jueves, 29 de diciembre de 2011

Promesa para el Año Nuevo

Foto: Aaron Slevin
Tomada del Blog Un Ángel en París

Hago una promesa:
¡No te haré promesas!


miércoles, 28 de diciembre de 2011

He ganado la lotería

El evento que da comienzo a las festividades de Navidad en España es, si duda, el sorteo de la Lotería Nacional. Después de tantos años viviendo aquí, aún no comprendo por qué este sorteo se convierte en noticia principal de todos los telediarios, programas de tertulianos, periódicos, emisoras de radio y conversaciones de barra de bar. Todo el año, todos los días, hay sorteos de millones de euros; muchos décimos cuestan menos que el de la Navidad y pagan muchísimo más dinero al acertante. Pero la tradición es la tradición. Y siempre se ha dicho que es una ilusión ganar un pellizco del "gordo" y para los que no ganan, ese día de diciembre se convierte ipso facto en el día de la salud. ("Mientras haya salud", es el consuelo).

He de decir que este año me he ahorrado 20 euros (lo que cuesta el décimo), porque no compré -ni suelo hacerlo- Lotería de Navidad. Muchas personas perdieron mucho más, ya que sé de algunos que invierten cientos de euros en esa ilusión. Pero al menos me ha llegado de regalo un precioso regalo virtual (y también real) de la Lotería del Amor, por la que sí apuesto. En ella no hay que sacar dinero, sólo dejarse querer y querer a los demás. Y siempre he ganado: El amor de mi familia, de mis amigos de toda la vida y de los nuevos, de quienes de preocupan por mi, de quienes me regalan una sonrisa al comprar el pan y de aquellos que me dan mucho más de lo que merezco.

Este décimo que me enviaron esta mañana lo quiero no sólo para el año 2012 sino para toda la Vida. Para la mía y para los que me acompañan.

sábado, 24 de diciembre de 2011

Nostalgia Navideña

Yo creo en la Sagrada Familia de Belén y celebro espiritualmente el nacimiento, hace 2011 años, de Jesús, el Redentor del Mundo.  Es en estas fechas tan especiales para mí cuando más añoro a mi familia y amigos. Por eso hoy comparto con todos aquellos que están en mis afectos, este sentimiento, con esta humilde tarjeta de Navidad.
Ya no se usa enviar postales o tarjetas, por estas cosas de la tecnología, pero lo que no pasará –al menos para mí- es celebrar la Navidad. Esta es la fotografía de mi pequeño pesebre, que pinté yo mismo sobre un molde crudo de yeso. Está en mi salón desde principio de diciembre y me regresa a la niñez armando el pesebre delante de aquel telón de fondo que aún pone mi madre sola en casa. Me recuerda las palabras de mi único sobrino acompañándome a buscar ramas secas para hacerles paisaje a las figuras. Me recuerda a mi hermana emocionada comprando adornos para el Árbol de Navidad. Las velas encendidas en el balcón el 7 de diciembre. El triciclo rojo que descubrimos mi hermano y yo aquel año, con su cajón trasero repleto de regalos. Recuerdo las natillas y buñuelos de la Abuela y  a mi Madre desenredando los cables de la luces de colores. Y, cómo no, las jornadas del pesebre franciscano de la iglesia de San Benito.
Y extraño a esos amigos “de toda la vida”, los que después de 10, 15, 20 años o más, siguen cerquita mío, con su apoyo, sus palabras, su sentimiento y su memoria. Aquellos con quienes caminé por La Playa y por el paseo del río Medellín, viendo los alumbrados y la gente, aquellos de las fiestas, las escapadas, los asados y los regalos de Amigo Secreto, con los que compartimos secretos, alegrías y sinsabores.
Parece que hoy la Navidad es otra cosa. Compras compulsivas, fiestas con una alegría falsa, carentes de todo sentido espiritual. Y aquí, a cientos de kilómetros  de la cálida ciudad donde nací, hay frío, calles desiertas en la Nochebuena y la nostalgia de  aquella alegría que se comparte en todas las calles, hogares y centros de comerciales en Colombia.
Desde la distancia, sepan que les tengo en el corazón, pidiéndole al Niño que nació en una pesebrera,  que les mantenga sanos, fuertes, fieles a nuestros principios y liberados de injusticia, de desamor, de egoísmo. 
Que el Niño Dios les bendiga y les guarde.
¡Feliz Navidad!

viernes, 23 de diciembre de 2011

Gracias a la Vida

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me dio dos luceros que, cuando los abro,
perfecto distingo lo negro del blanco,
y en el alto cielo su fondo estrellado,
y en las multitudes el hombre que yo amo.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado el oído que, en todo su ancho,
graba noche y día grillos y canarios,
martillos, turbinas, ladridos, chubascos,
y la voz tan tierna de mi bien amado.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado el sonido y el abecedario,
con él las palabras que pienso y declaro:
madre, amigo, hermano, y luz alumbrando
la ruta del alma del que estoy amando.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado la marcha de mis pies cansados;
con ellos anduve ciudades y charcos,
playas y desiertos, montañas y llanos,
y la casa tuya, tu calle y tu patio.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me dio el corazón que agita su marco
cuando miro el fruto del cerebro humano,
cuando miro el bueno tan lejos del malo,
cuando miro el fondo de tus ojos claros.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado la risa y me ha dado el llanto.
Así yo distingo dicha de quebranto,
los dos materiales que forman mi canto
y el canto de ustedes que es el mismo canto,
y el canto de todos, que es mi propio canto.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
(Violeta Parra)

He tenido la oportunidad de asistir a la presentación de fin de curso de los estudiantes del Colegio de La Purísima de Zaragoza, especializado en la educación de niños con problemas de audición. Justo en Navidad recibo este regalo de la Vida y me llenó de emoción. Pocas veces, poquísimas, nos ponemos frente a frente con las facilidades que tenemos: Escuchamos, vemos, olemos, tocamos, sentimos los sabores, podemos caminar, correr, bailar. Y hoy me encuentro con un grupo de niños y adolescentes con limitaciones (no sé si en realidad las tienen después de verlos actuar) que felizmente contaban con sus gestos y sus "palabras" un cuento de Navidad, cantaban y bailaban canciones del mundo Disney y disfrutaban viendo a sus padres y demás familiares aplaudiendo y tomándoles fotos y vìdeos.

También vi a un grupo de profesores cuya tarea no se puede pagar con un simple salario. Transpiraban vocación y pasión por su tarea, subidos en el escenario ubicando a sus alumnos, dirigiendo al mejor estilo de Whoopi Goldberg en Sister Act (Cambio de Hábito). Pensaba, mientras los miraba, en cuántas horas de trabajo y cuánta paciencia tienen que tener para lograr que estos pequeños y no tan pequeños humanos puedan comunicarse con la mayor normalidad posible.

Me emocioné escuchando sutiles mensajes sobre la discriminación, sobre la humanidad que debe buscarse y se encuentra en el interior de las personas; con los chicos más limitados físicamente, actuando en sus sillas de ruedas en primera fila del escenario; con los niños bailando (posiblemente sin escuchar la música), tocando instrumentos básicos, saludando a sus padres y felices por los aplausos (que quizás sólo veían) y por las fotografías que les tomaban.

Y medité, hasta las lágrimas, en aquellos que maldicen de la vida que les ha tocado vivir teniéndolo todo, que protestan porque no se compran un nuevo par de zapatos cuando hay tantos que no pueden caminar, que no saben sonreir cuando pueden hablar, ni escuchar el concierto del canto de los pájaros. Y me acordé también de aquellos orgullosos y valientes padres que ni siquiera se lo plantean matar (abortar) a su hijo porque, posiblemente, pueda tener una limitación física o mental.

Gracias a la Vida, que me ha dado tanto. Gracias a la Vida que ha dado a estas personas la oportunidad de unos padres amorosos y unos maestros dedicados a hacerles el mundo más amable. Y ojalá que no se me olvide que no debemos ser como los ídolos de barro: que tienen oidos pero no oyen, ojos y no ven... y no tienen corazón.

jueves, 22 de diciembre de 2011

¡Qué bonito sería!

Qué lindo sería....
en estas Fiestas, traer de regreso a alguien del cielo...
 y pasar un día con esa persona...
Solamente una vez....
Una última vez...
!!! Darle un último abrazo, un último beso y decirle adiós al escuchar su voz nuevamente...!!!
Tener otra oportunidad para decirle: TE QUIERO!!!!
Esto es en memoria de alguien que querías con toda el alma y se fue....
 
 y ahora es un Ángel...
(Mensaje de Merche, gran Amiga que conoce mi alma).

domingo, 18 de diciembre de 2011

Partió la Diva de los Pies Descalzos


Cesária Evora, conocida como la 'diva de los pies descalzos' -por salir al escenario sin zapatos para denunciar la pobreza de su país- o 'la reina la morna' -una sugerente mezcla del fado portugués, la modinha brasileña, el tango argentino y el lamento angoleño-,  quien anunció hace tan solo tres meses, en París, que se retiraba de los escenarios por motivos de salud, murió anoche a los 70 años de edad

Estuvo cerca de la muerte en Australia -sufrió un derrame cerebral hace tres años al terminar un concierto en Melbourne- y la tuvieron que operar del corazón de urgencia en mayo del año pasado en París, pero al final se ha despedido en su isla de San Vicente. Según Le Monde, había llegado al hospital americano de Neuilly con la tensión por las nubes y una tasa de colesterol capaz de tumbar a un elefante. Diabética, Cesaria Evora había dejado la bebida, aunque seguía fumando y se había estado atiborrando todo el verano de patatas fritas.
Empezó a cantar a los 16 años, pero hasta los 47 no fue 'descubierta' en Europa. En 1998 grabó en París el disco La diva aux pieds nus, al que iban a seguir grabaciones conmovedoras como Mar azul o Miss perfumado, que le abrieron todas las puertas.

Decía que empezó a cantar para ahuyentar a la tristeza. Con 16 años lo hacía en bares de Mindelo, el puerto de la isla de San Vicente donde había nacido en 1941. Los clientes la iban llamando desde las mesas y cantaba a cambio de unos escudos o por un vaso de aguardiente grog, ron o whisky. Se enamoró de un joven compositor y guitarrista que la llevaba con él a cantar en barcos que atracaban en el puerto cuando Cabo Verde era todavía -lo fue hasta 1975- colonia portuguesa.

En su casa siempre hubo música: el padre, Justino, tocaba cavaquinho -instrumento de cuatro cuerdas de origen portugués que recuerda a una pequeña guitarra- y violín, y B. Leza, probablemente el más importante de los compositores caboverdianos, era de la familia.

Se presentó en los mejores teatros y auditorios, en Miami, Hong Kong y Monte Carlo, desde China hasta Estados Unidos; ganó el Grammy y recibió 2009 con la insignia de caballero de la Orden de la Legión de Honor de Francia después de más de 45 años de carrera; compartió grabaciones con Compay Segundo, Erykah Badu, Goran Bregovic o Ryuichi Sakamoto, cantó con Caetano Veloso y Mariza, vendió más de cinco millones de discos, y sus canciones han sido remezcladas por DJ.

Cesaria Evora recorrió el planeta con sus mornas melancólicas y las alegres coladeras -en 1999 y 2000 dio dos veces la vuelta al mundo-, pero siempre volvía a casa: necesitaba a los suyos -tenía dos hijos y dos nietos- y el mar: ese mar que trae riqueza, pero también la saudade de cientos de miles de caboverdianos -la mitad de la población del país vive lejos del archipiélago- que tuvieron que partir en busca de una vida mejor. A ella le gustaba pasar horas mirándolo, aunque no se metía en el agua porque no sabía nadar. Aunque, como explicó una vez, le hablaba "como si fuera una persona. Una anciana me dijo que las olas crean una música que nosotros los humanos no entendemos".

Era una mujer salida de la pobreza, de días de hambruna en las diez pequeñas islas castigadas por la sequía, de unos tiempos en que los colonizadores portugueses prohibían caminar por la acera a los caboverdianos que no podían comprarse un par de zapatos: por rebeldía, cantaba descalza. Y era auténtica, ajena a cualquier artificio de la industria. Para este último viaje, Cize, como la conocían sus familiares y amigos, ya no necesitará el pasaporte diplomático de cubierta color rojo sangre, que le facilitó hace más de diez años el Gobierno de Cabo Verde y que ella enseñaba en los controles fronterizos con sonrisa de niña traviesa.


sábado, 17 de diciembre de 2011

Canela, la siamesa


Canela
 
Recién rescatada

Siesteando

Compañera de Merlín

Rescaté a Canela con mi vecina del tercero, de un garaje donde fue abandonada. La chica le llevaba comida y bebida hasta que se dio cuenta que no podría seguir en ello porque se iba de la ciudad. Así que me lió en la tarea de sacarla de su lúgubre y frío hogar una tarde de otoño. Después de un par de horas de señuelo logré cazarla, no sin recibir arañazos de sus finas uñas. La tarea siguiente era conseguirle un hogar, tarea difícil, así que se quedó de huésped en casa "por unos días". Se ha hecho compañera de Merlín, mi gato dueño de casa, que el principio la ignoraba, pero terminaron siesteando juntos, lamiéndose el uno al otro y compartiendo plato.

Hoy ha sido adoptada por una familia que la cuidará bien, aunque aún queda la duda de su "personalidad", pues es algo tímida y recelosa, que buenas razones tiene para ello. Se nota su ausencia y Merlín la busca por los rincones.

A los humanos nos pasa como a ciertos animales. A veces estamos perdidos, nos rescatan, nos abrigan, hasta nos ponen un nombre, pero puedo pasar que luego nos dejan, nos regalan, porque no pueden tenernos. Lo ideal sería que siempre nos entregaran a otras manos amorosas y no nos dejen tirados en la carretera.

¡Suerte, Canela!


viernes, 16 de diciembre de 2011

Curiosa recomendación: No te mates trabajando

Curioso correo que comparto, por su humor negro y porque tiene mucha razón.

Los directivos de una empresa de publicidad intentan averiguar porqué nadie se percató de que uno de sus empleados estuvo muerto sentado en su mesa, durante 5 días sin que nadie se interesara por él ni le preguntara qué le ocurría.

George Turklebaum, de 51 años de edad, que trabajaba como revisor en una empresa de Nueva York desde hacía 30 años, sufrió un paro cardíaco en la oficina que compartía con otros 23 trabajadores.

El lunes por la mañana llegó a trabajar, discretamente, pero nadie notó que no se marchó nunca hasta que el sábado por la mañana el personal de limpieza preguntó qué hacía trabajando en fin de semana.

Su jefe, Elliot Wachiaski, declaró:  George siempre era el primero en  llegar por la mañana y el último en marcharse por la noche, por lo que a nadie le pareció extraño que estuviera continuamente en su sitio sin moverse y sin decir nada. Era bastante reservado y su trabajo le absorbía. Un examen post mortem reveló que llevaba muerto 5 días tras sufrir un infarto.


Así que por favor, de vez en cuando,  dale una palmada en la espalda a tu compañero y pregúntale aunque sea por su  abuelita o su suegra. Si contesta y si ves que sigue inconsciente, sospecha de que ya se lo llevó la parca.

MORALEJA... Nunca llegues primero,
ni seas el pendejo que se va al último
y no te mates trabajando demasiado, porque...  ¡A NADIE LE IMPORTA! 

La vida es como una obra de teatro que no permite ni un ensayo... Por eso: canta, haz pereza, ríe, baila, ama, tómate una copa, haz el amor y vive intensamente cada momento de tu vida antes de que el telón te caiga de repente, y la obra termine sin un simple aplauso...... 
 

¡Trabaja para vivir; no vivas para trabajar!  El trabajo nunca se acaba, el que se acaba es la persona que cree que lo puede acabar.


Comparte este mensaje con la gente que se parte la espalda trabajando sin sentido, anteponiendo el trabajo a la familia a la tarea del buen vivir, obsesionado por quedar bien con el jefe que ni siquiera se toma la molestia de agradecer el esfuerzo y dar una palmada en la espalda...

¡Yo por eso llego tarde y me voy temprano... no vaya a ser que ....!
 

domingo, 11 de diciembre de 2011

Se dice de mí...

¡Sorpresa, sorpresa!:

Andrés, mi admirado bloguero del Observatorio Gay Granatense, se ha inspirado con un macrohomenaje a los colegas de la blogosfera que seguimos sus creaciones. Andrés es todo un personaje en la red de redes: inteligente, culto, irreverente, heterodoxo, divertido, malafollá y muy buena gente. En su post se ha dedicado a pedir deseos, tan frecuentes en esta época de año, y aprovecha para subirnos la moral a sus seguidores.

Consigno a continuación la imagen que creó de mí y las palabras que me dedicó, que pasarán a engrosar los archivos de mi "Vanidoteca".
  
"A MERLIN PURPURA no le pediré una fotico porque ya le conozco desde el principio de mi andadura bloguera, digo, le conozco en foto. Pero mientras nos sea dado conocernos en persona, le diré que no cambie jamás, que siga siendo como es, que me parece una de las personas más tiernas, maduras y con la cabeza mejor amuebladas que conozco, y aunque sé que ha sufrido, me consta el optimismo y la alegría con la que encara las cosas, como yo… Si tuviera que desearle algo, más que exigirle, le diría ¡No cambies nunca, sé feliz, haz felices! que seguro que las personas que gozan de tu amistad tienen un tesoro. Aunque suene a algo manido el tópico, en tu caso, pongo la mano en el fuego y no me quemo. Debe ser verdad…"

Muchas gracias, Andrés. Te has lucido una vez más. Yo pediré estas Navidades, que en el 2012 pueda verte en persona y que podamos charlar hasta aburrirnos.

jueves, 8 de diciembre de 2011

Feliz Navidad

sábado, 26 de noviembre de 2011

Cita a ciegas



Este vídeo puede resultar cómico, pero no deja de tener mucho fondo. En estas épocas de citas a ciegas (aunque veas algo por la webcam) y de citas exprés, cuántas preguntas te haces si acudes al lugar de encuentro. ¿Con quién te encontrarás? ¿Con el sicópata pervertido? ¿Con un secuestrador-violador? Será cierto que le gusta el cine de Woody Allen y le encantan los paseos por la playa? ¿Sus habilidades amatorias serán las que presume por el chat? ¿Al conocerte te saludará con la dolorosa y agresiva frase: "No eres la cosa que buscaba"? Y sobre ti mismo, te preguntas: ¿Le gustaré? ¿Se enterará de un par de mentirillas que le dije chateando? ¿Vendrá a la cita? ¿Habrá feeling?

 
Los métodos de buscar y encontrar la media naranja que nos falta (dicen) son lícitos, por supuesto. Desde los antiguos de pedirle a los amigos que te presenten a alguien que te gusta, hasta entablar conversación en un pub o discoteca (si los altavoces te dejan escuchar). Las miradas furtivas, el coqueteo de invitar a un trago o pedir fuego (sí, todavía se echa mano de esa antigüedad). Pero las modernas citas, en este mundo en que todo hay que hacerlo rápido normalmente tienen la prueba previa del cuestionario vía chat, donde parece que todos y todas preguntan lo mismo. Me imagino que dentro de poco, para abreviar el tecleo, bastará con poner una equis en diez preguntas:

¿Qué buscas?
¿Cómo eres?
¿Años?
¿Activo, pasivo, versátil, homo, gay, bi, trans?
¿Dónde vives?
¿Vives sol@?
¿Qué te va?
¿La tienes grande? (Nota: también puede referirse a la cuenta bancaria).
¿Tienes sitio o te desplazas?
¿Te apetece quedar?


Para mí, estas preguntas tan comunes por la red de redes, no buscan más que carne, sexo, vamos. Por eso hay tanta frustración. Por eso me gustó el vídeo que inspiró este post. Quien realmente te enamorará aparecerá donde menos te lo esperas, a la salida de un ascensor, en la cola de la panadería, tropezando con él mientras distraido contestas un whatsapp, o mientras esperas a la persona que no acudió a la cita. Que Cupido es un angelito juguetón y un poco cabroncete.



viernes, 25 de noviembre de 2011

Uno

Uno vuelve siempre
por aquellos sitios
donde amó la vida.



Uno va perdiéndose en sí mismo tratando de encontrarse. Uno procura mantener los ojos abiertos. Uno no deja de sentirse solo, a pesar de la compañía. Uno se hace más vulnerable cada día. Uno llora de verdad, con motivos recientes y pasados. Uno -a veces- carga una detestable alegría química. Uno pierde la esperanza y la recupera cuando ve a dos que se aman de verdad. Uno vuelve a creer que el amor no es una transacción comercial cuando, después de ocho años de convivencia, ve a dos amantes que se miran con devoción y veneración. Uno se decepciona cuando escucha que el amor es un año de pasión, dos de enamoramiento y luego comodidad. Uno descubre que dos años después de una muerte, aun no ha elaborado el duelo y escuchar una canción le hace llorar a mares por el que ya no está. Uno extraña los amores del pasado y amigos del presente que no dan señales de vida. Uno tiene pesadillas con vivos y con muertos. Uno tiene corazas que no derriten la lágrimas. Uno siente el fracaso, la hartura, la indeferencia. Uno tiene ángeles a su lado. Uno no ve salidas ni luces al final de túneles. Uno no ve el túnel. Uno sabe lo que es el limbo. A uno le quedan pocos sueños. Uno no sabe qué ideas vestir cada mañana. Uno se siente lúgubre. Uno está cubierto de niebla.  Uno no es de aquí ni es de allá. Uno no es de nadie. Uno ha perdido la rebeldía.  Uno quiere deshacerse, esfumarse, desparecer. Uno dice: ¡Basta!

jueves, 17 de noviembre de 2011

Palabra de Gigoló

"Quizás todo se reduce al placer. Pero, ¿en realidad obtienen tanto placer de todos esos encuentros? Es mucha energía puesta en seducción, socialización, moda, meses en el gimnasio, suplementos energéticos... finalmente tienes sexo y nunca más vuelves a oír algo del tipo. Luego inviertes toda la energía y dinero otra vez, arreglarte, entrenar, estar perfecto para la próxima aventura. Si los hay dejaran de gastar tanto tiempo conquistando, tendríamos Da Vincis en todas partes."
 

Puedes ver la película en este enlace
 
Boy Culture es la cándida confesión de X, un joven acompañante muy popular. Después de 10 años de sexo por dinero, X descubre algo nuevo de la mano de Gregory, un cliente mayor un tanto solitario. Gregory le habla a X de una historia de amor que dura ya cincuenta años y le desafía a hacerle sentir algo que no ha sentido desde hace mucho tiempo: emociones. Basada en el best-seller de Matthew Rettenmund, Boy Culture habla de sexo y de emociones en un tono ingenioso e incisivo, a la vez que revela la cantidad de fe que el amor requiere.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Latter Days

"Eres tan guapo y llamativo por fuera,
pero por dentro no tienes más que vacío.
 Eres como un algodón dulce de feria que camina y habla."



Puedes ver la película, pinchando en este enlace
 
 


 



lunes, 7 de noviembre de 2011

Desnudo en los MTV Europe Music Awards, o la doble moral



El sensual y polémico beso entre Madonna y Britney Spears en el escenario de  la ceremonia de entrega de los MTV Video Music Awards 2003 fue elegido como el mejor de la última década en una encuesta realizada por la prestigiosa cadena de tiendas Selfridges del Reino Unido. Pero pudo haber quedado desplazado como el momento más impactante del pop después de que Janet Jackson mostrase un pecho en el transcurso de una actuación con Justin Timberlake en el intermedio de la Super Bowl, el espacio televisivo más visto del año.

Un "escándalo" más que preparado

El show de anoche en los MTV Europe Music Awards, está más comentado que los estilismos y premios de Lady Gaga, o el encuentro de (la lesbiana) Justin Bieber (como lo llama Abel Arana en su blog) y su noviecita Disney Selena Gómez. Sucedió cuando la actriz Hayden Panettiere salió a presentar el premio a la mejor canción, y fue interrumpida por un desnudo espontáneo. El hombre (de muy buen ver -todo hay que decirlo-)  se quedó a su lado, sin intención de llevar a cabo ninguna acción extraordinaria, y dijo no saber qué hacía ahí, cuando fue cuestionado al respecto por la actriz. Panettiere siguió la conversación con el "actor" mientras la realización del show continuaba con el espectáculo como si nada extraño estuviera ocurriendo.

El chico desnudo reconoció a la actriz por la serie Héroes, de la que declaró ser "gran fan", por lo que Panettiere le invitó al momento a tomar una cerveza con ella, a lo cual el espontáneo accedió para después del show, poniendo como única objeción que no llevaba el teléfono encima. Al momento, el espontáneo destapó de nuevo sus partes, y pegando saltos se retiró del escenario, dejando de nuevo todo al aire
. Hayden Panettiere retomó la presentación del premio sin cambiar el gesto, con un público desatado, reconociendo únicamente que el episodio había sido "muy raro".

Falsedad de Falsedades 

Aprovechemos, que no(s) están mirando
Escribo este post advirtiendo que no soy seguidor de este tipo de galas, llámense Óscar, MTV, Goya o lo que sea, porque me parecen aburridas exposiciones públicas de la Asociación del Mutuo Elogio: "Yo te premio, tu me premias"; "yo destaco la firma del diseñador de tu vestido y tú los zapatos del mío", "Nos comportamos ante las cámaras como si no nos tuviésemos la más cochina de las envidias"... Y como la fórmula de las galas se les desgasta a los productores, se inventan algún "escándalo" sobre el cual pedir luego disculpas  y prometer que en el futuro las emisiones serán en semidirecto para evitar imágenes "desagradables".

Pero esta vez se les ve el plumero del marketing. Si no estuviese en el guión, tan pronto el streaper ponga una de las desnudas plantas de los pies en el escenario, le hubiese saltado encima media docena de "gorilas" que lo hubiesen bajado de allí en menos que alguien se de cuenta qué tan pelirrojo es (jejeje).

Chica, que se te ha salido una
¿Todo está permitido en el "show bussiness"? Pregúntenle a los de programas del corazón de España. Pero lo que si habrìa que meditar es en la doble moral de quienes organizan estos zaraos para levatar audiencia y aumentar visitas en el YouTube (no creo que mi blog les interese, por fortuna) y luego nos quieren convencer de que no ha sido planificado al milìmetro.

¿Es un circo? ¿Un cabaret? ¿Un negocio? ¿Un divertimento para llevar a los borregos a no se sabe cuál establo? Ay, se le vio un pezón decorado a una cantante, a la otra le fotografiaron las bragas (y lo que no son bragas), dos mujeres se besan con lengua para millones de espectadores en el mundo... Y surgen las voces "conservadoras" azotando a diestra y siniestra con sus sermones. Eso cuando les sobra un poco de tiempo de sus productoras de cine porno, de sus fiestas etílicas y drogatas y de la explotación de sus trabajadores.

(¡Qué a gustito me he quedado!)

domingo, 6 de noviembre de 2011

¡Llorar y llorar! ¡Llorar y llorar!











Llorar a lágrima viva.
Llorar a chorros.
Llorar la digestión.
Llorar el sueño.
Llorar ante las puertas y los puertos.
Llorar de amabilidad y de amarillo.
Abrir las canillas,
las compuertas del llanto.
Empaparnos el alma,
la camiseta.
Inundar las veredas y los paseos,
y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.
Asistir a los cursos de antropología,
llorando.
Festejar los cumpleaños familiares,
llorando.


Atravesar el África,llorando.
Llorar como un cacuy,
como un cocodrilo...
si es verdad
que los cacuyes y los cocodrilos
no dejan nunca de llorar.


Llorarlo todo,
pero llorarlo bien.
Llorarlo con la nariz,
con las rodillas.
Llorarlo por el ombligo,
por la boca.


Llorar de amor,
de hastío,
de alegría.
Llorar de frac,
de flato, de flacura.
Llorar improvisando,
de memoria.
¡Llorar todo el insomnio y todo el día!



sábado, 5 de noviembre de 2011

¿Puedo quererte sin tenerte?

Aunque ya había hablado de El Lado Oscuro del Corazón en otros posts , hoy he vuelto a recordar esta película que saboreo cada vez más, por sus textos y su indudable poética amorosa y erótica. Quizás porque sigo buscando a ese ser que sepa y me haga volar y que cuando lo encuentre no me diga, a la manera de la protagonista: "Te quiero, pero puedo quererte sin tenerte".


Me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo; un cutis de durazno o de papel de lija.

Le doy una importancia igual a cero, al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco o con un aliento insecticida. Soy perfectamente capaz de soportar una nariz que sacaría el primer premio en una exposición de zanahorias; ¡pero eso sí! - y en esto soy irreductible: no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar. Si no saben volar ¡pierden el tiempo conmigo!  


Esta fue - y no otra - la razón de que me enamorase tan locamente, de María Luisa.
¿Qué me importaban sus labios por entregas y sus encelos sulfurosos?
¿Qué me importaban sus extremidades de palmípedo y sus miradas de pronóstico reservado?
¡María Luisa era una verdadera pluma!
Desde el amanecer volaba del dormitorio a la cocina, volaba del comedor a la despensa.
Volando me preparaba el baño, la camisa. Volando realizaba sus compras, sus quehaceres...
¡Con qué impaciencia yo esperaba que volviese, volando de algún paseo por los alrededores! Allí lejos, perdido entre las nubes, un puntito rosado. "¡María Luisa! ¡María Luisa!... y a los pocos segundos, ya me abrazaba con sus piernas de pluma, para llevarme, volando, a cualquier parte.
Durante kilómetros de silencio planeábamos una caricia que nos aproximaba al paraíso; durante horas enteras nos anidábamos en una nube, como dos ángeles, y de repente, en tirabuzón, en hoja muerta, el aterrizaje forzoso de un espasmo.
¡Que delicia la de tener una mujer tan ligera... aunque nos haga ver, de vez en cuando las estrellas! ¡Que voluptuosidad la de pasarse los días entre las nubes... la de pasarse las noches de un solo vuelo!
Después de conocer a una mujer etérea, ¿puede brindarnos alguna clase de atractivos una mujer terrestre?
¿Verdad que no hay una diferencia sustancial entre vivir con una vaca o con una mujer que tenga las nalgas a setenta y ocho centímetros del suelo?
Yo, por lo menos, soy incapaz de comprender la seducción de una mujer pedestre, y por más empeño que ponga en conseguirlo, no me es posible ni tan siquiera imaginar.

Oliverio Girondo
El Lado Oscuro del Corazón

 Argentina,1992
Dirección: Eliseo Subiela.
Guión: Eliseo Subiela según poemas de Mario Benedetti, Oliverio Girondo y Juan Gelman.
Intérpretes: Darío Grandinetti (Oliverio); Sandra Bellesteros (Ana); Nacha Guevara (La Muerte)

viernes, 4 de noviembre de 2011

Sólo abro cajitas

Junto cajitas. Cajitas esmaltadas, cajitas de madera pintada, cajitas de cristal, de porcelana, de metal, de cartón, de nácar, todas chiquitas.

En esas cajitas guardo los pedacitos de la felicidad. Porque la felicidad no es un enorme friso en la pared, sino un rompecabezas de pieza diminutas que se arma de a poquito.

Y no tiene una figura fija, preconcebida, sino varias figuras, todas cambiantes, que pueden variar según los días, según las horas, según los lugares...

Vos me enseñaste eso. Y muchas de esas cajitas tienen partes tuyas. No... no lo aprendí enseguida... me llevó tiempo... Cuando tu vida se apagó, el miedo y la soledad hicieron nudos con mis tripas. Golpeaba todas las puertas con terror de no ser escuchada, de no ser recibida. Y me juraba, cada día, golpear otras puertas y otras y otras, sin importarme quién las abriera, quién sería capaz de oír el sonido de campana al viento que emitía mi corazón... una campana de barco en medio del océano, una campana de catedral en medio del desierto, una campana quejumbrosa con sonido de pena y manantial al mismo tiempo... Hasta que empecé a abrir las cajitas. En una encontré un fósforo, uno de esos fósforos con los que encendías mis cigarrillos, y aunque casi no fumo, prendí uno y traté de hacer espirales con el humo, como hacías vos.

"La cajita de madera,
la misma que contuviera
lapicitos de color,
fue la morada postrera
de aquel que en su vida fuera
su más preciado valor"
En otra encontré unas tierritas de colores, de Purmamarca, y el norte le trajo paz y color al sur de mi inquietud, con su placita de vendedores de pesebres, su aire de celeste transparencia, sus montañas redondas... En la de porcelana, una rosa seca y un papel dobladito: "quinto aniversario". En la de plata, una medalla bendecida de la Virgen de Luján. Arena de la playa mansa, monedita de austral, un coralito africano, una entrada de cine, un boleto capicúa, un anillito que perdió la piedra, un cuarzo casi dorado, una plumita de colibrí... Todos itinerarios de caminos que recorrimos juntos y yo vuelvo a caminarlos llevando tus pasos encima de los míos, ahora que tus pasos no pesan nada porque son de apenas airecito, de apenas aleteo de mariposa, de apenas una lágrima... Ya ves, ya no golpeo puertas, sólo abro cajitas para no estar tan sola. Pero, eso sí, al mismo tiempo, abro también mi corazón...

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Día de los fieles difuntos

¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?


 
Esta celebración se remonta al año 998 donde se instituye por orden del abad San Odilón en todos los monasterios bajo la tutela de la abadía de Cluny; fijando como fecha de celebración el día posterior al de Todos los Santos. 

El homenaje y oración por los difuntos se extendió a todas partes, primero entre los benedictinos y cartujos. En el año 1914 el Papa Benedicto XV autoriza a los sacerdotes celebrar tres días de misa por los difuntos, costumbre que se extendió especialmente en España, Portugal y América Latina. La celebración en algunos lugares se realiza con ofrendas (comida, bebidas, flores y regalos) para ayudar a los difuntos en su camino por el inframundo; se mezclan creencias paganas prehispanas con la celebración cristiana. 

Para los católicos es un día de recogimiento, donde se recuerda a los difuntos y generalmente se asiste al cementerio para rezar por los familiares que ya no están; se acompaña de flores y se orla la tumba del difunto.

La celebración cristiana tiene lugar el día 2 de noviembre. Su objetivo es orar por aquellos fieles que han acabado su vida terrena y, especialmente, por aquellos que se encuentran aún en estado de purificación en el Purgatorio. 

En el mundo anglosajón, la tradición del Día de los Difuntos se ha cristianizado a partir de ritos de celebración de origen pagano heredados de las culturas antiguas celtas, conocida como Halloween que se celebra la noche del 31 de octubre.


MUSEO CEMENTERIO SAN PEDRO.
Medellín, Colombia

Fotografía Las Tres Vírgenes
Autor: Juan Jaramillo 
Propietario actual: Fundación Víztaz

El cementerio de San Pedro, en la ciudad de Medellín (Colombia), fue declarado museo en el año 1998, y Patrimonio Cultural de la Nación en 1999, por el arte funerario y la riqueza arquitectónica, histórica y artística de los mausoleos. Además de la representatividad de algunos de los artistas, comerciantes, industriales y políticos enterrados en él.

Cada dos meses se ofrece el programa Noches de Luna Llena, con visitas guiadas por los principales mausoleos y como complemento, una actividad artística de música, teatro, danza, cuentería o poesía.


lunes, 31 de octubre de 2011

Triqui, triqui, Halloween

Merlín Púrpura

Esta es la noche de Halloweenuna fiesta de la cultura anglosajona que se celebra en la noche del 31 de octubre y que muchos desinformados critican que se haya puesto de moda por considerarla importada de Estados Unidos. En realidad, sus orígenes se remontan a los celtas, hace más de 2.500 años, que celebraban el final del verano y de su año el día 31 de octubre de nuestro calendario (Samhain). El ganado era llevado de los prados a los establos para el invierno. Ese último día, se suponía que los espíritus podían salir de los cementerios y apoderarse de los cuerpos de los vivos para resucitar, pedirles alimentos y maldecirles. Les hacían víctimas de conjuros si no accedían a sus peticiones: me das algo o te hago una travesura, que es la traducción de "Trick or Treat" (Truco o Trato).

Para evitarlo, los habitantes de los poblados celtas ensuciaban las casas y las "decoraban" con huesos, calaveras y demás cosas desagradables, de forma que los muertos pasaran de largo. De ahí viene la tradición de decorar con motivos siniestros las casas y de disfrazarse en la actual víspera de Todos los Santos. Es así pues una fiesta asociada a la venida de los dioses paganos a la vida.


La iglesia de Roma decidió convertir la festividad al catolicismo. Se instituyó el 1 de noviembre como el Día de Todos los Santos, que en Inglaterra se denominó "All Hallows' Day", y la noche anterior "All Hallows' Eve" que posteriormente derivó en  "Halloween".

La fiesta fue exportada a los Estados Unidos por emigrantes europeos en el siglo XIX, hacia 1846. Sin embargo no comenzó a celebrarse masivamente hasta 1921. Ese año se celebró el primer desfile de Halloween en Minnesota y luego le siguieron otros estados. La internacionalización de la noche de brujas  se produjo a finales de los años 70 y principios de los 80 gracias al cine y a las series de televisión.

Halloween es una fiesta basada en el miedo, la muerte, los muertos vivientes, la magia negra y los monstruos místicos. Los "personajes" que se suelen asociar a Halloween incluyen a los fantasmas, las brujas, los gatos negros, los trasgos, los banshees, los zombis y los demonios, así como ciertas figuras literarias como Drácula y el monstruo de Frankenstein.

Los celtas solían disfrazarse con pieles de animales el 31 de octubre y así no ser descubiertos por los espíritus que, según ellos, esa noche recobraban vida. De ahí la costumbre actual de disfrazarse ese día. Los colores tradicionales de Halloween son el negro de la noche y el naranja de las primeras luces del día. Los símbolos tradicionales de esta fiesta también incluyen elementos otoñales como las calabazas y los espantapájaros.

Yo soy muy amigo de los disfraces, como una forma de diversión y, segúnlos sicólogos y sicoanalistas, como una manera de vivir, así sea por unas horas, una nueva personalidad, que se adquiere gracias al personaje que se adopta. Es lo mismo que pasa en carnavales. Como canta Alberto Cortez, "la pura se siente puta y el astado regatea la medida de sus astas".

La fotografía de este post es mi personaje, mi avatar, Merlín Púrpura, inspirado en el famoso mago de la corte del rey Arturo. (Vaya si tenemos coincidencias en nombre de pila y en nick). Es uno de mis disfraces para Halloween, que me hizo mágico, poderoso, aceptado, deseado... pero sobre todo, me sirvió para divertirme muchísimo. Confieso que no sé hacer conjuros. Yo creo que lo único que hace falta es ser uno mismo. El encanto se va descubriendo y la pócima la bebe con gusto quien en realidad quiera conocerme o aprender algo de mi.