sábado, 20 de octubre de 2012

¿Para qué sirve el Amor?


La gente quiere que el amor le sirva, o si no, "sale" de ese amor. Millones de enamorados se plantean, día a día, la disyuntiva de "terminarle" o no terminarle a su pareja. Parece que ese fuera el remedio único, la venganza máxima. Si no hace lo que yo digo, terminamos; si no llega a la hora que yo dispongo, nos separamos; si no deja a los amigos que no apruebo, nos divorciamos.
Pero, ¿qué es un Amor que sirve?, ¿un Amor que nos da la razón en todo?, o tal vez un Amor que se ajusta a la moral y la ética propias y que que cree en los roles y comportamientos que consideramos adecuados para hombres y mujeres, para solteros o casados, para una mujer de tal edad o un hombre de tal o cual categoría.
Otros piensan que el Amor que sirve es el que nos proporciona el bienestar que creemos merecer, empezando muchas veces por el bienestar económico. Según esto, un "partido" que sirve se mide por el modelo del coche que conduce o el estrato al que pertenece si vivienda. Una buena candidata a esposa, entonces, es la que viste bien, es educada, ha viajado y en todo caso, mejora nuestro status.
Hay personas para las cuales un amor que sirve es el que compensa nuestra falta de belleza o atractivo. Se buscan amores para exhibir y cuando el producto demuestra desmejora, se cambia por un  modelo más reciente.
La gente tiene toda clase de expectativas con respecto al Amor. Las mujeres quieren a su lado a un médico, terapeuta, gerente, experto en técnicas eróticas, caballero andante, domado y fiel. Los hombres piden una mezcla no menos compleja: reinas de belleza, cocineras, profesionales, sencillas, que bailen bien, de ambiente pero a la vez discretas, pacientes y emprendedoras.
Como en realidad hombres y mujeres están muy confundidos con respecto a lo que quieren, no saben qué les sirve y qué no les sirve en el Amor, tratan a su pareja como una lavadora en garantía y se quejan cuando no cumple con todas las funciones descritas en el folleto.
Pero el Amor no tiene nada que ver con eso. El Amor no sirve para nada y al mismo tiempo es indispensable en la vida de todo ser humano. El Amor no es algo que adquirimos; por el contrario, es algo que damos. Que donamos, generosa y discretamente, sin pedir a cambio una nota de "recibido a satisfacción".
Y con todo, el Amor nos da más que nada en el mundo. El Amor nos pone al descubierto quiénes somos, es capaz de decirnos cosas que a nadie escuchamos; el Amor nos revela cualquier día las cosas maravillosas que somos capaces de hacer por nada a cambio, sólo por Amor.
El Amor es como una droga. Nos excita, nos pone directo en las nubes, sin naves y sin intermediarios. El Amor nos cura, nos protege, nos hace más fuertes. El Amor nos hace valientes y nos permite disfrutar de nuestra locura. El Amor, como la canción de Nicola di Bari, nos hace bellos.
¿Todavía se está preguntando si el Amor que tiene le sirve o no le sirve? Mejor pregúntese si todavía está vivo. Si aún es capaz de sentir, de estremecerse, de sonreír, de enloquecerse con una caricia en el cuello. Mejor mírese sus manos, aunque tengan la piel dura, y pregúnteles si todavía son capaces de saludar otra mano, de tocar otro cuerpo, de acariciar una cabellera, aunque ya no sea sino un lugar donde antes hubo una cabellera.
Deje de pensar en el Amor que le gustaría recibir, en el que cree que se merece. Los cálculos son para las cuentas bancarias, lo que es justo o no es justo se decide en los tribunales. Piense en el Amor que usted va a dar y verá cómo el amor que sale de usted, sí que le sirve.
Alexandra Uribe publicaba la columna Amor de Domingo en el diario El Espectador (Bogotá, Colombia). Esta es uno de sus escritos. Alexandra falleció en el año 2007.

2 comentarios:

Observatorio Gay Granatense dijo...

Sería difícil, harto difícil, definir el amor, digamos más bien que es como respirar: No se siente, no somos conscientes, es fundamental para la vida, y lo sentimos, sin más.... OBSERVATORIO GAY GRANATENSE

Anónimo dijo...

Que manera tan bella de expresar lo que es el amor y para que sirve, felicidades!

Publicar un comentario

 
Copyright 2009 Lo que (se) me ocurre. Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemesfree