martes, 31 de diciembre de 2013

El tren de la vida


La vida es como un viaje en tren, con sus estaciones, sus cambios de vías, sus accidentes. Al nacer nos subimos al tren y nos encontramos con nuestros padres y creemos que siempre viajarán a nuestro lado, pero en alguna estación ellos se bajarán dejándonos solos en el viaje. También se subirán otras personas que serán significativas: nuestros hermanos, amigos, hijos y hasta el Amor de nuestra vida. Muchos bajarán y dejarán un vacío permanente; otros pasarán desapercibidos y ni nos daremos cuenta de que desocuparon sus asientos. 

Este viaje estará lleno de alegrías, tristezas, fantasías, esperas y despedidas. El éxito consiste en tener una buena relación con todos los pasajeros, en dar lo mejor de nosotros. El gran misterio para todos es que no sabemos en cuál estación nos bajaremos. Por eso debemos vivir de la mejor manera: Amar, Perdonar, ofrecer lo mejor de nosotros. Así, cuando llegue el momento de desembarcar y quede nuestro asiento vacío, dejemos bonitos recuerdos a los que continúan viajando en el tren de la vida.

Te deseo que el viaje en tu tren para el año que viene sea mejor cada día, cosechando éxitos y dando mucho Amor. Ah, y te doy las gracias por ser uno de los pasajeros de mi tren. ¡Feliz Año Nuevo!

Recibido por WhatsApp.

lunes, 30 de diciembre de 2013

Balance de fin de año: Orden de rompimiento de amistad


Foto: Merlín Púrpura
Señor......................: 

De acuerdo con el balance de liquidación de amistades que cada fin de año realizo, -balance que se rige por rigurosas constataciones-, le comunico que usted ha engrosado la lista del mismo. Por tanto, desde el momento en que expido este documento queda usted desvinculado, en forma definitiva, de todos mis afectos.

Sin más,

Orden de rompimiento de amistad,
dirigida a Nicolás Guillén, 
en su libro Necesidad de Libertad.

domingo, 29 de diciembre de 2013

Por pedir...



Olafo el Amargado

sábado, 28 de diciembre de 2013

Colores para pintar el alma de la gente

Por Reinaldo Spitaletta
El Colombiano

No crea usted que el color está sólo en la piel, o en los ojos, o en el pelo. También está en el alma. Hay gente que la tiene del color de los atardeceres de verano. Como Amalia, por ejemplo. Siempre me pareció que ella tendía más al amarillo, tal vez por esas ajorcas doradas que le bailaban en las manos, metaleando, sonando como cascabeles. Pero, en verdad, ayer, cuando la vi (ella miraba la luz malva del crepúsculo) supe que en su interior había sombras alargadas, y pedacitos de sol muriente, y un vuelo final de palomas vespertinas. Intuí, además, que a ella le gustaban los arreboles. No puedo explicarlo. Pero así es.

No crea que el color está solamente en la camisa, o en la cintica anaranjada que se enreda Sonia en sus cabellos, o en el delantal sucio del vendedor de legumbres. No. El color está repartido por el cuerpo. Dicen también que por el espíritu. Hay gentecita verde. Vive siempre de las esperanzas. Es pura ilusión. Digamos que así es doña Amparo, la señora bonita de la otra calle. Es verdosa. Creo que toda su vida ha esperado. A nadie y a todos. Su esencia es esperar, no importa a quién. Y aunque a veces su trajes son azules, o estampados con un fondo violeta, el color de ella eternamente será el verde, en todos los tonos. No como Lucía, la colegiala de la esquina, que es verde-mar. En sus ojos hondos creo ver naufragios y un vuelo de alcatraces. Es inexplicable.

Hay, por otra parte, gente que tiene el color de las serenatas. No interesa si su traje es mostaza o solferino, o si su piel es canela. La clave está, en este caso, en su voz. ¿Y de qué color es un serenata? Bueno, eso depende. A veces es color-estrella que es, en rigor, el color de los ángeles (¿acaso usted no los ha visto cuando descienden a medianoche al solar de la casa a dormir en el fondo de la alberca?): En otras, es azul turquí. Hay serenatas verdeoscuras y rojas y violetas. Según la guitarra que toque y la voz que cante y los oídos que escuchen. Natalia, por ejemplo, habla siempre con voz serenatuda, puros acordes boleriles. Voz de luna. ¿Adivina su color?

No crea usted que el color es sólo un fenómeno físico. Es también asunto de la memoria. Y si no, vea a esos recordadores, ahí, sentados en una banquita del parque, o en un taburete sobre la acera, o en la esquina de domingo, graneriando. Son un género de gente color sepia. En ellos (señores y señoras de modelos diferentes) todo es nostalgia. Son puro pretérito. Para ellos ya no importan los almanaques. Son pintores de evocaciones. Gente-álbum.Gente que no habla en azul sino en índigo. Seres a los que les suena mejor el glauco que el verde. ¿De qué color pinta usted sus reminiscencias?

Hay, asimismo, gente que cambia de colores según las estaciones, o los relojes. Cada hoja de su calendario es de un color distinto. Así es, verbi gracia, Magnolia, la del nombre florecido. Los lunes su cara es rosada. Los martes, azul cielo. Los miércoles, su caminado se pinta de esmeralda, mientras los jueves tiene manos anaranjadas. Los viernes su pelo amanece morado (y enamorado) y en sus pies hay colores de trópico. Los sábados nunca se deja ver. Y los domingos Magnolia es todos los colores. Fiesta. Policromía. Mujer-luz.

También hay gentecita que, por más que quiera, no refleja los colores. No sé cuál es su problema existencial. No es gente negra (el negro, dicen los físicos, es la ausencia total de color), ni blanca(unión de todos los colores). Tampoco es verde, ni roja, ni fucsia (que es el color de las señoras), ni marrón. No sé que le pasa. Es humanidad almi-enferma, llena de amarguras, sin sonrisa. En cambio, hay gente que tiene sabor en sus colores. Venga el ejemplo. Claudia es sandía jugosa. Marina es agua de mar, oleante. Ana es guayaba. La señora de Jorge es piña colada. Y Andrea es amarillo granadilla. Gente frutosa. Calmadora de sed. Manantial.

No crea usted que el color está solo en la superficie. Está más adentro. Y si no, vea a los que leen a Conrad, London y Melville: son azules. Y rojos los hemingwayanos. Los kafkianos cambian de colores. Semafóricos. Y los que leen las confusas y rítmicas y sonoras novelas faulknerianas son verdes. Es inexplicable. Hay gente colorida. Y descolorida. Gente que cree que el color de Dios es blanco. O negro. Según la raza. Hay gente camaleón. Y gente arco iris. ¿Cuál es el color de su alma?  


viernes, 27 de diciembre de 2013

Deberías regresar...

El mundo es verde
y sin embargo
no hay ninguna esperanza.


Si es cierto que el criminal
regresa al lugar de sus culpas,
tú deberías haber regresado al parque
donde hacíamos el amor
los domingos hacia el atardecer
y frecuentar  también
el bar de nuestras citas
con sus rincones de oscuridad indispensable.

Y ese cine de barrio
que visitaba Gary Cooper
donde siempre salías con los ojos lluviosos
por la tristeza cursi del final
o la torpeza de mis manos
en la tibieza de tus muslos.

Si es cierto aquello
no habré perdido la fe de encontrarte
en los mismos lugares 
donde hicimos del Amor
un crimen perfecto.



miércoles, 25 de diciembre de 2013

Hoy es Navidad


sábado, 21 de diciembre de 2013

El día más corto del año


Solsticio de invierno. Hoy ha sido el día más corto del año en el hemisferio norte y, por lo tanto, estamos viviendo la noche más larga. Pero a partir de mañana los días volverán a alargarse cada vez un poco más. De este ritmo de las noches seguidas por el día, de la luz consolándonos después de la oscuridad, debemos aprender que siempre habrá un mañana mejor, que la desesperanza siempre puede ser vencida.

Del mensaje de Navidad de mi amiga Tere.

A propósito de la panela


Me invitó una prestigiosa familia a hacerles un taller en el Club el Nogal. Al llegar pedí lo que normalmente pido en mis conferencias – una jarra de agua de panela fría. El mesero me dijo: “Doctor, no tenemos agua de panela, tenemos Ice Tea”. Le respondí: no soy doctor, soy Pedro y el Ice tea es extranjero; el agua de panela es nuestra. No noté ninguna reacción y procedí a explicarle: 30 países producen panela y Colombia es el segundo productor mundial después de la India, pero somos el primer consumidor per capita en el mundo. La panela tiene vitamina A, B, C, D, calcio, hierro, sodio, fosforo y potasio. Es la segunda fuente de empleo agro en el país después del café – 350.000 campesinos viven de la panela. Y es un generador de paz. Los 357 municipios que la producen son municipios de paz. El mesero no se inmutó ante mis estadísticas y decidí tocarle una fibra sensible: “apuesto a que su abuelo producía panela”. El personaje me respondió: “Doctor, ya se la mando comprar.”
Al rato llegó el mesero (camarero) con la jarra de agua de panela fría y me sirvió el primer vaso, me lo tomé y le dije: “esto está delicioso, ustedes por que no sirven esto?” Él me dijo: “doctor es que no es de alcurnia tomar agua de panela, es que a la gente le da pena (vergüenza).”
¿Qué podría hacer un Gerente de Mercadeo de una empresa colombiana o extranjera, que pocos hacen, y que si lo hiciera haría una gran diferencia?
Propongo tres acciones concretas.
Descubrir activos ocultos – Colombia está llena de riqueza totalmente sub-aprovechada. Hace unos meses una canadiense que se hospedó en mi casa me decía:" wow, usted tiene bolas de jabón". Se refería al Jaboncillo o Chumbimbe con el que yo lavo la ropa. También quedó impresionada que lavo las ollas con estropajo.
Me encanta ver cómo en restaurantes como Leo Cava y Cocina, MiniMal y Wok utilizan materias primas colombianas poco conocidas como la Pinguüa, los Cubios y las hormigas culonas. Me encantó cuando manejaba McDonalds poder apalancar activos ocultos como la banda musical del batallón Guardia Presidencial para las aperturas de los restaurantes.
Visibilizar a los invisibles e incluir a los excluídos – Me contó recientemente una amiga que el gerente de recursos humanos de Leonisa tiene una práctica bien interesante: cuando está entrevistando un candidato le ofrece algo de tomar y llama por teléfono a Rosa, la señora de los tintos (cafés), y hace el pedido. Cuando llega el pedido observa el comportamiento del candidato. Si la persona le da las gracias a Rosa por la bebida, la entrevista continúa. Si por lo contrario la persona “invisibiliza” a Rosa, el gerente da por terminada la entrevista y le explica que Leonisa es una empresa que valora profundamente su gente.
Si sabemos que Colombia es la tercera nación mas inequitativa del planeta, y si somos conscientes de que la exclusión es una de las causas principales de violencia en Colombia, qué importante es aprender de buenas prácticas como esta de Leonisa en todos los comportamientos, campañas y conversaciones de la empresa. Un ejemplo de esto está en los modelos que utilizamos en los comerciales.
Expandir la red de relaciones para lograr diversidad - Si Colombia tiene 67 lenguas, 102 etnias indígenas según los indígenas, 84 según el gobierno, y una diversidad fascinante de razas y orígenes geográficos, qué valioso sería incluir sus insights en todo lo que hacemos. Recientemente estuve en un taller de Isabel Londoño sobre networking y ella nos reforzaba que este concepto tan mal entendido arranca por un principio que es el de preguntarse qué puedo yo darle al otro. Y para poder darle al otro me tengo que llenar yo primero. Hacer esto implica cambiar algunos modelos mentales: no sea metido, ande con gente igual a usted, el otro es el que debe iniciar el contacto, la gente no está interesada en mi. La vida se vuelve mucho mas divertida cuando uno se rodea de gente diferente a uno y así mismo las estrategias de mercadeo se oxigenan.
Yo pienso que el día que un gran multinacional lance la panela con un nombre sexy: "Le Panela", en una botella grande con una etiqueta vistosa, a un precio bien alto; ese día le gustará la panela a muchos colombianos. Yo no espero hasta ese día. En la oficina de Yo Creo en Colombia, servimos elixir de la felicidad, que es agua de panela fría con un polvito mágico que sube la energía, sube las defensas, sube el apetito sexual, baja el colesterol y limpia todo el sistema respiratorio: el jengibre. La consumo con frecuencia y la pido en todos lados. Ya logramos que Crepes and Waffles y Wok sirvan panela. Sueño ahora con que las aerolíneas las sirvan, si todos la pedimos, lo lograremos… y así ayudaremos a que la gente del campo se quede en el campo.
Pedro Medina - Presidente de YoCreoEnColombia


viernes, 20 de diciembre de 2013

Amigos nada más

Amigos nada más: 
Foto: Thomas Synnamon
Es simplemente "descubrir en el otro el hermano que no nació en la casa y que es de la familia, no por los lazos de la sangre sino por los más profundos de la vida". (...) Cuando el mundo parece derrumbarse, cuando el alma a veces se parte en pedacitos, siempre está allí el abrazo seco del otro, sin comentarios, ni reproches, ni anticipaciones. 

jueves, 19 de diciembre de 2013

Cuento de Navidad


Invierno. Hacía frío. Navidad. Paseo por la orilla del canal, con mi perro, con mi soledad. A lo lejos, en la barandilla, una silueta. Sigo caminando despacio y cuando estoy cerca oigo llorar desconsoladamente. Una mujer de color con bolsas de compra en el suelo se tapa la cara. Una chica le pregunta: ¿Te pasa algo? Ella le contesta que no, con la cabeza entre los brazos. La chica sigue su camino pero yo insisto en preguntarle: ¿Te encuentras mal, te han robado? Vuelve la cara y mirándome a los ojos me dice: Lloro porque me acuerdo de mi familia. Hubiera querido abrazarla y compartir con ella ese vacío, pero me quedo inmóvil, clavado al suelo. ¿Cuánto sufrirá su familia, más, igual, menos que ella?... Lo que es cierto es que yo también sufro un poco y me voy cabizbajo con mi soledad y con mi perro, bajo un cielo gris herido. Invierno. Navidad.

Paseo del río Ebro bajo el cielo gris herido de Zaragoza,
una mañana de invierno.
Al fondo, la basílica del Pilar.
Foto: Merlín Púrpura.

Jesús Hernando Sesma. 
Zaragoza 

miércoles, 18 de diciembre de 2013

En vida, hermano, en vida.



martes, 17 de diciembre de 2013

Ángela mutilada

Ángela mutilada.

Ángela

Marionetas, grandes, quietas
con ellas no juega nadie,
pero si una sombra mala
de repente las borrase,
que dolor caería sobre Buenos Aires.

María Elena Walsh

A Ángela la instalaron una mañana de diciembre en la Plaza España de Zaragoza, junto a otros siete compañeros, supuestamente para el disfrute estético de los paseantes. Ella estaba allí, tan tranquila, con sus manos como dando una ofrenda, inmune al frío y a la niebla. Frente a ella pasaban turistas y naturales de la ciudad y ninguno quedaba indiferente. A su alrededor se congregaban los fotógrafos como ante la cantante de moda y se escuchaban diversos comentarios del tipo: Que si está muy delgada; pero claro, como es tan alta, que qué frío estará pasando ahí en bolas...Y alguno se preguntaba cuánto iban a durar ella y sus compañeros sin que los agredieran, al estar tan al alcance de la mano. Pues no han tardado ni dos días en agredirla. 

Quisiera creer que alguien quería sentarse en sus brazos, a lo mejor para sentirse arropado en una fría madrugada; pero también se me pasa por la mente cualquier grupo de chavales borrachos pasándose de graciosos, quizás porque nadie les ha enseñado algo de cultura, en un país llamado "del Primer Mundo", desarrollado y avanzado... Parece que aquí hay que confinar a las esculturas a altísimos pedestales o a los frisos de los edificios, para que no las miremos cara a cara sino para que ellas estén en las alturas mirando pasar a la gente, con sus prisas, sus cochecitos y sus botellones.

La escultura, de resinas y poliéster, ha sido retirada en la mañana de hoy martes y trasladada al taller de su autor, el escultor Alberto Gómez Ascaso para su restauración. Ojalá que Ángela vuelva a su lugar, a acompañar a sus siete compañeros de la serie: La Voluntad de la Suerte. Y que esta vez los zaragozanos demuestren que están a la altura de ciudadanos de países "del Tercer Mundo", donde las esculturas de Botero, por ejemplo, son queridas y cuidadas con esmero.


Joven Dionisos

Joven Dionisos y -al fondo- Les Temps des Cerises.

Mujer con manto azul

Pido encontrar mis alas






lunes, 16 de diciembre de 2013

Feliz Navidad

Me uno a las palabras y sentimientos de mi Amigo David, 
un maestro de humanidad y espiritualidad, que me ayuda a crecer  con su sabiduría.


NAVIDAD es el estado del alma donde esperamos lo mejor para nosotros, donde con sencillez reconocemos quiénes somos y con humildad lo ponemos al servicio de quien nos necesita; donde brilla la luz de nuestra consciencia y aceptamos con serenidad lo que debemos mejorar; donde compartimos nuestros dones sin esperar nada, por el bienestar de aquellos con quienes compartimos; donde pedimos prosperidad y bienestar para nuestro ser y con fe esperamos que voluntad de Dios esté con nosotros. 

NAVIDAD: Estado del alma donde en momentos de silencio y soledad, sentimos la fuerza de nuestro interior para seguir adelante, para lograr los sueños que aún no hacemos realidad y alcanzar las metas que aún  no logramos.

NAVIDADÉpoca para recordar la alegría de nuestro niño interior y ver con nuevos ojos las oportunidades de la vida, para renacer, para recrear, para resignificar nuestra existencia y nuestras ganas de vivir.

Por eso, para todos, mi sincero deseo de una FELIZ NAVIDAD! 

domingo, 15 de diciembre de 2013

El poder del Amor


Tarde decembrina. Paseo por las calles del centro. Puestos de dulces, juguetes, chucherías. Pista de patinaje sobre hielo. Gente abrigada. Niños correteando y pidiendo algodón de azúcar. Un rodeo al Belén. En medio de la plaza del Pilar, un árbol de Navidad, sin más adornos que los deseos que la gente escribe en un papel y cuelga en sus ramas. Me alelo mirándolo y tratando de leerlos. Debe ser eso que llaman el espíritu de las Navidades el que me vuelve a emocionar. Unos piden un móvil, o viajar, o volver a ver a alguien, o un empleo. Pero, el que mejor pidió, al que felicito anónimamente por su corazón, el que me llegó al alma, fue el de quien escribió: "Que el Amor pueda con todo". 

Que así sea.



sábado, 14 de diciembre de 2013

Enfermo de Navidad

No sé cuántos años hace que Niko, mi mejor Amigo, 
me entregó este texto de su puño y  letra
 con un regalo de Navidad acompañado de un corazón. 
Lo cierto es que los conservo con mucho cariño 
y nunca han perdido su significado. 
Gracias Niko.

Siempre por esta época
te enfermás de Navidad,
te ponés taciturno
y hasta un poco triste.
No sé si es porque el corazón
se te encoge un poquito
y te sentís pequeñito,
o será porque se te infla
de Navidad
y notás los vacíos que tenés.
Como queremos que esta Navidad
sea diferente,
te compramos un corazón
de fantasía,
para que lo usés cuando 
el tuyo se enferme de Navidad.
El fabricante nos prometió
que con él nunca sentirás
Soledad, Tristeza y Nostalgia
de otras Navidades,
que, por el contrario,
te traerá Dulzura, Amor
y mucha, mucha compañía.


Niko y Tavo.


viernes, 13 de diciembre de 2013

Hablo de la pérdida...

-Hablo de la pérdida.

-¿Qué perdida tuviste? Jodías con un chico. ¿De dónde vienes a comparar un matrimonio de 35 años. ¡Vamos! Esto no es uno de tus compañeros a quien hablas.

-Ma... perdí a alguien que amé mucho.

-¿Te sientes mal?... Tal vez lloraste un poco. ¿Qué sabes tú de lo que yo sentí? 35 años con ese hombre. Él se enfermó y lo llevé al hospital. ¿Y sabes qué me devolvieron? Un lugar para visitar los domingos. ¿Cómo puedes saber lo que sentí? Me tomó dos meses antes de poder dormir sola en la cama. Y un año para poder decir "yo" en lugar de "nosotros".Y me dices que te lamentas. ¿Cómo te atreves?

-Tienes razón, Ma... ¿Cómo me atrevo? ¡Cómo puedo atreverme a sentir! Lo que es ver botar las cosas de alguien... cómo se siente el olvidar y poner los platos para él sobre la mesa... Y la comida que se pudre porque olvidaste comprar comida para uno solo. ¿Cómo me atrevo, cierto? Créeme, Ma... lo tuyo fue fácil. Lo tuviste 35 años y yo sólo siete. Tú tuviste a tus amigos y parientes para consolarte. ¿Sabes a quién tuve? ¡A mí mismo! ¿Sabes qué me dijeron mis amigos? No te lamentes, por lo menos tuviste un amante. Lo tuyo fue fácil, Ma. Tú perdiste a tu esposo en un hospital bonito y limpio. ¿Sabes como perdí al mío? Perdí al mío en la calle. Lo mataron unos chicos con bates de béisbol. Así es, Ma... Unos chicos lo mataron... chicos enseñados por gente como tú porque todos saben que los maricas no importan. Los maricas no aman y merecen lo peor (...) ¿Quieres ser parte de mi vida? No puedo cortar las partes que no te gustan de mi.

-¿Podemos terminar esta conversación?

-No. Es mejor que entiendas algo. Yo mismo aprendí a coser, cocinar, hacer muebles. Incluso puedo acariciarme solo si es necesario. No le tengo que pedir nada a nadie. No hay nada que necesite de nadie, excepto Amor y respeto. Quien no pueda darme eso no forma parte de mi vida. Eres mi madre. Te amo. Pero si no puedes respetarme no tienes nada que hacer aquí.



Torch Song Trilogy
Amor Extraño

miércoles, 4 de diciembre de 2013

El miedo a la muerte

"El miedo a la muerte lo tiene todo el mundo, pero más que miedo a la muerte misma, es miedo al tránsito. Por eso creo que los más felices son los que se mueren de un infarto fulminante. En fin... creo que el miedo no es a estar muerto, sino a estar muriéndose."

Gabriel García Márquez 

martes, 3 de diciembre de 2013

Una pregunta

"¿Has tenido alguna vez la sensación 
de que el mundo es un smoking 
y tú un par de zapatos marrones?"

domingo, 1 de diciembre de 2013

Día Mundial del Sida

Este viernes 29 se adelantaron en Zaragoza a la conmemoración o celebración del Día Mundial del Sida. En un principio de noche fría, propia de esta época del año, algunos pocos -muy pocos, lástima-, se juntaron para demostrar que no es sólo el recordatorio de una enfermedad crónica, sino también la opción de ver la vida con ojos nuevos. En la Plaza España había sonrisas, caras alegres, músicos y danzantes. Y también gente comprometida, gente que exige al Estado que no se minen sus derechos en materia de salud pública y universal (en tiempos de recortes y de abandono de obligaciones).

Y este lazo rojo lo llevé en mi cazadora, por ellos, por las mujeres que azotadas por el cierzo invernal, regalaban una sonrisa y aceptaban cualquier céntimo para su ONG; por los jóvenes que tocaban música clásica para los viandantes despreocupados; por los que posan y por los comprometidos; por los que llevan en silencio su diagnóstico; por los tamborileros y su energía; por los grupos de apoyo; por los amigos que estaban y por los que no pudieron estar... Y por ese magnífico abrazo colectivo que llenó de la noche de calor humano y de fe en muchos hombres y mujeres que saben dar(se).




Información de interés sobre la pandemia en la actualidad,  aquí.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Y usted, ¿qué prefiere?



martes, 26 de noviembre de 2013

Mujeres de 50


Mi querida amiga Pilar me reenvío un mail con este texto del escritor y periodista colombiano Santiago Gamboa, del que he encontrado varias versiones. Es una bella apología de la mujer madura que quizás fue publicado con motivo del Día Internacional de la Mujer (que se celebra el 8 de marzo)

Es el único tema en el que soy radical e intolerante. En el que no escucho razones: las mujeres de mi generación son las mejores. Y punto.
Hoy tienen treinta y pico, cuarenta, y son bellas, muy bellas, pero también serenas, comprensivas, sensatas y, sobre todo, endiabladamente seductoras, a pesar de sus incipientes patas de gallo o de esa afectuosa celulitis que capitonea sus muslos y las hace tan humanas, tan reales. Hermosamente reales.
Casi todas, hoy, están casadas o divorciadas, o divorciadas y vueltas a casar, con la idea de no equivocarse en el segundo intento, que a veces es un modo de acercarse al tercero, y al cuarto intento. Qué importa. Otras, aunque pocas, mantienen una pertinaz soltería y la protegen como una ciudad sitiada que, de cualquier modo, cada tanto abre sus puertas a algún visitante. ¡Qué bellas son, por Dios, las mujeres de mi generación!
Nacidas bajo la era de Acuario, con el influjo de la música de Los Beatles, de Bob Dylan, de Lou Reed, el mejor cine de Kubrick y el inicio del boom latinoamericano, son seres excepcionales. Herederas de la "Revolución Sexual" de la década del 60 y de las corrientes feministas que, sin embargo, recibieron pasadas por varios filtros, ellas supieron combinar libertad con coquetería, emancipación con pasión, reivindicación con seducción.  Jamás vieron en el hombre a un enemigo, a pesar de que la cantaron unas cuantas verdades, pues emanciparse era algo más que poner al hombre a trapear el baño o cambiar el rollo de papel higiénico. Decidieron pactar para vivir en pareja, esa forma de convivencia que tanto se critica pero que, con el tiempo, resulta ser la única posible, o la mejor, al menos en este mundo y en esta vida.
Son maravillosas y tiene estilo, aun cuando nos hacen sufrir, cuando nos engañan o nos dejan. Usaron faldas hindúes a los 18 años, se adornaron con collares precolombinos, se cubrieron con suéteres de lana y perdieron su parecido con María, La Virgen, en una noche loca de viernes o de sábado, después de bailar "El Ratón", de Cheo Feliciano, en La Teja Corrida o en Quiebracanto, con algún amigo que les habló de Kafka, de Gurdjieff y del cine de Bergman.  
Al fondo de sus mochilas arahuacas había paquetes de Pielroja, libros de Simone de Beauvoir y casetes de Víctor Jara. Y al dejarnos, cuando no les quedaba más remedio que dejarnos, nos dedicaban esa canción de Hèctor Lavoe  que es a la vez un clásico del periodismo y del despecho, y que se llama "Tu amor es un periódico de ayer". Se vistieron de luto por la muerte de Julio Cortázar, hablaron con pasión de política y quisieron cambiar el mundo; bebieron ron cubano y aprendieron de memoria las canciones de Silvio y de Pablo; conocieron los sitios arqueológicos de San Agustín y Tierradentro (en esa época se podía ir sin temor a la guerrilla, qué nostalgia), fueron con sus novios a las playas del Parque Tayrona, durmiendo en carpa y dejándose picar por los mosquitos, porque adoraban la libertad, algo que hoy le inculcan a sus hijos, lo que nos hace prever tiempos mejores y, sobre todo, juraron amarnos para toda la vida, algo que sin duda hicieron y que hoy siguen haciendo en su hermosa y seductora madurez.
Aquí hay algunas razones de por qué una mujer de más de 45 nunca te va a despertar en la mitad de la noche para preguntarte qué estás pensando: No le interesa lo que estás pensando. Si una mujer de más de 45 no quiere mirar un partido de fútbol, ella no da vueltas alrededor tuyo. Se pone a hacer algo que ella quiere hacer y generalmente es algo mucho más interesante. Una mujer de más de 45 se conoce lo suficiente como para estar segura de sí misma, de lo que quiere y de con quién lo quiere. Son muy pocas las mujeres de más de 45 a las que les importa lo que tú pienses de lo que ella hace. Una mujer de más de 45 tiene cubierta su cuota de relaciones "importantes" y "compromisos": lo último que quiere en su vida es otro amante posesivo. Las mujeres de más de 45 son generosas en alabanzas. Ellas saben lo que es no ser apreciadas lo suficiente. Tiene suficiente seguridad en sí mismas como para presentarte a sus amigas. Sólo una mujer más joven e inmadura puede llegar a ignorar a su mejor amiga. Las mujeres se vuelven psíquicas a medida que pasa el tiempo. No necesitas confesar tus pecados, ellas siempre los saben. Son honestas y directas. Te dicen directamente que eres un imbécil si es lo que sienten sobre ti. Tenemos muchas cosas buenas que decir de las mujeres de más de 45 y por múltiples razones. Lamentablemente no es recíproco. Por cada impactante mujer de más de 45, inteligente, divertida y sexy, hay un hombre con casi o más de 50, pelado, gordo, barrigón y con pantalones arrugados, haciéndose el gracioso con una chica de 20 años y haciendo el completo ridículo. 
Supieron ser, a pesar de su belleza, reinas bien educadas, poco caprichosas o egoístas. Diosas con sangre humana. El tipo de mujer que, cuando uno le abre la puerta del carro para que suba, entra y se inclina sobre la silla del conductor y le abre a uno desde adentro.La que recibe a las cuatro de la mañana a un amigo que sufre, aunque sea su ex-novio, porque son maravillosas y tienen estilo, aun cuando nos hacen sufrir, cuando nos engañan o nos dejan, pues su sangre no es tan helada como para no escucharnos en esa necesaria y salvadora última noche en la que están dispuestas a servirnos el octavo whisky ya poner por sexta vez esa melodía de Santana. 
Por eso, para los que nacimos en la década del 60, el día de la mujer es en realidad todos los días del año, cada uno de los días con sus noches y sus amaneceres, que son más bellos, como dice el bolero, cuando estás tú. ¡Qué bellas son, por Dios, las mujeres de mi generación!

lunes, 25 de noviembre de 2013

Amores insípidos



"Para qué decirle que la quiero, si ella ya lo sabe", decía un señor aterrado ante la posibilidad de contemplar a su deprivada mujer. Pero el cariño nunca sobra. El acto de amar no conoce redundancias. Un "te recontraquiero" es mucho más seductor y placentero que un "te quiero" a secas. El escueto y tradicional "buen día" se magnifica cuando lo acompañamos de un abrazo y de un pico mañanero. Un pellizcón al atardecer puede ser el preludio de las mil y una noches. (...) peinar canas, jugar con los dedos del otro, susurrar, murmurar, suspirar cara a cara y sobar, son notificaciones y recordatorios de que la relación está viva. Es preferible un amor barroco, con mayúsculas letras góticas, a un afecto postmoderno, mezquino y de letra menuda.
(...) El bienestar afectivo no es otra cosa que cariño al por mayor. Ese es el secreto: dejar salir el amor por los cuatro costados (en realidad son seis) hasta inundar la persona que amas. Lo demás viene por añadidura. 

Comentarios sobre el vivir.
Por: Walter Riso.

domingo, 24 de noviembre de 2013

La tarea no es durar

"No nací para ahorrar vida y si me muero diez años antes de lo que podría vivir, tampoco me importa porque la tarea no es durar".

en la charla "Confesiones de un escritor", 1978,
Martes del Paraninfo, Universidad de Antioquia. 

sábado, 23 de noviembre de 2013

No abras la puerta






viernes, 22 de noviembre de 2013

Y yo, ¿qué me pongo?


(Mona), Rubia,  regáleme ese (buso) jersey -dijo una carita diminuta por fuera de la ventanilla-.

No -respondió ella-, ¿y yo qué me pongo?. 

Y con una sonrisita simple el niño concluyó: "es que usted va en (carro) coche o está en la oficina y entonces no le da frío. 

Luego de un silencio eterno, cambió el semáforo.

SOK

jueves, 21 de noviembre de 2013

De adictos al amor

"Quizás detrás de un adicto del amor haya siempre un ser hambriento de afecto y reconocimiento de los otros, pero especialmente de sí mismo. Por eso no siempre lo difícil es empezar una relación sino terminarla, porque lo que une a un ser con otro no es necesariamente amor, sino temor a estar consigo mismo".

René Soulier. Médico sicoanalista. 
Diario El Tiempo, Bogotá. 

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Déjame amarte


martes, 19 de noviembre de 2013

Maullidos

Foto: Paul Reiffer

¿Se revientan los sapos de amor?
¿Enloquecen los cucarrones 
cuando su pareja no está?
¿Luciérnagas y chicharras
estallan ansiosas y desasosegadas?
Entonces, ¿por qué no maullar
cuando el idioma es inútil?

Juan Gustavo Cobo. 

lunes, 18 de noviembre de 2013

Razonamiento abstracto



Varias veces escuché a muchos decirme
que me regalaban su corazón.

Me pregunto si será por eso que, después
de que lo hacían, se volvían distintos.

Más insensibles.
Más inhumanos.
Más cotidianos.
Menos alma
y más pasión.

Supongo entonces
que el corazón que ellos me dieron
era ese que ama,
ese que siente y se entrega.

Creo que les faltó alguien que les explicara
que cuando uno dice: "te entrego el corazón",
es en sentido figurado.

Lina María Pérez

domingo, 17 de noviembre de 2013

Fe

Fe. Es lo que me queda. Lo que necesito.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Dime, ¿qué tiras al agua?

Parque Natural Monasterio de Piedra
Foto de Merlín Púrpura


Dime, ¿qué tiras al agua?

-Un público desconsuelo
y una secreta esperanza,
lágrimas que no son mías,
recuerdos y madrugadas,
remordimientos antiguos,
palabras, muchas palabras
que por dichas
no conviene recordarlas.
Y tú, ¿qué tiras al agua?

-Trabajos mal terminados,
canciones inacabadas,
nombres de malos amigos,
dudas y dos o tres cartas
malamente concebidas
y escritas en mala hora.
Dime, ¿qué tiras al agua?

-Silencios, muchos silencios;
desgracias, muchas desgracias;
desabridas actitudes,
iras injustificadas,
tiempo inútil y perdido,
deudas que nunca se pagan,
tristezas no comprendidas,
hambres, miserias humanas,
vergüenzas inconfesables,
limosnas no confesadas,
consejos paternalistas,
éxodos de casa en casa
y una desconsoladora sensación 
dentro del alma.
Y tú, ¿qué tiras al agua?

-Desatinos, desacuerdos,
mentiras innecesarias,
traiciones no cometidas,
promesas no consumadas,
falsos credos, diferencias,
hipócritas alabanzas,
prejuicios imperdonables,
conclusiones temerarias, 
resentimientos oscuros,
frases desafortunadas...
mi vida, mi vida entera...

... mira, ¡cómo se lleva el agua!

J. Fernando Dicenta
Alberto Cortez

 
Copyright 2009 Lo que (se) me ocurre. Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemesfree