domingo, 29 de agosto de 2010

Esculturas Pudorosas

Decía la pintora y crítica de arte Libe de Zulategui en su cátedra de Apreciación Artística, que cada uno puede tener su propio museo personal. Aquellas obras que no podemos comprar ni tener en casa para nuestro disfrute personal, las tenemos en nuestra mente, son las que siempre queremos ver personalmente en Florencia, Roma, París, Madrid, Bogotá, New York...

Mi escultura favorita es el David (de Miguel Ángel), que aún no he visto personalmente. La siguen el Hermafrodita (Museo del Prado), Antínoo (conozco varias versiones del joven amante de Adriano, el emperador romano), La Pietá, el Moisés... En pintura, me encantan las obras de Magrite, Picaso, Botero, Luis Caballero, Goya... Ninguna las puedo tener conmigo, pero muchas las he disfrutado en los museos o en las calles de grandes ciudades. A veces, aun pudiendo fotografiarlas, prefiero dejarlas sólo en mis retinas y mi memoria. Otras veces me encuentro otras no muy famosas, pero que están allí, por las calles, plazas y puentes, "esperando la poca limosna de mirarlas".

Y como decía mi profe Libe, envidia me producen los bebés de aquellas ciudades que desde sus cochecitos van mirando gárgolas, columnas y esculturas cuando sus padres y abuelos los sacan a pasear. Y una inmensa alegría me da sentirme con ojos de niño cuando tengo la oportunidad de encontrarme sorprendido con estas esculturas pudorosas de la Ciudad Eterna.

martes, 17 de agosto de 2010

¿Tiene usted experiencia?

En un proceso de selección de personal para la Volkswagen los candidatos debían responder a la pregunta: "¿Tiene Usted experiencia?" La redacción a continuación transcrita fue efectuada por uno de los participantes. Él fue aceptado y su respuesta se ha convertido en leyenda. Con seguridad siempre será recordado por su creatividad, su poesía y sobre todo por su alma.

Le he hecho cosquillas a mi hermana para que dejara de llorar, me he quemado jugando con una vela, también he soplado una "bomba" de chicle hasta que ella estalle en mi rostro, he conversado frente al espejo y hasta he jugado a ser brujo.

He querido ser astronauta, violinista, mago, cazador y trapecista. Me he escondido detrás de una cortina, pero olvidándome los pies por fuera. Ya he realizado "inocentadas" por teléfono.

Me he mojado bajo la lluvia y he acabado encantado de ello. Ya he robado un beso, he confundido sentimientos, he tomado el atajo equivocado y he continuado andando por lo desconocido.

Ya he raspado el fondo de una olla de arroz por el "cocolón", me he lastimado haciendo la barba al apuro y he llorado escuchando música en un autobús. He intentado olvidar a algunas personas pero descubrí que ellas son las más difíciles de olvidar.

He subido a escondidas al tejado para intentar alcanzar estrellas, también he subido a un árbol para robar una fruta y he caído de la escalera de nalgas. He jurado amor eterno, he escrito en la pared de la escuela, he llorado sentado en el suelo del baño, he huido de casa "para siempre" y he vuelto en un momento. He corrido para no dejar que una persona llore y he quedado solo, en medio de mil personas, sintiendo la ausencia de una sola persona.

He visto la puesta de sol color rosa y anaranjado, me he lanzado a una piscina sin el deseo de volver, he tomado whisky hasta sentir adormecidos mis labios y he observado a la ciudad desde el aire y aún así no he encontrado mi lugar en ella.

He sentido miedo a la oscuridad, he temblado de nervios y hasta casi he muerto de amor pero he resucitado para mirar la sonrisa de alguien especial.

Me he despertado en medio de la noche y con temor a levantarme. He apostado a correr desnudo por la calle, he gritado de felicidad, he robado rosas en un gran jardín.

Me he enamorado y he pensado que era para siempre, pero siempre era un "para siempre" a medias.

Me he recostado en el césped por la madrugada y he visto a la Luna tornarse en Sol, he llorado la partida de mis amigos y he descubierto que luego ellos regresan nuevos y que la vida no es sino un ir y volver sin sentido.

Han sido tantas cosas realizadas, momentos fotografiados por el lente de la emoción guardados en un baúl llamado oración.

Y ahora un formulario me interroga, me empuja contra la pared y me grita "¿Tiene Usted experiencia?". Esa pregunta resuena en mi cerebro: experiencia...experiencia. ¿Será que ser un "sembrador de sonrisas" no es una buena experiencia? No, tal vez no sepan aún de sueños e ideales.

Ahora me gustaría averiguar una pequeña cosa a quién formula esa pregunta: ¿Experiencia? ¿Quién la tiene? Si a cada momento todo se renueva y cambia, si cada día es un constante aprendizaje.

lunes, 16 de agosto de 2010

Besos Usados

Cuando dices que te olvide
Es porque me has olvidado
Pides que desate un lazo
Que ya llevas desatado
¿Cómo se desbesa el beso?
¿Cómo desato un abrazo?
¿Cómo borro una caricia?
¿Cómo se olvidan tus brazos?
Sabes que me es imposible
Dividir en dos los pasos
Y repartir el camino
Sin separar nuestros labios
Y repartir el camino...
Sin separar nuestros labios...

Volverás a amar es cierto
Te enlazarán otros brazos
Vivirás amaneceres
Entrará luz en tu cuarto
Arrumarás mis recuerdos
Como se arruman los trastos
Pero
por más que lo intentes
Ya no olvidarás mis labios
Tus besos eternamente...
Ya serán besos usados...

¿Cómo se desbesa el beso?
¿Quién se queda con lo amado?
Más que caminos corrientes
Nos grabamos con las manos
Porque todo te lo llevas
De mi amor ya tan tatuado
Nunca podrás arrancarte
Lo que te dejé marcado
Si me condenas a perderte
Yo te condeno al pasado
Y el fantasma de mi beso
Vivirá siempre en tus labios
Y el fantasma de mi beso
Vivirá siempre en tus labios

Volverás a amar es cierto
Te enlazarán otros brazos
Vivirás amaneceres
Entrará luz en tu cuarto
Arrumarás mis recuerdos
Como se arruman los trastos
Pero por más que lo intentes
Ya no olvidarás mis labios
Tus besos eternamente...
Ya serán besos usados...

Volverás a amar es cierto
Te enlazarán otros brazos
Vivirás amaneceres
Entrará luz en tu cuarto
Arrumarás mis recuerdos
Como se arruman los trastos
Pero por más que lo intentes
Ya no olvidarás mis labios
Tus besos eternamente...
Ya serán besos usados...

domingo, 15 de agosto de 2010

El turista

Los turistas somos una especie bastante particular. Vamos por las ciudades nuevas (me refiero a las que son nuevas para nuestros ojos), las caminamos de arriba a abajo, fotografiamos todo lo que se nos atraviesa (muévase o no), ataviados con la gorra, las gafas de sol, la "monísima" sombrillita japonesa (por sólo un euro), un plano de la ciudad, el libro de traducción fácil del idioma local, mochila y una o varias cámaras. Nos dejamos sorprender por muchos detalles: una planta, un gato, una escultura, una fachada, unas ruinas milenarias. Caemos exhaustos en las aceras y parques. Nos fotografiamos unos a otros...

Los sentimientos que nos producen las ciudades que visitamos por primera vez pueden ser encontrados. Hay quienes solo dicen que vieron muchas piedras, esculturas y cosas viejas. Otros nos emocionamos, imbuidos por las presencias de antiguos dioses y esclavos; nos dejamos poseer por historias de amor y de guerra, con visiones panorámicas desde las alturas. Soñamos gracias a la memoria atávica. Somos otros. Para luego volver a nuestro mundo habitual (no sé si el real), a repasar de vez en cuando las imágenes de aquellos viajes.


sábado, 14 de agosto de 2010

Amor en Roma

No en vano con las letras de Roma se escribe Amor. Basta pasear por sus calles para verlo. La pareja de turistas que se besan frente a la Fontana de Trevi en lugar (o antes, o después) de lanzar las monedas para volver a la capital de Italia. O los novios-amantes-esposos mayores nativos de allí, que se sientan al atardecer a contarse sus cuitas. Y los grafitis que "cometen" poemas, que gritan "te adoro" o exigen besos hasta en los contenedores de basura.



Roma: ¡me enamoré de ti! Existes para enamorarse y para Amar.

viernes, 13 de agosto de 2010

Declaración de ¿Amor?



"Tienes que saber cuánto te quiero. Tienes que saber lo mal que te trato. Pero lo fundamental, lo más vicioso, guarro, sanguinario e inalterable es que nos malentendemos totalmente el uno al otro."

Richard Burton a Elizabeth Taylor

miércoles, 11 de agosto de 2010

Roma, Ciudad Eterna

Roma, la de los puentes,la de las fontanas,
la de iglesias, catedrales y capillas,
la de las cúpulas prodigiosas, la de esculturas pudorosas,
la de los gatos, la grafitera,
la de bodas llamativas,
la de hordas de turistas exhaustos,
la de columnas sobre cielos inmensamente azules,
la de fuentes de agua fresca,
la de castillos, palacios y palacetes,
la de jardines colgantes,
la de vírgenes en las fachadas, la Vaticana,
Roma, Ciudad Eterna.

Roma, la ciudad donde se quiere volver.

Una ciudad para perderse.

 
Copyright 2009 Lo que (se) me ocurre. Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemesfree