la dignidad de los demás. No amar a Dios y al prójimo como a sí mismo, no darle de comer al hambriento, no darle de beber al sediento, y no colocar en su sitio la dignidad, la justicia, la salud de los demás. Prefiero mil veces que tengamos salud en Colombia, que tengamos dignidad, que no muramos en los hospitales, y mil veces que haya alimentos para todos, a que seamos homosexuales o heterosexuales”, explicó el obispo.

Córdoba además dijo que en la Biblia y en la vida de Jesucristo no hubo un solo rechazo a los homosexuales, como para que se asuma como una doctrina religiosa. 

“No sabemos si alguno de los discípulos de Jesucristo era ‘marinconcito’, no sabemos. Tampoco si María Magdalena era lesbiana. Parece que no porque bastantes pasaron por sus piernas, pero no sabemos. Jesús nunca les dijo no caminen así, o no se vistan de una forma. Tampoco les dijo machitos los quiero”, expuso.

Sobre la discusión que se viene adelantando en el país sobre la posibilidad de que las parejas del mismo sexo puedan contraer matrimonio o adoptar hijos, Córdoba pide que la decisión no quede en unos cuantos magistrados, que decidan por encima de los ciudadanos, y defendió los escenarios del referendo, el plebiscito, o el de las reformas constitucionales en el Congreso. Defendió el Legislativo como el escenario natural de la discusión.

Y además pidió que a la hora del debate no se convierta en una confrontación entre los que tienen fe y los que no la tienen, y que tampoco se convierta en una plataforma política para ganar votos o para ganar dinero. “Esto no es de ganar batallas por genitalidad, por penes o vaginas. Hoy las batallas deben ser son por la dignidad de los más pobres, por los que no son escuchados”.

Córdoba, incluso, contempló el escenario de que en Colombia, el Congreso aprueba el matrimonio y la adopción gay. “Hermanos homosexuales, cuando se casen, tengan hogares bonitos, con base en la fidelidad, y formen a sus hijos con amor, preocupados de los pobres, de los más necesitados, para que haya justicia en Colombia”.

Lo que sí pidió a manera de súplica es que el debate no polarice los ánimos y que se enmarque dentro del mutuo respeto. “A los que no estamos de acuerdo con la adopción de niños, o a que llamen familia a cualquier unión, no nos digan recalcitrantes, dinosaurios, cavernícolas, retardatarios, porque también tenemos derecho a presentar nuestras ideas y nuestras emociones con respeto”.

“Como es la vida, va a llegar un momento en que la Iglesia sea la minoría que será aplastada por las mayorías. Respétennos, no nos tachen, no nos pongan adjetivos, y que nadie les diga enfermos o desubicados, ni locos ni locas a las homosexuales. Todo adjetivo sobra. Tenemos un sustantivo y es que somos hermanos y hermanas”, puntualizó.

domingo, 17 de mayo de 2015

En el Día Internacional contra la Homofobia

 "Odio la palabra homofobia.
No es una fobia.
Usted no tiene miedo.
Usted es, simplemente, un imbécil".

Morgan Freeman.

 
Copyright 2009 Lo que (se) me ocurre. Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemesfree