jueves, 31 de diciembre de 2009

¡Un feliz año para tí, un feliz año para tod@s!



Un feliz año pa' tí, un feliz año pa' ella, una feliz año pa' todos, ¡Un feliz Año!, cantaba una vieja canción tropical colombiana. Y como en estos días se repite lo mismo y no quiero dejar de mencionar a nadie involuntariamente, sólo quiero decir que deseo que los próximos 365 días traigan a todas y cada una de las personas que se han cruzado en mi camino, para bien o para mal, todo lo bueno, saludable, amoroso, creativo, enriquecedor que merecen y necesiten. A todos los que me enseñan a ser mejor persona y a los que me enseñan a no ser como ellos. A los críticos. A quienes me quieren y lo demuestran cada día. A quienes me exigen. A quienes me echan una mano cuando lo necesito, aun sin pedirlo. A quienes me dan la oportunidad de servir. A quienes me regalan una sonrisa, un abrazo o un consejo. A quienes me han brindado su amistad incondicional durante años y años sin perder la fe en mi. A quienes me hacen saltar el corazón con su sola presencia. Para todos(as), ¡Felices nuevos 365 días!

lunes, 28 de diciembre de 2009

Consejos para una vida feliz

Garfield, el famoso gato devorador de lasañas, nos aconseja algunas cosas para una vida, si no feliz, al menos más tranquila. ¿Será así de fácil?

¿Qué tal poner estos consejos como propósitos, no a partir del 1 de enero, sino a partir de ahora mismo?

domingo, 27 de diciembre de 2009

¡Esta ciudad me gusta!

Zaragoza, la ciudad de las culturas, antigua y moderna, donde vivo hace 9 años. Es una ciudad que me gusta. Por cómoda, manejable y amable. Me sorprende a veces, me defrauda otras, pero así son los amores. Aquí obtuve la nacionalidad española, aquí homologué mi título. Aquí he amado, llorado, perdido y ganado. Aquí he conocido gente maravillosa, amigos entrañables y amores inolvidables. A ratos siento que soy de aquí, pero no tanto como de mi amada Medellín. Pero uno es de donde vive, sueña y crece. Esta es mi "otra" ciudad. ¡La que me gusta!

viernes, 25 de diciembre de 2009

El Niño del Contenedor

La Parroquia de San Francisco de Asís, regentada por los Capuchinos en Zaragoza, tenía esta mañana en la misa de Navidad, frente al altar, una imagen de un Niño Dios de yeso recientemente restaurada. El celebrante de la Eucaristía contó que llegó a la iglesia de manos de un vecino que la encontró en un contenedor de basura. Por eso le renombraron como el Niño del Contenedor. Una anécdota más, si uno olvida que en esta ciudad han encontrado niños recién nacidos arrojados al cubo de la basura por sus madres que los acaban de parir. O que también hay niños que solo se alimentan de lo que tiran de los supermercados. Sí, eso pasa también en España (como en América Latina o en África).

Reflexioné también sobre el significado de la Navidad en estos tiempos que corren. A mi modo de ver, es una celebración que de religiosa tiene poco. Esta bien que los templos de llenan de gente, pero afuera sólo se ve gente de prisa y corriendo, comprando compulsivamente más de lo que necesitan, presumiendo ante sus vecinos sobre quien pone la comida más cara en la mesa . Yo creo que si preguntáramos al azar a la gente sobre la verdadera historia de la Navidad, muchos no sabrían contestar que fue el Pobrecillo de Asís quien construyó el primer pesebre, por allá en el siglo XIII, ni que fue la representación del nacimiento de Jesús en un humilde lecho de paja en una pesebrera. Ni se acordarían que es la fecha de la familia, de estar reunidos, de compartir.

He oído esta semana más de un comentario sobre la Navidad. "Qué pereza la cena familiar"... "Me tengo que aguantar a las cuñadas"... "Hay que fingir que somos felices, que nos queremos, aunque no nos llamemos ni una vez al año"... Y sé también que muchas de esas celebraciones en familia se convierten en un enfrentamiento verbal y hasta físico al calor de las bebidas alcohólicas.

Y sé de quienes hoy, en la celebración del cumpleaños de Jesucristo, se declaran ateos, propician la retirada de los crucifijos en las aulas de las escuelas, no se casan por el rito católico pero bautizan a sus hijos y decoran sus casas con "belenes" y árboles de Navidad y Coronas de Adviento y el significado de esta fecha no lo conocen. Y me pregunto: ¿Somos o no somos? ¿De que lado están?

Para mí la Navidad este año ha sido ver que una madre que se quedó paralítica por un accidente, lo primero que hizo después de año y medio en el hospital, fue un viaje de casi 24 horas hasta Venezuela, sola, en su silla de ruedas, para buscar a su hijo de 10 años. Me decía hoy que la alegría más grande ha sido volver a abrazar a su chico y dormir con él. Le contesté que a mi me parecía que eso debió sentir la Virgen María cuando pudo tener a su Hijo en brazos al momento de nacer.

Mi Navidad es acordarme y acompañar a la mujer que desde hace dos meses llora la muerte de su hijo. La que no entiende que él no soportara la vida mientras otros tantos, más desgraciados, menos afortunados, lo que viven en las calles o duermen en los portales, aún tienen ganas de seguir luchando. Mi Navidad es acordarme de mi madre, que como muchas, pasan la nochebuena solas, sin compañía, porque sus hijos viven en un lejano país o están comprometidos con la cena de sus suegros.
La Navidad es el recuerdo del Nacimiento del Niño Dios, el que pasó por el mundo hace más de dos mil años pregonando aquello de "Amaos los unos a los otros" y cuyas palabras no pasarán. Y esto es tan cierto como que ni con las campañas publicitarias, ni con el comercio descarado de su memoria ni con la vanalización de su venida al mundo, ni con las malas acciones de sus "representantes", su nacimiento carnal sigue siendo motivo de festividad.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Una historia real

Copio aquí el artículo de Paulo Coelho, publicado en El Heraldo de Aragón.



Una Historia Real


En una fría mañana de enero, un hombre se apostó en la entrada de una estación del metro de Washington y se puso a tocar el violín. Durante 45 minutos, los que pasaban escucharon pasajes de las seis piezas de J. S. Bach que fueron ejecutadas. Como era hora punta, se calcula que por allí pasaron miles de personas, la mayoría dirigiéndose directamente al trabajo.

En los tres primeros minutos, un señor mayor se dio cuenta de que había alguien tocando alguna música. Frenó el paso, miró por un instante y siguió su camino. Inmediatamente después, el violinista recibió su primera propina –un billete de un dólar–, que dejó caer una mujer que ni siquiera se detuvo a preguntarse qué música estaba siendo interpretada. Un poco más tarde, alguien se apoyó en una columna, donde permaneció unos cinco minutos. Luego miró el reloj y se fue en dirección a los trenes.

El primer ser humano que realmente prestó atención a lo que allí estaba sucediendo fue un niño de unos tres años. Su madre tenía prisa, pero el niño insistía en escuchar un poco más. No hubo manera: se lo llevaron a rastras, aunque él mantuvo todo el tiempo la cabeza vuelta hacia atrás. Ocurrió lo mismo con otros niños: todos los padres, sin excepción, forzaban a sus hijos a seguir caminando tras esperar allí con impaciencia entre dos y tres minutos.

Durante los 45 minutos que estuvo tocando, el violinista consiguió 32 dólares y tuvo seis espectadores. Al final no hubo aplausos ni nadie que pidiese un bis. Una mujer, en un momento dado, dijo que lo había visto el día anterior (ella fue la única persona que paró de verdad para escucharlo) y añadió que sentía una gran admiración por su trabajo.

El violinista se llama Joshua Bell y el experimento fue completamente filmado por el periódico The Washington Post.

Dos días antes del experimento del metro, Bell había llenado un teatro de Boston con espectadores que, como mínimo, pagaron 100 dólares por verlo. Tanto en el teatro de Boston como en la estación de metro, el músico empleó un Stradivarius, un violín valorado en 3,5 millones de dólares. Las piezas interpretadas se consideran las más difíciles de Bach para tal instrumento. Cuando el periodista le preguntó lo que había sentido, Bell no escondió su decepción: las personas eran incapaces de reconocer la belleza si no se encontraban dentro de los parámetros considerados normales para poder apreciar una obra de arte.

La idea del periódico The Washington Post fue justamente ésa: realizar un ensayo sociológico sobre el comportamiento del ser humano. Las personas, al pasar junto a algo absolutamente sublime, teniendo en ese momento otras ideas en la cabeza (en este caso concreto, la ida al trabajo, con la incapacidad de distraer la atención hacia lo que sucede alrededor, más la tendencia a pensar mediante tópicos del tipo «todos los músicos del metro son unos fracasados que no consiguen ir más allá de un límite ínfimo de talento»), no le prestan la más mínima atención.

¿Me habría detenido yo a escuchar a Joshua Bell? No lo sé. Creo que, como todo el mundo, yo también estoy condicionado por los ritos del arte, como son los teatros, los precios caros y cosas de ese tipo. Pero la noticia me sonó como una alerta: si no disponemos de un momento para pararnos y escuchar a uno de los mejores violinistas del mundo, ¿qué cantidad de otras cosas bellas no estaremos perdiendo en nuestra vida?

domingo, 13 de diciembre de 2009

Después de mí, epitafios

Mi cuerpo es mi obra de arte. Mi manifestación política. No tengo un cuerpo propio. No me pertenece. Mi cuerpo siempre fue el cuerpo de otros. Así que lo hago desaparecer. Voy a transformarlo hasta que no se entienda. Hasta que no pueda ser nombrado .
Gemischt

Andronym y Gemischt son dos creadores sin identidad al igual que el célebre grupo The Residents, el grafitero Bansky y tantos otros artistas que se mantienen bajo el anonimato. Se desconocen sus nacionalidades, edades, domicilios y por supuesto sus verdaderos nombres. Únicamente se sabe que trabajan juntos desde el año 2000 y que residen en Berlín. Sus obras han girado hasta hoy entorno al tema La identidad y sus vidas se han convertido en sus propias obras de arte. Se denominan a sí mismos como accionistas. Para poder ver su obra tienes que pasear por las calles de Berlín. En ellos podrás encontrar pintadas, adhesivos, instalaciones urbanas e incluso puede ser que a ellos mismos en plena acción. En su última obra trabajan sobre la Identidad de Género y todas están firmadas bajo el nombre de Genderless.

Basada en esta idea, el
Colectivo 96º presenta por estos días en Zaragoza la obra experimental Después de mí, epitafios, que pretende cuestionar el concepto de identidad y profundizar especialmente en la identidad de género. Para ello crean una representación dentro de otra. Toda la pieza es en sí misma una mentira. De esta manera cuestiona la irrealidad en la que vivimos al aceptar unos códigos sociales.El espectador asiste a una seudo-conferencia, un documental y la visita a los blogs de los artistas. Lidia González Zoilo y David Franch, los actores, hablan con el público sobre la identidad de género en una especie de coloquio en el que exponen e ilustran que la identidad de género no es más que un código socialmente adoptado. Se preguntan si esa identidad está en la cabeza, en el corazón o en los genitales. Nos hacen dudar del significado de un hombre travestido en mujer posando para un fotógrafo sobre una retroescavadora. Cuestionan los significantes del vestuario masculino o femenino, las actitudes que adoptamos si tuviésemos que ubicarnos en espacios marcados para hombres, mujeres, sin género... Evocan obras de arte con sus cuerpos desnudos. Confrontan al cuerpo frente a las convenciones sociales, las posibilidades de transformarlo -mediante la ropa, las posturas, las prótesis...- para convertirlo en otro o para diluirlo.

viernes, 11 de diciembre de 2009

Saudade por Ojos Azules

Fado porque me faltan sus ojos


Fado porque me falta su boca


Fado porque se fue con el río


Fado porque se fue con las sombras


María la Portuguesa
(Carlos Cano)



En las noches de luna y clavel,
de Ayamonte hasta Villarreal,
sin rumbo por el río,
entre suspiros,
una canción viene y va,
que la canta María
al querer de un andaluz.
María es la alegría
y es la agonía
que tiene el Sur,
que conoció a ese hombre
en una noche
de vino verde y calor
y entre palmas y fandangos
la fue enredando,
le trastornó el corazón.
Y en las playas de isla
se perdieron los dos.
Donde rompen las olas
besó su boca
y se entregó.

¡Ay, María la Portuguesa!
Desde Ayamonte hasta Faro
se oye este fado
por las tabernas,
donde bebe 'vinho' amargo.
¿Por qué canta con tristeza?
¿Por qué esos ojos cerrados?
Por un amor desgraciado.
Por eso canta, por eso pena.

Fado
porque me faltan sus ojos.
Fado
porque me falta su boca.
Fado
porque se fue por el río.
Fado
porque se fue con la sombra.

Dicen que fue el "te quiero"
de un marinero
razón de su padecer,
que una noche en los barcos
de contrabando
pa'l langostino se fue.
Y en las sombras del río
un disparo sonó
y de aquel sufrimiento
nació el lamento
de esta canción.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

¡Otro más!


¡Y sigo de camarero!

lunes, 7 de diciembre de 2009

El Espíritu de la Navidad

He contado alguna vez que por estas fechas me entra la nostalgia de la Navidad. Es una conjunción de sentimientos. Una especie de tristeza por estar tan lejos de la familia, de los amigos y de la ciudad donde he vivido más de la mitad de mi vida. La extrañeza de vivirla en invierno, con frío y calles vacías, cuando antes estaba en medio del trópico, en verano, con bullicio, miles de luces y ambiente festivo. Y la decisión profunda de no olvidar mis raíces, las tradiciones colombianas que por diciembre se centran en el Nacimiento del Niño de Belén, en decorar la casa con luces, escenas del pesebre donde vino al mundo, árbol lleno de adornos, compartir la mesa con los allegados, encender las velas en los dinteles de puertas y ventanas para pedir a la Inmaculada sus bendiciones.

Desde que vivo en España, la Navidad tiene para mi otro sabor. La siento de otra manera. Como si fuera un día festivo más. Pero siempre llega el Espíritu de la Navidad. Se presenta encarnado en una persona que me quiere mucho y aparece cualquier tarde con un paquete de adornos que vimos en una tienda de decoración que me emocionaron como a un crío. Me dijo que era para que los colgara en la casa, para que la Navidad entrara en ella. Sólo bastó ese detalle para que sacara del maletero del armario las estrellas que me regaló otro amigo entrañable, pusiese la Corona de Adviento en la mesa del comedor (cuyas velas enciendo en cada comida, aunque esté solo), para volver a poner en su sitio la figura de María, José y el Niño Jesús y poner en la ventana unas líneas de lucecitas de colores parpadeantes.

Gracias a ese Espíritu de la Navidad, vuelvo a creer que este tiempo es el de la reconciliación, de hacer saber a quienes queremos cuánto les amamos. Que esas luces, esos adornos que duermen once meses en cajas de cartón son más que eso: son el símbolo de que tengo el corazón abierto, despierto, para creer en la Humanidad, en el calor de un abrazo, en la alegría de la vieja amiga que se ilusiona con invitarnos a su mesa en Nochevieja, en la dulce nostalgia del amigo que está a miles de kilómetros y cuya cercanía siento cerca, como las estrellas que ahora están en una esquina de mi salón.

¡Qué afortunado soy! ¡El Espíritu de la Navidad llegó a casa!

¡Gracias Fer por ser su mensajero!




jueves, 3 de diciembre de 2009

¿Es así de fácil?

La vida no es justa, pero aún así es buena.

La vida es demasiada corta para perder el tiempo odiando a alguien.

Tu trabajo no te cuidará cuando estés enfermo. Tus amigos y familia sí. Mantente en contacto.

No tienes que ganar cada discusión. Debes estar de acuerdo en no estar de acuerdo.

Llora con alguien. Alivia más que llorar solo.

Cuando se trata de chocolate, la resistencia es inútil.

Haz las paces con tu pasado para que no arruine el presente.

No compares tu vida con la de otros. No tienes ni idea de cómo es su travesía.

Si una relación tiene que ser secreta, mejor no tenerla.

Respira profundamente. Eso calma la mente.

Elimina todo lo que no sea útil, hermoso o alegre.

Lo que no te mata, en realidad te hace más fuerte.

Nunca es demasiado tarde para tener una niñez feliz. Pero la segunda sólo depende de ti.


Cuando se trata de perseguir aquello que amas en la vida, no aceptes un "no" por respuesta.

Enciende las velas, utiliza las sábanas bonitas, ponte la lencería cara. No la guardes para una ocasión especial. Hoy es especial.

Sé excéntrico ahora. No esperes a ser viejo para serlo.

El órgano sexual más importante es el cerebro.

Nadie es responsable de tu felicidad, sólo tú.


Enmarca todo supuesto "desastre" con estas palabras: "En cinco años, ¿esto importará?"


Perdónales todo a todos.

Lo que las otras personas piensen de ti, no te incumbe.

El tiempo sana casi todo. Dale tiempo al tiempo.

Por más buena o mala que sea una situación, algún día cambiará.

No te tomes tan en serio. Nadie más lo hace.

No cuestiones la vida. Sólo vívela y aprovéchala al máximo hoy.

Llegar a viejo es mejor que la alternativa.....morir joven.

Todo lo que verdaderamente importa al final es que hayas amado.

Sal todos los días. Los milagros están esperando en todas partes.

Si juntáramos todos nuestros problemas y viéramos los montones de los demás, querríamos los nuestros.

La envidia es una pérdida de tiempo. Tú ya tienes todo lo que necesitas.

Lo mejor está aún por llegar.


No importa cómo te sientas... arréglate y preséntate.

Cede.

La vida no está envuelta con un lazo pero sigue siendo un regalo.


Escrito por Regina Brett, 90 años, de "The Plain Dealer", Cleveland, Ohio

miércoles, 2 de diciembre de 2009

¡Llegó diciembre! Medellín, fuente de luz

Alumbrado Navideño Medellín 2009

martes, 1 de diciembre de 2009

El número de nuevas infecciones por VIH se reduce en un 17% en los últimos ocho años

Reproduzco aquí un comunicado de la Organización Mundial de la Salud y Onusida, con motivo del día internacional del Sida.


GINEBRA SHANGHAI. Los nuevos datos publicados en el informe Situación de la epidemia de Sida 2009 ponen de manifiesto que en los últimos ocho años se ha reducido en un 17% el número de nuevas infecciones por el VIH. En el África subsahariana esta cifra ha caído en cerca de un 15% desde 2001, año en que se firmó la Declaración de compromiso de las Naciones Unidas en la lucha contra el VIH/Sida, lo que supone alrededor de 400 000 nuevas infecciones menos en 2008. Durante el mismo periodo la incidencia del VIH se ha reducido en cerca de un 25% en Asia oriental y en un 10% en Asia meridional y sudoriental. En Europa oriental, tras un vertiginoso aumento del número de nuevas infecciones entre los consumidores de drogas inyectables, la epidemia está bastante estabilizada, aunque en algunos países hay signos que apuntan a un nuevo aumento de la incidencia del virus.

En el informe que publican hoy el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) se destaca que, más allá del pico de la epidemia y su evolución natural, los programas de prevención del VIH están teniendo efectos reales.

«La buena noticia es que tenemos pruebas de que el descenso al que asistimos se debe, al menos en parte, a las actividades de prevención de la infección por el VIH», afirmó Michel Sidibé, Director Ejecutivo del ONUSIDA. «Sin embargo, también se observa que los programas de prevención suelen estar poco adaptados a la realidad y que si consiguiéramos llevar los recursos y programas allí donde pueden ser más eficaces lograríamos avanzar más deprisa y salvar más vidas», agregó.

Este informe se acompaña por primera vez de un volumen complementario titulado UNAIDS Outlook, en el que se expone la forma en que los estudios sobre las modalidades de transmisión están influyendo en las labores de prevención. En el nuevo informe, que se presenta con un formato de tipo revista, también se examinan ideas y fórmulas novedosas para utilizar los datos recopilados en el informe epidemiológico que lo acompaña.
Hoy viven más personas con VIH


Los datos recogidos en Situación de la epidemia de Sida también demuestran que la cifra de 33,4 millones [31,1 a 35,8 millones] de personas que viven con el VIH es la más alta registrada hasta ahora, lo que se explica por los efectos benéficos de la terapia antirretroviral, que prolonga la vida del enfermo, y por el aumento de la población. Y sin embargo el número de defunciones relacionadas con el VIH/SIDA ha caído en más del 10% en los últimos cinco años, pues cada vez más gente ha podido acceder a un tratamiento que le ha salvado la vida. El ONUSIDA y la OMS calculan que, desde el advenimiento de tratamientos eficaces en 1996, se ha salvado la vida a cerca de 2,9 millones de personas.

La Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS, declaró: «Las inversiones internacionales y nacionales destinadas a extender el tratamiento del VIH han deparado resultados concretos y cuantificables. No podemos dejar que esta dinámica ceda. Ahora es el momento de redoblar esfuerzos y salvar muchas más vidas.»

La terapia antirretroviral ha tenido también efectos importantes a la hora de prevenir nuevas infecciones infantiles, ya que un mayor número de madres VIH-positivas han recibido un tratamiento que ha impedido que transmitan el virus a sus hijos. Así, desde 2001 se ha evitado que se contagien alrededor de 200 000 niños.

En Botswana, donde el índice de cobertura terapéutica es del 80%, el número de muertes relacionadas con el VIH/SIDA ha caído a menos de la mitad en los últimos cinco años, y de un tiempo a esta parte disminuye también el número de niños que quedan huérfanos, puesto que los padres viven más tiempo.


La lucha contra el VIH/SIDA sale del aislamiento

Una de las conclusiones importantes expuestas en el informe es que las medidas de lucha contra el VIH/Sida son más eficaces cuando los programas de prevención y tratamiento están integrados con otros servicios de salud y asistencia social. Los primeros datos indican que el VIH puede influir notablemente en la mortalidad materna. De los modelos de investigación elaborados a partir de la realidad sudafricana se desprende que en 2008 se produjeron en ese país alrededor de 50 000 muertes maternas relacionadas con el VIH.

«Hay que poner fin al aislamiento en que discurre la lucha contra el sida», afirmó el Sr. Sidibé. «Los modelos de investigación ya están demostrando que el VIH puede influir considerablemente en la mortalidad materna. La mitad de las defunciones maternas en Botswana y Sudáfrica se deben al VIH. Por ello es indispensable que tratemos de reunir los programas de salud maternoinfantil y los de lucha contra el VIH y la tuberculosis en un planteamiento unificado que nos ayude a alcanzar el objetivo que todos ellos tiene en común».


La epidemia de sida evoluciona y los programas de prevención no se adaptan a los cambios con suficiente rapidez.

En el doble informe se explica asimismo que la faz de la epidemia está cambiando, y que las actividades de prevención han quedado rezagadas con respecto a esta evolución. Por ejemplo, la epidemia en Europa oriental y Asia central, que hasta hace poco afectaba esencialmente a consumidores de drogas inyectables, se extiende ahora a sus parejas sexuales. Análogamente, en zonas de Asia donde antes se transmitía sobre todo entre profesionales del sexo y consumidores de drogas inyectables, la epidemia afecta ahora cada vez más a parejas heterosexuales.
Los datos demuestran que pocos programas de prevención del VIH van dirigidos a personas mayores de 25 años, parejas casadas o con una relación estable y personas viudas o divorciadas, cuando en muchos países subsaharianos justamente se ha observado una prevalencia elevada del VIH en estos colectivos. En Swazilandia, por ejemplo, más de dos tercios de los adultos infectados tenían más de 25 años, y en cambio muy pocos programas de prevención están destinados a ese grupo de edad.

En muchos países, los fondos para las actividades de prevención representan ahora el porcentaje más pequeño del total de las partidas que se dedican al VIH. En Swazilandia, por ejemplo, apenas se dedicó a prevención un 17% del presupuesto total de la lucha contra el sida, pese a que el país registra una tasa de prevalencia del virus del 26%. En Ghana, entre 2005 y 2007 se recortó en un 43% el presupuesto destinado a labores de prevención.

Creación de capacidades: nueva red de socialización en línea dirigida a cuantos viven con el sida o lo combaten.
Con el objetivo de obtener un máximo de resultados y mejorar la comunicación entre los 33,4 millones de personas que viven con el VIH y los muchos millones más que participan en la lucha contra la enfermedad, el ONUSIDA ha creado AIDSspace.org, sitio web que ofrece gratuitamente a todas esas personas una red de socialización.
AIDSspace.org tiene por objeto extender las redes informales y preexistentes para dar cabida en ellas a más y más personas interesadas en el VIH y extraer el máximo provecho de los recursos con el fin de combatir más eficazmente el sida. La idea reposa en una premisa sencilla: si cientos de millones de personas pueden establecer contacto mediante algunas de las redes de socialización más conocidas (como Facebook, Linkedln, MySpace, Twitter o YouTube) para conocerse, intercambiar ideas y cargar y descargar cualquier tipo de información, otro tanto cabe hacer con material relacionado con el VIH, ya se trate de grandes políticas, estudios monográficos, archivos multimedia, carteles de conferencias, informes y demás material básico. En AIDSspace.org el usuario también puede encontrar o difundir anuncios de vacantes o consultar opiniones sobre determinados proveedores de servicios.