lunes, 18 de marzo de 2013

Satanás vende objetos usados

Como tenía que adaptarse a los nuevos tiempos, Satanás decidió hacer una liquidación de gran parte de sus existencias de tentaciones. Colocó un anuncio en el diario y atendió a los clientes en su taller durante todo el día.  Era un muestrario fantástico:  piedras para hacer tropezar a los virtuosos, espejos que aumentaban la propia importancia, lentes que disminuían la importancia de otros. Colgados en la pared, algunos objetos llamaban mucho la atención: un puñal de lámina curva para ser usado en las espaldas de alguien y grabadoras que solamente registraban murmuraciones y mentiras.


"¡No se preocupen por el precio! -gritaba el viejo Satanás a los potenciales clientes-. ¡Llévenlo hoy y paguen cuando puedan!" Uno de los visitantes vio, tiradas en un rincón, dos herramientas que parecían muy usadas y que llamaban muy poco la atención. Y, no obstante, eran carísimas. Curioso, quiso saber la razón de aquella aparente discrepancia.

"Están tan gastadas porque son las que yo más uso -respondió Satanás, riendo-. Si llamasen mucho la atención, las personas sabrían cómo protegerse de ellas. Sin embargo, ambas valen el precio que estoy pidiendo: Una es la duda y la otra el complejo de inferioridad.  Las otras tentaciones pueden fallar, pero estas dos siempre funcionan."

Paulo Coelho

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Copyright 2009 Lo que (se) me ocurre. Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemesfree