lunes, 29 de septiembre de 2008

Alanis Morissette - Uninvited




Like anyone would be

I am flattered by your fascination with me

Like any hot blooded woman

I have simply wanted an object to crave

But you you're not allowed

You're uninvited

An unfortunate slight


Must be strangely exciting

To watch the stoic squirm

Must be somewhat heartening

To watch shepherd meet shepherd

But you you're not allowed

You're uninvited

An unfortunate slight


Like any uncharted territory

I must seem greatly intriguing

You speak of my love like

You have experienced love like mine before

But this is not allowed

You're uninvited

An unfortunate slight


I don't think you unworthy

I need a moment to deliberate.

San Miguel Arcángel

Para Miguel, en el día de su Santo.




Líbranos de aquellos
que vagan por la tierra
buscando la ruina
de nuestras almas.

Oración medieval.


El Arcángel San Miguel (en hebreo: מיכאל Mija-El, "¿Quién como Dios?" en árabe: ميخائيل Mījā'īl; en griego: Μιχαήλ Mijaíl; en latín: Michael); es el Jefe de los Ejércitos de Dios (y por lo tanto el príncipe de los ángeles), en las religiones judía, islámica y en las Iglesias Católica, Ortodoxa y Anglicana.

Para los hebreos es el protector de Israel y patrono de la sinagoga. La Iglesia Católica lo considera como patrono y protector de la Iglesia Universal; y el primero de los siete arcángeles, junto con Gabriel y Rafael. Supuestamente tocará la trompeta el día del arrebatamiento (1° Tesalonicenses 4, 16), y es el encargado de frustar a Lucifer o Satanás. Por eso en el arte se le representa como un ángel con armadura de general romano, amenazando con una lanza o espada a un demonio o dragón.


"San Miguel Arcángel,
defiéndenos en la batalla.
Sé nuestro amparo
contra la perversidad y las acechanzas
del demonio.
Que Dios le reprima, es nuestra humilde súplica;
y tú, Príncipe de la Milicia Celestial,
con la fuerza que Dios te ha dado, arroja al infierno
a Satanás y a los demás espíritus malignos
que vagan por el mundo
para la perdición de las almas. Amén."

Papa León XIII

sábado, 27 de septiembre de 2008

¿Amo a Zaragoza?


"Se ama a una ciudad si allí has sido feliz
y has sufrido. Si has amado y odiado y has estado sin un centavo en el bolsillo, luchando por las calles, y después te recuperas y le agradeces a Dios que no todo es mierda".

martes, 23 de septiembre de 2008

Si la muerte pisa mi huerto...

Un grano de trigo cae en la tierra, todo es marrón en este otoño. La tierra es fría, oscura y húmeda. El dolor es intenso, casi negro. En primavera, el verde de la espiga se recorta brillante contra el cielo azul cruzado por un arco iris. ¿De qué color es, pues, la muerte?

Zen.

Vivimos en una sociedad que está de espaldas a la muerte como si, al ignorarla, la muerte no desapareciese. Pero la muerte existe y no es lo contrario a la vida. De ningún modo. La muerte es, simplemente, lo contrario al nacimiento, por eso forma parte de la vida y nos viene al encuentro a menudo.Reconciliarse con la muerte no quiere decir negar el dolor que se siente ante la pérdida de un ser amado. No quiere decir ser de corcho, insensibles o tener un corazón anestesiado, sino integrar las emociones que tengamos para seguir viviendo con mayor conciencia.

Reconciliarse con la muerte, vivir el duelo, no quiere decir estar roto por un dolor absurdo y estéril, sino dejar madurar las emociones y los sentimientos que nos unen todavía más con la vida. Es decir con Pablo Neruda: "Déjenme solo con la muerte, pero porque aunque la tierra sea oscura, no crean que voy a morirme, sucede todo lo contrario: sucede que soy y que sigo, sucede que voy a vivirme".

Ése es el proceso del duelo: dejarse besar por la muerte despedirse de lo que creímos nuestro y que ya no existe, dejando marchar lo que creímos propio y dando la bienvenida a lo que el contacto hizo germinar.

Sólo estando vacíos podremos llenarnos de lo nuevo. La vida siempre es así: un acto continuo de vida y de muerte, un movimiento constante de dar y recibir, un inspirar y un expirar, una sístole y una diástole.


Aferrarnos a algo o a alguien cuando ya ha pasado es atarnos al sufrimiento y negarnos a enriquecer nuestra vida con lo que nos dio y con lo que nos espera en el momento presente. Aferrarnos a una parte pasada de la vida, crisparnos sobre su recuerdo y negar la fluidez y la presencia vaciante de la muerte es perdernos la posibilidad de volver a ser llenados nuevamente.


Y MÁS ALLÁ: RECONCILIARNOS CON LA VIDA

Cuando nos reconciliamos con la vida experimentamos que nada de los nos sucede nos pasa porque seamos nosotros los grandes protagonistas. Descubrimos que solamente somos los vehículos de la misma Vida para expresarse, igual que los actores son los vehículos para que la obra de teatro pueda representarse. Da igual el papel que nos toque vivir, lo importante es darle a energía y la intensidad que un buen actor le daría para gozar haciéndolo.
Viviremos lo que nos toque vivir con intensidad, por el gozo de expresarlo, por el gozo de dar lo máximo de nosotros: nuestra máxima energía, nuestra máxima inteligencia y nuestro máximo amor. Al vivir así, estamos más allá de la muerte puesto que no nos expresamos a nosotros como individuos, sino que expresamos a la propia Vida a través nuestro. Lo hacemos gozosamente, con el placer de los actores al representar el personaje sorprendente que les toca en la obra, son importar cuál.

Al vivir así, podemos dejar caer el papel que hemos representado cuando la muerte nos visita, puesto que sabemos que no somos la obra que representamos, sino el actor que la encarna. Vemos la muerte como parte misma de la obra y, al morir, nos sentimos llamados a fundirnos con ella, a descansar con el mismo placer que tomamos la cama después de un largo y un gozoso día.

La muerte es triste por aprendizaje social pero, en realidad, es el descanso después de un largo día. Nada hay más agradable que dejarse caer en la cama y disolverse en el sueño tras un largo día... Lo mismo ocurre con la muerte: después de haber trabajado mucho, después de haber amado mucho, de haber luchado mucho morirnos es tomarnos el descanso deseado.

Pero esto sólo puede ser contado cuando es una experiencia. Esto solo puede experimentarse cuando se vive la cotidianidad sin negar lo que sucede y respondiendo a ella con la máxima conciencia. Sólo nos podemos reconciliar con la muerte al reconciliarnos con la vida, al atrevernos a vivir lo que nos toque vivir, sin huir de ello, sino yendo a su encuentro para aportar el amor, la energía y la inteligencia que solamente yo estoy llamado a aportar a esa situación.


Tomado de Revista Zero , No. 111.

sábado, 20 de septiembre de 2008

Día del Amor y la Amistad

Hoy recibí dos sencillos correos electrónicos felicitándome por el Día del Amor y la Amistad. Me gustaron mucho por su sencillez y, sobre todo, porque significan que se han acordado de mí, en esta fecha en que en Colombia deben estar de muy ocupados en preparar bailes, fiestas y "descubrimiento del amigo secreto" (o invisible).

Algunas veces he jugado a esta tontería que se inventaban los grupos sociales (compañeros de trabajo, de estudio, familiares cercanos y lejanos), para seguir inconscientemente los dictados de cualquier federación de comerciantes. Como disminuían las ventas en esta época del año, después de Navidad, día de la Mujer (marzo), día de la Secretaria (abril), día de la Madre (mayo), día del Padre (junio), vacaciones (julio), y no había pegado mucho de San Valentín (febrero), se sacaron de la manga unir a los amigos y a los enamorados para vender tarjetas, postales, chucherías, monigotes, flores y demás. Y a eso se une una fiesta para "descubrir" al idiota que me mandaba una chocolatina derretida a media mañana o un chiste de mal gusto en la mochila. Esa noche es la excusa para dar un regalo medianamente bueno, embriagarse hasta las tantas y terminar más de una relación (o empezar otra, también sea dicho).

A los amigos, como a los enamorados y a la familia se les quiere todos los días, y deberíamos hacérselo saber todos los días. Desde "Te quiero" hasta enviarle un mail como los que he recibido hoy. Hacerles un favor que no se atreven a pedir, preocuparse si no aparecen en unos días, visitarles en el hospital aunque nos hayan pedido que no vayamos porque no quieren que les veamos mal. Respetar sus espacios y sus silencios. Empujarlos a que se animen en los momentos bajos. Quererlos, simplemente, porque sí, porque los queremos como son. No necesitar que nos hablen para saber cómo se sienten. Acompañarlos y saber retirarse con discreción. Y hasta evitar que se hagan o les hagan daño... La lista es interminable.

¡Feliz Vida de Amor y de Amistad!

(Mil gracias a Marcela y a Gustavo por sus mensajes. No necesitaba nada más).

jueves, 18 de septiembre de 2008

Civismo y urbanidad

Me he encontrado esta noticia en los diarios de hoy:
La eliminación de pintadas y de chicles pegados en el suelo le sale cara a la ciudad de Zaragoza. Al año se destinan más de 420.000 euros a eliminar unos 100.000 graffitis ilegales y 216.000 gomas de mascar. Es el coste de borrar los efectos de conductas incívicas que otros ayuntamientos, como el de Barcelona, castigarán a golpe de multa. Zaragoza prepara un cambio de su normativa en el mismo sentido.

Las conductas incívicas están reflejadas en varias ordenanzas municipales. No recoger los excrementos de perro supone una sanción de 30 euros; ir en patines, 36 euros; cruzar en rojo un semáforo, 18 euros; llevar sin bozal a un perro peligroso o suelto, hasta 2.400 euros...

Pese a que la prohibición existe, en la práctica las sanciones no son significativas por la dificultad que entraña controlar este tipo de conductas. En 2004, la policía local tramitó 2.613 denuncias por incumplir las ordenanzas municipales.

Ciudades como Barcelona van más allá: multarán a quien compre en el top manta (de 120 a 500 €), la mendicidad (de 750 a 1.500€) y las pintadas (de 120 a 3.000€).

Arreglar los destrozos en el mobiliario público sale caro. Sirva como ejemplo que reponer un banco cuesta 350 €; las papeleras, entre 50 y 769€ y una farola, puede llegar a los 3.500 €. Eso, sin contar los actos vandálicos en las madrugadas del fin de semana, donde se queman contenedores de papel y se destrozan cabinas de teléfono (45 al año).
20minutos

Hacer botellón en espacios públicos, pintar paredes o escupir en la calle tendrá multas de hasta 1.500 euros con la nueva ordenanza cívica que prepara el Ayuntamiento de Zaragoza para fomentar la convivencia y proteger el espacio urbano.

El documento prohíbe beber en la calle y da potestad a la Policía Local para requisar las bebidas y conducir a las personas ebrias a un centro social o sanitario.

Las sanciones irán más allá en el caso de los graffiti, ya que además de pagar la multa, sus autores tendrán que limpiar la superficie que hayan pintado.
Tampoco estará permitido usar monopatines en las aceras y se penalizará especialmente a quienes orinen y escupan en la calle.

Motivos de sanción

Colocar macetas: Las macetas y otros objetos voluminosos en el alféizar estarán prohibidos porque, según la ordenanza, son un riesgo para los transeúntes.

Dañar árboles: Talar árboles o realizar inscripciones en ellos será motivo de sanción, así como dañar el mobiliario urbano y las zonas de juegos infantiles.

Bañarse en fuentes: No estará permitido bañarse en fuentes, estanques o lagos ni lavar objetos en ellos.

Tender la ropa: La ropa tendida no deberá verse desde la calle y no se podrán sacudir alfombras por la ventana. Los balcones se regarán de 6 a 8 y de 23 a 01 h.

Tirar basura en la calle: La basura tendrá que dejarse en el contenedor y en el horario estipulado.

Los infractores de 14 a 30 años podrán sustituir las multas económicas contempladas en la ordenanza por la asistencia a charlas y cursos relacionados con la convivencia ciudadana y actuaciones sociales comunitarias, una medida que deberán solicitar hasta 10 días después de recibir la multa. Estos servicios se harán a través de convenios con ONG y asociaciones no lucrativas de ayuda a discapacitados, drogodependientes o tercera edad, entre otros. Las tareas se harán en jornadas de un máximo de cuatro horas y cada dos horas de trabajo equivaldrán a 50 euros de multa. 20 minutos






Comentarios:
Espero que un día los llamados ciudadanos comprendan, así sea a golpe de bolsillo, que las alfombras no se deben sacudir por la ventana, sin importar a quién le caiga su mugre. Ni que se no pasa nada si su perro se c... donde le da la gana. El perro no lo sabe, pero su dueño sí. Y que no es de buen gusto andar firmando cada poste, escultura, banco o pared. (Aunque reconozco que me gustan muchos graffitis que se acercan al arte callejero).


En la cabeza no me cabía la idea remota de sacudir el trapo por la ventana, ni tender la ropa mojada sin escurrir sobre la de los vecinos de abajo, ni mucho menos de cara a la calle.


¿Para cuando una llamada de atención a aquellos que no saben lo que es usar platos, ceniceros y papeleras en los sitios públicos? Si en su casa no tiran las servilletas al suelo, ¿por qué en el bar sí?¿Y para los que suben los pies sobre las sillas en los restaurantes, cafeterías y cines? ¿Y para los que hacen bolitas con la masa del pan en la mesa?


Advierto que vivo en el Viejo Mundo, en Europa, en España concretamente. En un país civilizado, supuestamente culto y educado. Y que nací en un país en vías de desarrollo, con muchísimas diferencias culturales. Pero algunas cosas como estas allí no hay que sancionarlas ni advertirlas.

domingo, 14 de septiembre de 2008

Se acabó ExpoAgua Zaragoza 2008



jueves, 11 de septiembre de 2008

(Des)Aceleración de Partículas

Los científicos fueron noticia ayer en todo el mundo. Por un experimento que pretende recrear el estallido inicial que dio origen al Universo (o algo parecido). Y en alguna emisora de radio se hablaba, ya sin los miedos de La Guerra de los Mundos de Orson Wells, de que el mundo podría acabarse a las 9:30 de la mañana. Y la gente llamaba, sin terrores absurdos, para decir lo que se le ocurriría hacer antes de la apertura de un supuesto agujero negro. O lo que haría si quedara solo en el planeta, como en la película Soy Leyenda, de Will Smith.


Aparte de los que querían usar todos los coches hasta que se acabase el combustible, gastarse el dinero o pedir un préstamo que no habría que pagar al banco, recuerdo las palabras de Truman Capote que decía que si se anunciara que se iba a acabar el mundo se formarían interminables colas frente a los teléfonos, gente desesperada por decirle a sus seres "queridos" cuánto los aman. Es una idea común, pero cómo me sorprende que esto sólo se haga o se piense cuando hay una amenaza colectiva, cuando la naturaleza o los "malos" nos atacan. Y desperdiciamos el tiempo, ocupándolo en vanalidades, en odios, en rencores, en malos recuerdos (que creemos superan a los buenos en calidad y en cantidad). Y nos da corte decirle al amigo, al compañero, a la familia, que le queremos, que le amamos, que le extrañamos. Y lo peor es que cuando lo decimos así, a secas, sin razón aparente, los otros contestan que ya lo sabían, que no hace falta que lo digas, o que si estás "tontico", "blandito" o "hipersensible".

Me gusta decirlo con frecuencia. Pero sin exageraciones. No se trata de ir por ahí regalando mentiras. Si te quiero, pues ¡Te quiero! Si te aprecio, pues ¡Te aprecio! Si te tengo cariño, pues ¡Te tengo cariño! Y si te amo, no dudo en gritarlo: ¡Te amo! Por eso, no tendré que hacer cola ante una cabina telefónica, ni mataré por un móvil o celular si hay una catástrofe y la muerte acecha nuestro huerto. Ya lo habré demostrado (y no solamente con palabras).

lunes, 8 de septiembre de 2008

Seis países en cuatro horas

¿Cómo darse un paseo por seis países en cuatro horas? Asistir al cierre del Encuentro Internacional de Folklore Ciudad de Zaragoza. Este año, en su 17ª edición, nos visitaron delegaciones de Singapur, Kenia, Polonia, Benin, Turquía y el país anfitrión, España, con representantes de las comunidades de Cataluña y Aragón.

Varias años he acudido a esta cita. Me gusta ver los bailes folclóricos del mundo porque es una oportunidad de ver cómo miran la vida en otras latitudes: la guerra, la cosecha, el cortejo amoroso, las fuerzas de la naturaleza, lo conocido y lo desconocido.

Este evento siempre me sorprende. ¿El ser humano es el único ser que ríe? ¿El único que baila? ¿Que compone ritmos musicales? ¿Son tan distintas las razas? Creo que sólo en el exterior. No se parecen los y las polacas, tan rubios, tan altos, a los africanos, de color oscuro en la piel y con toda la fuerza en la agilidad de sus músculos naturalmente marcados. Ni éstos ni aquellos a las manos delicadas y la piel de porcelana de una chica de Singapur. Pero los vemos salir a escena, algunos conservando instrumentos musicales y atuendos de siglos de antigüedad y nos encontramos con similitudes asombrosas. Los danzantes catalanes, con sus piernas recubiertas de cascabeles metálicos coinciden con los de Benin, de África, que llevan sus cascabeles de semillas. Ambos marcando el ritmo con ellas. Ambos contando historias ancestrales de sus pueblos.

No pude dejar de pensar en la influencia africana en la cultura latinoamericana. Los de Kenia y los de Benin, con su percusión intensa y el frenético movimiento de sus cuerpos, me recordaban aquel maravilloso mapalé que se baila en el Caribe colombiano desde época de la colonia.

Y para corroborar que el ser humano es solo uno, a pesar de sus diferencias, el encuentro se cierra con un maravilloso reto a los participantes para que bailen juntos la tradicional jota aragonesa. Genial, más que genial, integrista y universal... africanos, asiáticos y europeos unidos en un ritmo difícil de esta tierra española, alegres, simpáticos y divertidos.

¡Si todo fuera tan fácil!

sábado, 6 de septiembre de 2008

Carta de amor


Estimada Cristina:

Ayer recibí una misiva de tu abogado donde me invitaba a enumerar los bienes comunes, con el fin de comenzar el proceso de disolución de nuestro vínculo matrimonial. A continuación te remito dicha lista, para que puedas solicitar la certificación al Notario (...)(...) y tener listos todos los escritos antes de la comparecencia ante el tribunal.

Como verás, he dividido la lista en dos partes. Básicamente, un apartado con las cosas de nuestros cinco años de matrimonio con las que me gustaría quedarme y otra con las que te puedes quedar tú. Para cualquier duda o comentario, ya sabes que puedes llamarme al teléfono de la oficina (de ocho a cuatro) o al móvil (hasta las once) y estaré encantado de repasar la lista contigo.

COSAS QUE DESEO CONSERVAR:

- La carne de gallina que salpicó mis antebrazos cuando te vi por primera vez en la oficina.

- El leve rastro de perfume que quedó flotando en el ascensor una mañana, cuando te bajaste en la segunda planta, y yo aún no me atrevía a dirigirte la palabra.

- El movimiento de cabeza con el que aceptaste mi invitación a cenar.

- La mancha de rimel que dejaste en mi almohada la noche que por fin dormimos juntos.

- La promesa de que yo sería el único que besaría la constelación de pecas de tu pecho.

- El mordisco que dejé en tu hombro y tuviste que disimular con maquillaje porque tu vestido de novia tenía un escote de palabra de honor.

- Las gotas de lluvia que se enredaron en tu pelo durante nuestra luna de miel en Londres.

- Todas las horas que pasamos mirándonos, besándonos, hablando y tocándonos. (También las horas que pasé simplemente soñando o pensando en ti).

COSAS QUE PUEDES CONSERVAR TÚ:

- Los silencios.

- Aquellos besos tibios y emponzoñados, cuyo ingrediente principal era la rutina.

- El sabor acre de los insultos y reproches.

- La sensación de angustia al estirar la mano por la noche para descubrir que tu lado de la cama estaba vacío.

- Las nauseas que trepaban por mi garganta cada vez que notaba un olor extraño en tu ropa.

- El cosquilleo de mi sangre pudriéndose cada vez que te encerrabas en el baño a hablar por teléfono con él.

- Las lágrimas que me tragué cuando descubrí aquel arañazo ajeno en tu ingle.

- Jorge y Cecilia... Los nombres que nos gustaban para los hijos que nunca llegamos a tener.

Con respecto al resto de objetos que hemos adquirido y compartido durante nuestro matrimonio (el coche, la casa, etc.) solo comunicarte que puedes quedártelos todos. Al fin y al cabo sólo son eso:... objetos.

Por último, recordarte el número de teléfono de mi abogado (.......) para que tu letrado pueda contactar con él y ambos se ocupen de presentar el escrito de divorcio para ratificar nuestro convencimiento.

Afectuosamente,

Roberto.




NOTA: Ganadora del III Concurso Antonio Villalba de Cartas de Amor.

viernes, 5 de septiembre de 2008

Hasta que te vayas

HASTA QUE TE VAYAS -
AD SHE`TA AZOV
(Rita Kleinstein).
Original en hebreo.


Ojalá tenga aún un poco de fuerzas
para no quebrarme aquí frente a ti.
Ojalá tenga aún fuerzas
para no caer de rodillas frente a ti
por el peso del amor.

Ojalá se cieguen mis ojos
mientras estés aquí
para que no vea tu rostro
para que no extienda mis manos para encontrarte
Oh, dentro de poco
oh, respiraré lentamente.

Heriré mis manos hasta paralizarlas
No se acercarán a tu cuerpo
Tan conocido, tan amado.
Que mi nariz no aspire el olor
Dios, el olor
Que no caiga de rodillas,
para que te quedes.
Ojalá tenga un poco aún de fuerzas
para no quebrarme aquí frente a ti.
Ojalá que sea fuerte,
hasta que te vayas
¡Ésa será mi única venganza!

Heriré mis manos hasta paralizarlas
No se acercarán a tu cuerpo
Tan conocido, tan amado.
Que mi nariz no aspire el olor
Dios, el olor
Que no caiga de rodillas,
para que te quedes.

martes, 2 de septiembre de 2008

Ayunos y Abstinencias (o de Moros y Cristianos)

Hago una salvedad: No utilizo la palabra moro en sentido despectivo, como se usa habitualmente en España. Moro es el término que históricamente se ha utilizado en España para designar a la persona de religión islámica. La palabra moro procede de la latina maurus, que designaba al habitante de la antigua provincia romana de Mauritania. La utilizo aquí para referirme, por extensión a los practicantes de la religión musulmana.

Acaba de comenzar el mes de Ramadán, el noveno mes lunar, durante el cual se empieza el ayuno o Siyam con la aparición de la luna a finales del Sha'ban (octavo mes en el calendario lunar islámico).

Los pilares del ayuno en el Islam, que es obligatorio a todo musulmán adulto, sano y con juicio, bien sea hombre o mujer, en el mes de Ramadán, o en otros meses, son los siguientes:

1) La abstinencia de todo aquello que rompa el ayuno (bien sea bebida, comida o relaciones carnales) desde el alba hasta la puesta del sol. 2) Tener presente la intención. Se debe tenerla presente en la mente y en el corazón, sin necesidad de decir nada con la lengua (de pronunciar algo concreto (es decir la intención), tiene que ser antes del fayr (inicio del tiempo de la primera oración del día), y puede ser dicha diariamente, o por todo el mes desde su inicio.

Durante el mes de Ramadán se conservan, entre otros, los siguientes deberes:

1) As-suhur: El suhur consiste en tomar algún alimento por la madrugada, siempre antes del Fayr, por muy poco que sea la cantidad de comida o bebida, aunque fuera un poco de agua, tiempo que se extiende desde la medianoche hasta la entrada del momento de la oración, antes de las primeras luces del alba, con la intención del ayuno presente en la mente.

2) Romper el ayuno inmediatamente después de la puesta del sol y al comienzo del tiempo de la oración de magrib

3) El abstenerse de todo lo que contradice el ayuno en lo moral: Ya que el ayuno es una gran escuela de disciplina y doctrina, tanto espirituales como morales, pues no se limita a la abstinencia de comer o beber solamente, sino de todo lo que sea mala palabra, mal acto o mal pensamiento. El ayunante debería ser indulgente en caso de ser insultado o agredido por alguien, debiendo evitar todas las obscenidades.

4) El uso del siuák durante el ayuno: Es un trozo de rama de un árbol especial que se encuentra en la península arábiga y que es de muchos beneficios, tanto para los dientes como para las encías y la boca, y se usa como un cepillo de dientes.

5) Ser generoso: El musulmán siempre tiene que ser generoso, pero lo es más en el mes de Ramadán.

6) Incrementar la lectura del Sagrado Corán: Durante el mes de Ramadán, en que fue revelado el Sagrado Corán, se debe recitar éste con mayor frecuencia que en los otros meses.

7) Incrementar las prácticas: Sobre todo en los últimos diez días del mes de Ramadán

Durante el periodo de abstinencia está peremitido bañarse, ducharse, nadar con la conidicion de que no se trague agua por boca o nariz; usar colirios; el beso, pero sin llegar al orgasmo o salido de lìquido seminal; las inyecciones, siempre y cuando no sean nutritivas; comer, beber y tener relaciones sexuales desde que se rompa el ayuno (puesta de sol) hasta la salida del alba. En caso de tener relaciones sexuales durante la abstinencia, queda anulado el ayuno de dicho día y hay que hacer lo que se conoce en el Islam como Kaffárah: Ayunar dos meses seguidos, si le fuera posible, o dar de comer a 60 pobres, en caso de no poder ayunar, o librar a un esclavo, si no puede ayunar o dar de comer a 60 pobres.

¿Y los cristianos?

Debido a que el cristianismo proviene de forma directa del judaísmo, el ayuno cristiano comparte muchas características con el ayuno judío.

La características del ayuno varían entre las denominaciones, el catolicismo distingue entre "ayuno" (que involucra tres comidas diarias, en las que sólo una puede incluir carne roja) y "abstinencia" (ninguna carne roja). El período de ayuno más conocido es la cuaresma, el cual tiene unos 40 días de duración. En la actualidad, la iglesia católica ha ido sustituyendo esta práctica por un ayuno que implica el privarse de algo deseable como ofrenda a Dios. Cerca de la mitad de los protestantes carecen de la tradición del ayuno. En iglesias evangélicas y de otras denominaciones , el ayuno se practica frecuentemente, muchos de los cuales lo llevan a cabo con abstinencia total de alimentos durante un lapso de tiempo, ingiriendo solamente agua.

El ayuno debe realizarse con el fin de buscar la presencia de Dios, alimentar el espíritu y así poder tener control sobre la naturaleza carnal. (Gálatas 5:16-17) Es de aclarar que la Biblia enseña que no es correcto ayunar con el fin de ser visto por otros y aparentar ser espirituales. (Mateo 6:16)

En la práctica del ayuno cuaresmal se tenía en cuenta la edad y la salud de las personas, y era más intenso y severo para los catecúmenos que se preparaban para el bautismo y para los penitentes públicos. Al principio el ayuno cuaresmal llevaba consigo también la abstinencia de ciertos alimentos, sobre todo de la carne y de lo que proviniera del mundo animal, de los huevos y productos lácteos. Incluso el vino era considerado materia de abstinencia.

Entre las prácticas fundamentales de la penitencia fija la observancia del ayuno y la abstinencia, especialmente y como práctica común para todos los fieles, en los días señalados como penitenciales. Y es que según rezan sus cánones, todos los viernes, a no ser que coincidan con una solemnidad, debe guardarse la abstinencia de carne, si bien se guardará ayuno y abstinencia el miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.

La ley de la abstinencia obliga a los que han cumplido catorce años; y la del ayuno, a todos los mayores de edad, hasta que hayan cumplido cincuenta y nueve años. En los tiempos actuales, no obstante, los responsables de la Iglesia Católica prefieren primar el espíritu de penitencia sobre el ayuno. En este sentido, es la Conferencia Episcopal quien se reserva determinar con más detalle el modo de observar el ayuno y la abstinencia, pudiendo ser sustituidos en todo o en parte por otras formas de penitencia, como pueden ser las «obras de caridad y prácticas de piedad».

A pesar de esto, recuerdo vívidamente las prácticas que hacía seguir mi abuela en mi familia: Abstinencia de carnes (así, en plural) el Miércoles de Ceniza, todos los viernes de cuaresma y el Viernes Santo. Y ayuno el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo, que consistía en privarse de gustos (ella ayunaba de cigarrillos y se ponía de un mal genio espantoso), así como ampliar las horas entre comidas y limitar la ingestión de alimentos. Creo que hoy en día los católicos han (hemos) ido relajando esas prácticas y hoy nos asombra lo estrictos que son los musulmanes con el seguimiento de su sagrado mes de Ramadán.

Este largo post, que contradice el principio bloguero de la brevedad, los hago para levantar mi mano de admiración por los musulmanes en el cumplimiento de sus deberes religiosos. A muchos les parecerán absurdos y seguirán tratándolos como "moros de m...", pero yo me quito el sombrero ante el respeto que tienen por sus tradiciones.
 
Copyright 2009 Lo que (se) me ocurre. Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemesfree