martes, 1 de julio de 2014

Liant La Troca. Danzando la (in)capacidad

Bailando con el público.
Sábado de Danzatrayectos en Zaragoza.  Como siempre, o mejor que siempre, las actuaciones en espacios urbanos, plazas, solares recuperados y terrazas de la ciudad, de compañías nacionales y extranjeras de danza contemporánea, dan un respiro y un alimento cultural al transeúnte desprevenido y al que los sigue año tras año. 

Pero este post está dedicado exclusivamente a Lian La Troca, un colectivo de danza integrada procedente de Granollers (Barcelona), compuesto por personas con diferentes capacidades artísticas y motrices, con muchas ganas y mucho talento para expresarse con el arte y el movimiento.

Para los espectadores, sentados en el suelo del patio anexo al Centro de Historias, la primera sorpresa fue ver a siete personas en sillas de ruedas, acompañados por otras siete que se movían por su propio pie. El grupo nos contó historias, danzó para y con el público, nos hizo sentir y entender que ellos tienen muchas capacidades, que están vivos, que se pueden reír hasta de ellos mismos, que tienen salero, un poco de morbillo, que quieren y pueden amar y ser amados, tocar y ser tocados, que nos pueden transportar al cabaret, a la denuncia social y política y demostrarnos que no tienen por qué ser invisibles. 

Sí, el hombre sin piernas movió su cuerpo por el suelo, como cualquier otro danzante de otro grupo del evento. La mujer con síndrome de Down se presentó con la sensualidad de una actriz de teatro, otros nos lanzaron con sus gestos, con  sus miradas, los mejores retos a nuestros prejuicios. Mientras, me acordaba de alguien que conocí y apoyé pero se negó a ser "capaz", como ellos, y se quedó en su silla de ruedas, más minusválida desde su mente que desde su médula. Y no pude evitar llorar. En un espectáculo que era -en teoría-  para la diversión de una tarde/noche sabatina de verano. Lloré por ese amargo recuerdo, pero también por la alegría que me dio ver a estos hombres y mujeres más capaces incluso que yo, con mis dos piernas y mis dos brazos y mi cabeza, cuando nos pedían, al finalizar su espectáculo, que fuésemos nosotros, el público, quienes hiciéramos la venia mientras ellos nos aplaudían. 
Lian La Troca. Granollers, Barcelona.
Actuación en Danzatrayectos, Zaragoza.
28 de junio de 2014.

Foto: Merlin Purple.
















Por eso, este post es exclusivo para Lian La Troca. Porque su discurso sobre Capacidad, Integración, Accesibilidad, no está hecho con palabras sino con Arte, desde una silla de ruedas, desde la tierra, desde el contacto profundo con el espectador, desde la música y el movimiento. Porque dan visiones de vida y de arte mucho más ricas y enriquecedoras que muchos otros profetas y maestros del mundo moderno. Porque son maravillosos.

1 comentarios:

Merche dijo...

Yo también me acuerdo de esa " alguien" que conocí y apoyé pero se negó a ser "capaz" y a afrontar su problema y no por falta de recursos. Desgraciadamente de lo que es ABSOLUTAMENTE minusválida es MENTAL y lo seguirá siendo toda su vida. Yo tampoco puedo evitar llorar.

Publicar un comentario

 
Copyright 2009 Lo que (se) me ocurre. Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemesfree