martes, 17 de septiembre de 2013

Super-protegido


Sobre todo
que me protejan
de los que quieren protegerme,
sean vigilantes de autos, médicos, abogados,
policías o militares.
De los que pretenden conocer lo malo
y tratan de evitarlo,
afanosos y bien remunerados.
Los males son inevitables, como el Mal.
¿Por qué no se deciden por la agricultura?
Si por mi fuera, me gustaría ser agricultor,
plebeyo, de hablar simple,
sucio de tierra y barro,
pero ayudando a que nazcan flores y frutos.
No pidiendo, no ofreciendo, no recibiendo protección
ni de los santos.
Porque sólo existen los hombres
con sus apetitos e intereses,
y las mujeres con sus instintos y ferocidad.
No creo en vigilantes de autos ni de nada.
No creo en la policía,
ni en abogados, médicos ni militares,
No creo ni en mí mismo cuando me da por protegerme.
Todo socorro es sospechoso,
Cuando muchacho quería ser agricultor,
Algún día lo seré, tal vez,
si nadie me protege.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Copyright 2009 Lo que (se) me ocurre. Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemesfree