sábado, 18 de enero de 2014

¿Qué le dejó el Amor que no fueran pesares?


¿Qué le dejó el Amor que no fueran pesares?
(Preguntó La Hoja de Medellín en el año 2000)


  • Pues, el placer de un baño compartido los domingos a las cuatro de la tarde, con el agua bien caliente y la champaña bien fría. (Luis).
  • El Amor que ya se terminó, me dejó la adicción por el té, por los scargots, por las ancas de rana, por las tablas de queso, por el salmón ahumado de Noruega, por los buenos vinos. (A.F.).
  • Hummmm... placeres. (Marta Mejía).
  • Un poema que leímos, y otro que escribí, el aroma de una flor emergiendo de tu bosque. Un espejo roto, y un rostro. (Rosa, simplemente).
  • Digo que buenos recuerdos y enseñanzas para ser mejor la próxima vez. (Voz femenina sin identificar).
  • Muchas ganas de volver a estar con él. (Fernando Moreno).
  • Gratos e ingratos recuerdos. Pero inolvidables experiencias. (Oswaldo Arias).
  • Qué me dejó el amor? Todo menos pesares.  Sabor a té de jazmín, a queso de la casa de los Villa en Las Brujas, a vino tinto y a vino blanco. Olor a azucenas y rosas, a pinos y eucaliptos. Colores amarillos del guayacán, de yarumos plateados de Santa Helena, el negro de su pelo y el cobre de sus ojos... Música de Malher, del Carmina Burana de los estudiantes del siglo XII de la Sorbona, de Palestrina, el réquiem de Verdi y el Te Deum de Berliotz... Bach, ayer y hoy y siempre Bach... Rock, Pink Floyd, Jethro Tull, Cat Stevens... Conciertos, exposiciones, caminatas... La Playa, el Parque de Bolívar, paseos de domingo... Vuelta a Oriente, pandequeso en San Pedro, hostias en Caldas, jugos en Bolombolo, historias contadas en Santa Fe de Antioquia, la de calles estrechas y curvadas. Capuchinos con cheesecake en Le Gris, en el Café Café de El Poblado... Largas conversaciones... Libros... Carpentier, Borges, Cortázar, Lawrence Durell, la Yourcenar... Poemas... Kavafis, Cernuda, Lorca, Machado, Rimbaud, Silva, Barba Jacob... Cine... Passolini, Visconti, Buñuel, Fassbinder, Herzog, Bergman... La Loren, La Bardot, Mastroiani, Anita Eckberg... La Naranja Mecánica, El Discreto Encanto de la Burguesía, Blow up.... Un odio visceral por la mujer reproductora, la cazamaridos, la cazafortunas. Admiración por la mujer amiga, por las pocas inteligentes, con quienes se puede hablar de historia o de astronomía... repudio a las especialistas en farándula... Amor a la que sabe escuchar en silencio, a la de los comentarios profundos espontáneos... Odio a la que solo sabe cocinar frisoles, calentar arepas, comer sopa, seco, leche y bocadillo, que cree que scargots es una palabra vulgar... Sexo tranquilo, pausado, intenso, irrepetible... Besos eternos... Recuerdos del hombre maravilloso, especialista en el Amor... todo el Renacimiento en su cuerpo, todos los días uno distinto y todos los días el mismo hombre. Que somos dos hombres, ¿y qué? ¿No lo hizo Alejandro Magno ante sus batallones de soldados macedonios? No escandalizaron Verlaine y Rimbaud; no fue Óscar Wilde a la cárcel y Proust y Hans Christian Andersen y Kirkegaard, Lorca y Dalí, Whitman... Lástima habernos conocido en la época equivocada. Sólo seis meses para un recuerdo eterno, exquisito, único. Mil hojas, toda la biblioteca benedictina no sería suficiente para albergar los recuerdos de este Amor apenas insinuado. El Amor de dos hombres en sus treinta, un arquitecto, un músico. Un Amor que dejó sólo bellos recuerdos y ni un solo pesar. (Apartes de una extensa carta de L.L.C.)





2 comentarios:

niko dijo...

Muchas ganas de volver a estar con él. (Fernando Moreno).

niko dijo...

"Amame menos, pero amame mucho tiempo..."

J'ai Cru Entendre (Sub Español) Les Chansons de Amour

Publicar un comentario

 
Copyright 2009 Lo que (se) me ocurre. Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemesfree