sábado, 29 de mayo de 2010

Ven como seas




La cadena de comida rápida McDonalds está emitiendo en Francia un anuncio en el que se lanza un mensaje para los gays, sobretodo para los más jóvenes.

En el anuncio se ve a un adolescente mirando la foto con sus compañeros de clase cuando le suena el teléfono. Mantiene una corta pero romántica conversación telefónica que acaba con un "Te quiero. Te mando un beso", mientras acaricia a alguien en la foto. Entonces llega su padre quien mira la foto y le dice que es una lástima que en su clase sólo haya chicos, que si no ligaría mucho.

McDonalds acaba el anuncio con un cartel que reza: “Ven como seas”.

Cada vez son más las marcas que dan el paso y se deciden hacer publicidad dirigida a los gays o con algún guiño gay. Pero hay que recordar que sigue siendo un acto de valentía por su parte ya que en numerosas ocasiones acaban sufriendo vetos de los medios de comunicación más conservadores como respuesta a estos apoyos. Aunque también es cierto que la publicidad es un negocio y los "sabios" del marketing conocen de sobra el filón del sector gay como consumidor.

"Ven como seas..." es un buen slogan de una interesante campaña, indudablemente. Pero puede intepretarse de esas dos maneras: Ven como seas, que no nos importa si eres gay, lesbiana, transexual, negro, árabe, gitano, inmigrante, o si haces el pino de revés. Ven como seas: lo que nos interesa es que consumas, que gastes, que nos dejes dinero en caja.

Cosas de la vida moderna. Aceptación, modernidad, tolerancia, mercadeo, público objetivo, ganancias...

viernes, 28 de mayo de 2010

De Amores Platónicos

Encontré la versión gay de You Belong With Me (de Taylor Swift) en el blog La Puta Realidad, en un post titulado Corazones Indomables. Me pareció curioso que se hable de esta situación, que puede ser más común de lo que parece. Pero el corazón o donde quiera que se alberguen los sentimientos, puede jugarnos malas pasadas y nos puede obligar a los amores platónicos, a enamorarnos de quien no se debe, de quien está comprometido, de quien no comparte nuestra línea sexual. Y siempre queda la Amistad, el silencio para no romperla (alguien me dijo una vez que la Amistad es Amor sin Sexo). Y lo malo -o lo bueno- es que en la vida real las historias no terminan como en los videos musicales.

lunes, 24 de mayo de 2010

El premio Nobel no se lo lleva siempre el que más se lo merece

Esta mujer, Irena Sendler, ha muerto sin el Nobel


Irena, de 98 años, acaba de fallecer. Durante la 2ª Guerra Mundial, consiguió un permiso para trabajar en el ghetto de Varsovia como especialista de alcantarillado y tuberías. Pero sus planes iban más allá... Sabía cuales eran los planes de los nazis para los judíos (siendo alemana).

Irena sacaba niños escondidos en el fondo de su caja de herramientas y llevaba un saco de arpillera en la parte de atrás de su camioneta (para niños de mayor tamaño). También llevaba un perro al que entrenó para ladrar a los soldados nazis cuando salía y entraba del ghetto. Por supuesto, los soldados no querían tener nada que ver con el perro y los ladridos ocultaban los ruidos de los niños. Mientras estuvo haciendo esto consiguió sacar de allí y salvar 2500 niños. Los nazis la cogieron y le rompieron ambas piernas, los brazos y la pegaron brutalmente.
Irena mantenía un registro de los nombres de todos los niños que sacó y lo guardaba en un tarro de cristal enterrado bajo un árbol en su jardín. Después de la guerra, intentó localizar a los padres que pudieran haber sobrevivido y reunir a la familia. La mayoría habían sido llevados a la cámara de gas. Aquellos niños a los que ayudó encontraron casas de acogida o fueron adoptados.
En años pasados Irena fue propuesta para recibir el Premio Nobel de la Paz... pero no fue seleccionada: Se lo llevó Al Gore, por unas diapositivas sobre el Calentamiento Global.

Gran mensaje, especialmente el de la viñeta. ¡No permitamos que se olvide nunca!
In MEMORIAM - 63 YEARS LATER
In Memoriam - 63 años después




Traducción de las viñeta:

Niña: Tengo que decirle, señor... Lleva en su brazo un tatuaje mortalmente aburrido. Es sólo un montón de números.

Señor: Bueno, tendría tu edad cuando me lo hicieron. Lo mantengo como un recordatorio.

Niña: Oh! ... Un recuerdo de días más felices.

Señor: No, de un tiempo en el que el mundo se volvió loco.Imagínate a ti misma en un país en el que tus compatriotas siguen la voz de un político extremista al que no le gusta tu religión. Imagínate que te quitan todo, que a toda tu familia la envían a un campo de concentración para trabajar como esclavos, y ser asesinados sistemáticamente. En este sitio te quitan hasta tu nombre para ser sustituido por un número tatuado en tu brazo. Se llamó El Holocausto, cuando millones de personas perecieron sólo por sus creencias...

Niña: Entonces lo lleva para acordarse el peligro de las políticas extremistas.

Señor: No, cariño. Para recordártelo a ti.


Han pasado más de 60 años desde que terminó la Segunda Guerra Mundial en Europa. Este texto está circulando en memoria de los 6 millones de judíos, 20 millones de rusos, 10 millones de cristianos y 1.900 sacerdotes católicos que fueron asesinados, masacrados, violados, matados de hambre y humillados con los pueblos de Alemania y Rusia mirando al otro lado. Ahora, más que nunca, con Iraq, Irán y otros proclamando que el Holocausto es un mito, es imperativo asegurarse de que el mundo nunca olvide,

miércoles, 19 de mayo de 2010

¡Vaya superficialidad!

"No podría enamorarme
de alguien que no sabe
quién es Gucci".

Carmen Lomana, millonaria, pija, estirada, friki, fenómeno del papel couché y de la tele, participante en Más Que Baile...


Carmen Lomana es un personaje del mundo del “famoseo” español que a pesar de que parece estar viviendo actualmente un auge de popularidad desmedido, gracias a que las televisiones han visto en ella un filón, no es que fuera muy conocida hace poco más allá de su selecto círculo de amistades de las “altas esferas”.

A Carmen Lomana no se le conoce profesión alguna, más allá de ser objetivo de televisiones como digo dado que es por lo visto una experta tanto en moda, como en decoración y todo lo que tenga que ver con llevar un vida de lujo.

De hecho para muchos se dió a conocer a través de las cámaras de TVE cuando se emitió un reportaje sobre la crisis, bajo el título “Los ricos también lloran” y donde ella aparecía como la más “fashion” y una de las pocas que parecía no estar notando el complicado periodo de recesión económica que todavía más de uno sufre.

A pesar de esta imágen “frívola” que muchos pueden tener de Lomana, lo cierto es que según ella misma explica su vida quedó marcada tras la muerte de su marido Guillermo Capdevila, un diseñador industrial chileno que murió en accidente de coche y del que heredó más de 1.000 patentes que la hicieron millonaria, además de tener que ocuparse de sus empresas.

De joven trabajó incluso como relaciones públicas del Banco Santander y no tiene hijos, aunque perdió uno estando embarazada.

Encumbrada a los altarse actualmente gracias a programas como “Sálvame“, Carmen Lomana sigue dando que hablar y ahora además baila ya que es una de las actuales participantes del programa de Telecinco “Más que baile“.

lunes, 17 de mayo de 2010

¡Sin Palabras!




sábado, 15 de mayo de 2010

Para la nostalgia

He recibido este power point y no pude dejar de sentir nostalgia por los tiempos idos, además de aparcar en mi cara un sonrisa monalisa por ciertos anuncios, objetos y aparatos que causaron furor en su tiempo. Algunos tienen un sabor vintage (tan de moda en esta época, como la misma palabreja) y otros un toque kitsch.

Ah, ¡mucho ojo!: ¡Si conoces un buen porcentaje de ellos y lo comentas, pueden adivinar tu edad! No vale decir que lo leíste en un libro o en internet o que tu abuela te hablaba de ello.

martes, 11 de mayo de 2010

Apiádate de nosotros

Una Oración en el Camino de Santiago
Inspirada en el poeta brasileño Vinicius de Moraes

«Tened piedad de los que tienen piedad de sí mismos y se consideran buenos e injustamente tratados por la vida porque no merecían lo que les sucedió –pues éstos jamás conseguirán sostener el Buen Combate–. Y tened piedad de los que son crueles consigo mismos y sólo ven maldad en sus propios actos y se consideran culpables por las injusticias del mundo, porque éstos no conocen Tu ley que dice: `Hasta los hilos de tu cabeza están contados´.

»Tened piedad de los que mandan y de los que sirven muchas horas de trabajo y se sacrifican a cambio de un domingo donde está todo cerrado y no existe lugar a donde ir. Pero tened piedad de los que santifican su obra y traspasan los límites de su propia locura y terminan endeudados o clavados en la cruz por sus propios hermanos, porque éstos no conocerán Tu ley que dice: `Sed prudentes como las serpientes y simples como las palomas´.

»Tened piedad de los que comen y beben y se hartan, pero son infelices y solitarios en su hartazgo. Pero tened más piedad aún de los que ayunan, censuran, prohiben y se sienten santos y van a predicar Tu nombre por las plazas, porque éstos no conocen Tu ley que dice: `Si yo testifico respecto a mí mismo, mi testimonio no es verdadero´.

»Tened piedad de los que temen la Muerte y desconocen los muchos reinos que recorrieron y las muchas muertes que ya murieron y son infelices porque piensan que todo acabará un día. Pero tened más piedad de los que ya conocieron sus muchas muertes y hoy se juzgan inmortales, porque desconocen Tu ley que dice: `Quien no nazca de nuevo no podrá ver el Reino de Dios´.

»Tenedla de los que no creen en nada, porque ellos nunca oirán la música de las esferas. Pero tenedla más aún de los que poseen la fe ciega y en los laboratorios transforman mercurio en oro y están rodeados de libros sobre los secretos del tarot y el poder de las pirámides, porque éstos no conocen Tu ley que dice: `Es de los niños el reino de los cielos´.

»Tened piedad de nosotros, Señor, porque muchas veces pensamos que estamos vestidos y estamos desnudos, pensamos que cometemos un crimen y en verdad salvamos a alguien. No os olvidéis en vuestra piedad que desenvainamos la espada con la mano de un ángel y la mano de un demonio sosteniendo el mismo puño. Porque estamos en el mundo, continuamos en el mundo y Te necesitamos. Necesitamos siempre Tu ley que dice: `Cuando os mandé sin bolsa, sin alforjas y sin sandalias, nada os faltó´».

jueves, 6 de mayo de 2010

Y tú, ¿qué basuras atesoras?

Acabo de quedar sobrecogido con un post de El Blog que Thiago, una maravillosa metáfora sobre el Síndrome de Diógenes, en el cual no habla de esa cantidad de cosas materiales que atesoran quienes sufren ese terrible mal, sino de lo que podrían encontrar las autoridades sanitarias si entraran a hachazos en nuestro interior personal.

Thiago habla de un pobre desgraciado, solitario y sin amor, que atesora restos de polvos mal echados que cubren toda la estancia, paseos sexuales y anónimos que sólo dejan más soledad y hastío, desilusiones cazadas en las discotecas de moda, incomprensiones de amigos y compañeros, desengaños, cuernos, infidelidades, críticas y mentiras; recuerdos mezclados con sinsabores; poemas sin concluir y sin entregar, fotos en blanco y negro convertidas en sepia por el tiempo... Todo esto cubría a un pobre hombre, al que aun le late el corazón, pero cuya alma está completamente rota.

No sé qué podría añadir a tan excelente inventario: Quizás desatinos, desesperanzas, ilusiones por amores que nunca fueron ni serán, errores mal explicados y nunca perdonados; palabras mal expresadas y deseos no satisfechos; ausencias inexplicables y consuelos que no llegan; caminos no desandados...

¿Cómo liberarse de la basura que nos ancla a un sitio, a esa habitación llena de cosas obsoletas que pesan tanto? ¿Existe un triturador de recuerdos? ¿Un desintegrador de emociones? ¿Cómo se puede andar ligero de equipaje? ¿Quién nos da una mano para limpiarlo todo y comenzar de nuevo?

Ilustración de J. Caro(Córdoba, España)realizado para el suplemento literario "Cuadernos del Sur" del diario Córdoba.

miércoles, 5 de mayo de 2010

Si te matas, me suicido

Por: Héctor Abad Faciolince


La historia es triste y muy simple. Sucedió hace 15 días en Bogotá. Ángelo González, un niño de 13 años, buen estudiante, tranquilo, alegre, para no tener que pagar el pasaje del Transmilenio, intentó colarse en el sistema saltando la barrera por un lugar prohibido. En ese momento llegaba el bus, que lo arrolló.

Su cuerpo quedó aprisionado debajo de las llantas, muerto. La falta fue del niño, no del conductor. Pero la falta del niño debe matizarse mucho cuando se piensa en lo que quería hacer: ahorrarle 1.600 pesos a su familia. Tres días después de la muerte trágica del hijo, su padre, Jorge González, enfermo de culpa y dolor, apuntó una pistola contra su pecho y disparó.

Si yo tuviera 13 años y viera que en mi casa hacen mucho esfuerzo para pagarme el pasaje del bus, intentaría colarme. Si yo fuera padre y un bus aplastara a mi único hijo porque él intentó ahorrarse el pasaje, que quizá yo le di refunfuñando por el alto costo del transporte, me darían ganas de matarme. Estoy de acuerdo con Ángelo y con Jorge: los dos hicieron algo que no es absurdo sino muy comprensible. Su historia me conmueve y lo único que espero es que esa tragedia sirva de algo.

Si Colombia creyera de verdad que la educación de todos los jóvenes —ricos y pobres— es fundamental para nuestro desarrollo, y para el pleno desarrollo de cada ser humano, tomaría una medida que no es impracticable para el presupuesto nacional: los estudiantes, todos los estudiantes matriculados en cualquier institución, entre los 5 y los 25 años, deberían tener subsidiado por el Gobierno su transporte. Estar matriculado debería equivaler a tener el transporte público pagado.

Echen números: si uno se gana 600 mil pesos mensuales y es padre de familia, la cuenta del transporte público para un hijo estudiante es la siguiente: 3.200 pesos diarios por cinco días a la semana: 16 mil. Por cuatro semanas: 64.000. Si tiene tres hijos (como era el caso de la familia González) en solo pasajes se van 192 mil pesos, y eso contando solo dos viajes al día y ninguno el fin de semana. Si los padres también toman el bus, la cifra sube hasta 320 mil pesos. Esta es una
familia colombiana corriente: tres hijos, padre y madre, salario mínimo. Si un tercio del salario mínimo se va en el transporte de los hijos, si más de la mitad del salario mínimo se va en el transporte de la familia, es imposible sobrevivir. Es como si una familia que gana 6 millones de pesos al mes se gastara en el solo transporte 3 millones: sería desesperante, imposible de aguantar.

¿Cómo financiar el transporte a los estudiantes? No soy político ni legislador ni economista. Pero creo que costaría menos de lo que nos gastamos en balas de fusil, en corbetas, aviones de guerra y helicópteros artillados. Menos de lo que se roban los paramilitares metidos en las empresas de salud. Hemos crecido con la mentira de que Colombia es un país muy pobre. No es tan pobre. Es un país saqueado por los ladrones y por los corruptos. Cuando haya un gobierno nuevo que no robe y que esté interesado en la educación, cosas como esta que propongo se podrían hacer. Tenemos con qué.

En estos días, conversando con un campesino que ordeña vacas a 9 kilómetros de la cabecera municipal, éste me dijo que, aunque era gratis, él no podía mandar a sus dos niñas a la escuela. ¿Por qué? Porque la cuenta no le daba: 8 mil pesos diarios, por 20 días al mes, son 160 mil pesos. Como trabaja por horas, gana menos del mínimo. Las niñas no se pueden ir a pie. Tiene un buen motivo para no mandarlas. El Estado tiene que asumir al menos parte de este costo de la educación: el transporte. ¿Cómo? Sacándonos a los ciudadanos más pudientes, a través de impuestos, el dinero para pagarlo. Los estudiantes, todos, deben tener asegurado algún transporte público subsidiado. Es un mínimo acto de justicia social. Indispensable. Para que niños de 13 años no se vuelvan a matar por ahorrarse el pasaje; para que padres de 53 años no se suiciden por la pena moral.

lunes, 3 de mayo de 2010

A propósito de un reportaje

Pirry:

Desde siempre lo he admirado y me ha gustado mucho cada uno de sus programas, de hecho en algunas ocasiones le he manifestado a través de correos mis felicitaciones por su gran labor y por el toque especial que le da a sus notas; sin embargo, triste y afectada por el programa de hoy, decidí expresarle mi desacuerdo.

Tengo 23 años y soy una Comunicadora social y Periodista Paisa. Toda mi vida he vivido aquí en Medellín y crecí en medio de la violencia traída por Pablo Escobar y por muchos otros que han querido dañar nuestra ciudad y nuestro país, incluyo aquellos politiqueros y presidentes que solo se han dedicado a pasear y a gastarse nuestras esperanzas de un mejor país.

En realidad nunca había sentido rabia ni dolor por aquellas notas que hablen mal de Medellín, no me da rabia de un “Capo” (de RCN) donde se recalcaba lo paisa y lo malo que era, no me da rabia de una Rosario Tijeras (de RCN) donde cada día se encochina más Medellín, simplemente porque yo sé que no es verdad, porque los años pasan y la ciudad ha cambiado, porque hay muchas personas que han hecho cosas realmente buenas, porque un buen alcalde como Fajardo le apostó a la educación y se crearon escuelas y parques bibliotecas en sitios muy marginados (en esas mismas comunas donde grabó su programa) pensando en aquellos niños y jóvenes que debían tener un mejor futuro; se pensó en potenciar sus talentos para que dieran lo mejor a la sociedad, lo mejor a Medellín.

Y ni que hablar de los Juegos Suramericanos, porque en su programa no se habló de la logística, de los voluntarios de todos los estratos que fueron capacitados para participar en este magno evento (entre esas mi mamá que tuvo 9 meses de preparación); de la convocatoria y preparación a los artistas callejeros que fueron quienes se lucieron en la inauguración (Circo Momo); de toda una ciudad que se transformó y se empoderó no solo mostrando su mejor cara; qué pesar de la gente y lo incluyo a usted, que dice que NO SE PUEDE TAPAR EL SOL CON UN DEDO, como sería que la Villa Suramericana para los deportistas se construyó en uno de los barrios más marginados de la ciudad, que tristeza que esto primero lo reconoció la periodista sueca Frida Bergsten antes que usted, que la ciudad se mostró tal cual como es, sin ocultar nada...y eso que usted dice querer a Medellín.

Pero violencia la hay en toda parte, qué decir de Ciudad Bolívar, del centro de Bogotá, del Distrito en Cali, de la parte del Norte en Bucaramanga, del Pozon y la Paz en Cartagena (donde le robaron su cámara), de la Chinita en Barranquilla… solo que éstas no dan tanto rating, o ¿qué nueva novela está preparando RCN? Maldad la hay y la va a haber en todo lado, lo que hace la diferencia es apostarle a cambiar esta realidad y de eso si no se habla.

Realmente dudo mucho que vea la segunda parte, porque no creo que en su investigación se haya dedicado a profundizar en lo bueno que sucede en Medellín, solo quienes vivimos aquí y quienes nos visitan saben que no es un cliché hablar de la amabilidad y la sinceridad de la gente y de los proyectos sociales que nacen cada día… como será que muchos de los atletas que visitaron nuestra ciudad pensaban que el metro había sido construido para ellos y no que llevaba 15 años de funcionamiento, porque para nosotros es toda una cultura, la cultura metro.

En fin, no terminaría las cosas buenas que tiene nuestra ciudad para ofrecer y nunca he sido regionalista, soy realista y muy optimista; lo invito a que salga de visitar las comunas y el Parque Lleras y que sus ojos no solo se dediquen a criticar.

Ah, y una última cosita, en el "Parlache" no se dice gorronea, se dice GONORREA y es un insulto que se refiere a la enfermedad de trasmisión sexual.

Paulina Lugo Alzate.

domingo, 2 de mayo de 2010

Medellín vista por una periodista sueca

Suramericanos con mirada sueca

La sinceridad de los organizadores de los Juegos Suramericanos con la situación de la ciudad es asombrosa. El solo hecho de hospedar a los deportistas en la Villa Suramericana gana medalla de oro, porque no oculta la pobreza de un amplio sector de Medellín.

Frida Bergsten Medellín Publicado el 28 de marzo de 2010

Más segregacionista es Malmö, la tercera ciudad más grande de Suecia. Más indiferente es Malmö. Allá no se destaca lo feo y mucho menos se enorgullecen de ello. La sinceridad en los Juegos Suramericanos en Medellín es asombrosa, admirable. Los deportistas se hospedan en la Villa Suramericana, que está ubicada en la estación Aurora, al final de la línea J del metro cable. La subida allá es impresionante, un paisaje con mucha pobreza y casas nunca vistas en Suecia.

Pero el solo hecho de hospedar a los deportistas en esta montaña muestra confianza y respeto por la gente de la zona, a la cual no había subido, por miedo, por ignorancia, o porque los extranjeros, como yo, supuestamente no deben subir allá.

Lo ignoramos, así uno se olvida que existe. Ese sería el pensamiento y la actitud en cualquier otra esquina del mundo, de cualquier ciudad con el honor de ser anfitriones de unos Olímpicos, un mundial, unos juegos Suramericanos. Pero ni a Suecia, mi país natal, que es uno de los más seguros y desarrollados del mundo, se le habría ocurrido hospedar a los deportistas en "Rinkeby", la Aurora de Estocolmo. A los suecos les daría un paro cardíaco donde "Rinkeby" fuera la imagen de Suecia. Ojalá aprendan de Medellín, aunque el primer paso es que se enteren de la existencia de los juegos, de los cuales ni se habla. Y ojalá que la próxima vez sí me dejen entrar a la Villa Suramericana, porque ni eso pude, no me habían alcanzado a acreditar, y el hecho que era periodista sueca no importó.

Durante mi visita en Medellín en septiembre del año pasado me contaron sobre los grandes juegos que vendrían a la Ciudad de la Eterna Primavera. Nunca los había escuchado, jamás los había visto en la televisión y nunca había leído un artículo sobre el tema en la prensa sueca. Los juegos "olímpicos" de Latinoamérica, un continente entero, son completamente ignorados en Suecia y seguramente en los otros países nórdicos y me atrevería a decir en los demás países de Europa.

Barra de amor para todos

Medellín: ¿Cómo se describe la ciudad con solo una palabra, corta y concreta al estilo sueco? ¿Moda, narcotráfico, clima, inseguridad, rumba, metro? No, amor. Amor por la ciudad, y amor por los demás, por los brasileños, peruanos, venezolanos, suecos, franceses, tailandeses, nigerianos, la lista es infinita. Nunca he conocido una ciudad con tanto amor por los extranjeros, ya es tanto que da miedo invitarlos a Colombia porque el mayor peligro es que se queden, como dice alguna campaña publicitaria. Tanto es el amor de esta ciudad, que Bienestar Social de la Alcaldía creó un programa de barras deportivas, conformadas por 200 habitantes de calle con discapacidad cognitiva y miembros de grupos juveniles de la comuna 13, que eligió apoyar a Brasil y a Argentina.

Se prepararon pompones y porras, y ánimo para gritar como locos. El pasado jueves fueron 30 de estos héroes a un partido de baloncesto entre Uruguay y Argentina, uniformados con camisetas rojas y pintados de carnaval en el rostro. "Argentina, Argentina, que la metan", exclamaban eufóricos al ritmo de un tambor y una guacharaca.

Era el grupo del coliseo que más bulla hacía: imposible que los argentinos no percibieran su presencia. Hasta los uruguayos estaban felices con la barra, que realmente iba por los dos equipos y se gozó todo el partido. "Yo le tengo mucho cariño a Argentina desde el fútbol, Colombia es mi país y le hemos hecho mucha barra, pero hoy hago fuerza por Argentina", contó una mujer de la barra en voz alta tratando de ganarle a las porras de sus compañeros. Otra del combo narró que había quedado ronca de tanto gritar el día anterior en otro partido.

Televisores y perros

Pinchos de butifarras, perros con un equipaje increíble, piñas rellenas de helado y salsas, mango biche con sal y obleas. Colombia es una locura, con muchas cosas deliciosas. Pero me quedo sin las solteritas, nunca había probado algo tan extraño.

El sitio de rumba donde se celebran los triunfos deportivos es "Möllan", parecido a la 70 de Medellín, la zona rumbera antigua donde también los aficionados van a festejar los triunfos.

En esta larga calle, en una esquina, está un puestito de perros y hamburguesas, que ya porque los he visto varias veces no me asombran tanto. Debajo de la plancha grasosa tienen un mini televisor, esto es suficiente para ganarse el premio de fantasía. Este aparato no es precisamente para uso de sus dueños, existe para que los transeúntes interesados en los juegos puedan verlos. Una muestra más por el ingenio paisa, y de su amor por los demás.

El paseo por la 70 continúa, es impresionante la transformación que ha tenido la zona, y toda la ciudad de hecho. La gente se ve muy calmada y contenta, más alegre porque la acera por fin creció al doble. Wembley´s fútbol, un sitio con canchas sintéticas de fútbol tenía muchas esperanzas en los juegos. Todo el sitio fue reformado, por obligación, y les sugirieron aprender inglés.

"Los juegos no han cumplido la expectativa en mi negocio, la villa queda muy lejos de acá. Pero no importa, estamos en Medellín, y si la ciudad está contenta yo también", contó el administrador Edgar Alejandro Rivas Duque mientras le vendía unos chicles a un futbolista bañando en sudor.

Saliendo a coger el metro hay un grupo de brasileños con sonrisas más grandes que una media luna, y con razón- Augusto Dutra, de solo 19 años, acaba de ganar medalla de oro en salto con garrocha. "Estoy feliz de estar acá, muchas felicitaciones para la ciudad por ser tan agradable y limpia", anotó en un "portuñol" que enamora.

Un metro a imitar


Me parece muy bonito ver los diferentes acentos y los diferente tipos de personas reunidos en Medellín. Al escuchar el "cantadito" chileno fácilmente creo que estoy parada en una calle común y corriente de Suecia, pues allí viven muchos chilenos. Pero me desinflo cuando trato de hablar con unos deportistas de ese país en el metro y me tratan como una hormiguita, ignorada completamente.

Después de la larga jornada, se hace tarde, en Suecia el peor enemigo sería el clima que invita a encerrase en la casa; en Medellín, por el contrario, el clima es el mayor amigo e invita a quedarse fuera. De todas formas era hora de irme a casa y cogiendo el metro fue una sorpresa más. Con organización y limpieza impecable, mejor que la del metro de Paris, Estocolmo, Londres, Madrid, Budapest y el de Oslo. Continué el regreso a casa tomando un taxi, con temor por la hora tan avanzada. Y finalmente una sorpresa más: el taxista, me trató como si fuera un papá, y esperó cuidándome durante 10 minutos mientras me abrían la puerta de la casa. Esto es una prueba más del amor de Medellín y su gente.


Contexto

Rinkeby no es una Villa Suramericana. Rinkeby es un barrio de Estocolmo que queda al este de la capital, y es uno de los más pobres de Suecia.

El barrio tiene aproximadamente 15 000 habitantes y la mayoría son inmigrantes. Estadísticas del 2008 mostraron que casi 90 por cientos son de otros países, la mayoría de Asia y África.

Con toda certeza, al gobiero sueco nunca se le ocurriría organizar un evento como unos Olímpicos o un mundial en un barrio como Rinkeby. Y menos, hospedarían a las grandes estrellas en una zona tan pobre, todo por no mostrar una imagen afectada.