domingo, 9 de diciembre de 2007

Subrayados 4. Seguiré aquí cuando despiertes.

Mis subrayados en
"Seguiré aquí cuando despiertes".
De Tomás Ortiz.




Buscando el olvido, sólo encuentro recuerdos.

Me enamoró en una noche y me costó olvidarlo meses.

La vida al lado de la persona que quieres es muy divertida, muy feliz, muy agradable, pero hay que saber algo más para mantener a esa persona a tu lado. Hay que luchar por seguir siendo divertidos, felices, agradables. No basta con amar: hay que luchar para seguir amando.

No sé entender una vida sin un final amargo. Será porque mi intención es, algún día, morir de amor, o que me maten de amor.

Media hora de placer no merece la pena cuando hay en juego algo tan duradero como esta amistad.

El amor no es un camino alternativo, es el único camino... aunque los demás no nos quieran, es inevitable querer. (...) A veces también los demás se hartan de querernos y no somos capaces de darles nada a cambio.

Con el tiempo, aprendí que el hogar no es un espacio concreto, sino que está allí donde se encuentra la persona a la que amas. El hogar es el amor.

No existen las coincidencias, sólo existe el deseo de que existan las coincidencias.

-Mario Losada, si no nos separara una mesa, no tendría más remedio que abrazarlo, porque sé que lo está pidiendo a gritos y, sobre todo, porque no se me ocurre otra forma de agradecerle esa franqueza (...)

-Señor Zamora, poca cosa es la extensión de una mesa para eludir la deuda que ha contraído conmigo. Porque si usted desea abrazarme y yo lo pido a gritos, no habrá madera en el mundo para construir la mesa que nos lo impida.

Cuando uno necesita un abrazo es que necesita algo más(...) El abrazo es una forma de aplazar lo otro, una manera de echarle sacarina al amor en vez de azúcar. Y me doy cuenta de que no quiero sacarina, que quiero azúcar, y dos terrones. Tres si es posible. Mucha azúcar.

¿Qué necesidad hay de sufrir cuando se puede ser hipócritamente convencional y disfrutar luego de los placeres de la vida?

Nunca sufras por alguien que nunca sufrirá por ti.

No vivas del recuerdo de la felicidad, lucha por ser feliz de nuevo.

No me tengas lástima...Porque cuando a uno le falta algo, debe buscarlo. Y no se puede tener lástima de alguien que no ha buscado lo que le falta.

Estoy cansado de esperar. Estoy harto de Bruselas, de España, del restaurante, de mi familia, de los condones en el bolsillo del pantalón, de los chicos que te dicen que te quieren sin saber tu nombre y que nunca llegarán a llamarte por él, de la rutina del sexo y del sexo en general, de mi cuerpo y de mi mente, y de mí mismo. estoy harto de mí... estoy harto de levantarme todas las mañanas y ver el mismo rostro en en el espejo, acostarme todas las noches en la misma cama, desear a los mismos hombres, tener los mismos sueños que hace diez años, seguir sin cumplir ni uno de ellos, quedarme donde estoy por no hacer el esfuerzo de tirarme al río para pescar algo que me convenga. Estoy harto de sufrir, de este hastío gris que me corroe por dentro, estoy hartísimo de este cáncer que ningún médico puede diagnosticar, estoy hasta los cojones de seguir igual que siempre, de seguir... Estoy harto de seguir y no saber a dónde quiero llegar.

1 comentarios:

Dark Angel dijo...

He intentado descargar este en internet pero no lo he logrado... me parece genial... y te robaré una frase para ponerla en un rinconcito de mi galaxia.
Besos!

Publicar un comentario

 
Copyright 2009 Lo que (se) me ocurre. Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemesfree