lunes, 31 de diciembre de 2007

Propósitos de Año Nuevo

LA COLUMNA
SEGUNDO -Tercer- INTENTO


Por Julio Somoano
Publicado en MetroDirecto, el 29 de diciembre de 2006


Los dirigentes que, parapetados en los clamores de la calle, escuchan sólo a los que gritan desde una de las aceras. Los alcaldes que sacan adelante sus proyectos urbanísticos a golpe de negras bolsas de basura repletas de fajos de billetes.Los traficantes que se forran con las pateras de la muerte. Los que miran a otra parte. Los asesinos en potencia que conducen borrachos. Los maltratadores que cambian su vida por una botella vacía y un cuchillo lleno de sangre. Los que ven y callan. Los que mienten y saben que mienten. Los que se lo creen y no hacen nada por evitarlo. Los que piensan que el carril es suyo. Los animales que abandonan a sus perritos. Los que se pasan la vida haciendo juicios sumarísimos a sus vecinos. Los dictadores, los terroristas. Los que les hacen el juego. Los vagos, los necios, los cuentistas. Los jetas. Los que se creen que la vida es una carrera contra el resto de la humanidad. Los que nunca reconocen que hay algo que no saben. Los autistas que solo levantan sus ojos de la pantalla del móvil para fijarlos en el Messenger o en la Play. Los relaciones públicas que únicamente aparecen cuando todo va bien. Los que sólo tienen tiempo para decir que no tienen tiempo para nada. Los padres que conocen a sus hijos de vista. Los que inventan países, lenguas, historias y religiones. Los fanáticos, los intolerantes. Los siniestros, los mafiosos. El hambre. Las heridas que no se cierran, la música que te imponen, los dibujos japoneses. Los virus de los ordenadores, las enfermedades, el mal humor. Los atascos, los accidentes. La junta de la trócola, que siempre te falla en medio de un viaje. El aire acondicionado a tope, como si fuéramos varitas de pescado congelado. La interminable ristra de anuncios de la tele, las pesadillas, los marrones, las colas. El garrafón. Las bolsas de basura mal cerradas, el aliento a ajo, el olor a pies. La envidia.

Hagamos una hoguera antes de las uvas. Para que todo eso se evapore con este año. Para que se desvanezca con este mes de diciembre. Para que se esfume hoy. Para que desaparezca con la última palabra de esta columna. Feliz Año.

Lo publiqué en este mismo periódico el 31 de diciembre de 2004, pero lo podríamos haber escrito hoy mismo. A ver si a la segunda (tercera) va la vencida.

domingo, 30 de diciembre de 2007

La víspera de año nuevo... Me he parado a pensar

Mi amigo Javee hace cada año un repaso los últimos 365 días de su vida. Y, como siempre, me ha dejado de una pieza. Es ahí cuando uno no sabe qué nuevo decir cuando se encuentra frente a la coincidencia vital con los amigos, cuando se entera de que todos -de una u otra forma- vivimos las mismas experiencias y sobrevivimos a nuestra manera personal en el sitio que hemos elegido.
Creo que desde siempre he protestado por tanta algarabía que se le pone al supuesto último día del año. Tantos que preparan la lágrima para cuando "faltan cinco pa´las doce" y lloran momentáneamente por quienes no están, aunque nunca se lo hayan expresado teniéndolos al alcance de la voz. Tantos que se tienen que embriagar de alcohol o drogas para disfrazarse de valentía. Tantos que olvidan que los mejores deseos parten de las mejores acciones. Tantos que no saben que el tiempo es cíclico, que a una noche la precede el día, que el sol sale todos los días sobre buenos y malos. Que mañana, que todos los días pueden ser el día uno. Que un año de vida termina la víspera de tu cumpleaños. O que el calendario personal lo podemos re-crear cada que sea necesario.

Pero me atrevo a caer en el tópico de los balances. Como dice Javee, también he sentido que vivo de prestado, que estoy de alquiler por estas tierras. Que ha habido personas que han pasado, han sembrado y se han ido sin recoger. Otros han terminado de acompañar ese pedazo de camino a mi lado. Sigo sin aprender muchas lecciones de las diferencias culturales (y quizás por eso sigo aquí). Sigo grabando en mi mente que "ojos vemos, corazones no sabemos". Sé que puedo agradecer las bendiciones (que son muchas) y debo reírme de mis tonterías (múltiples). Extraño ruidos, olores, sabores, colores y texturas. Añoro palabras y risas cómplices de un@s cuant@s. Agradezco tener a quien acudir en los momentos malos y a quién contarle los pequeños logros. Pido bendiciones a quienes me acompañan al café, me invitan a su mesa y comparten risas y lágrimas. Me alegra el descubrir que hay cientos de personas al otro lado de la pantalla de un ordenador, a miles de kilómetros, leyendo el blog, compartiéndolo, opinando o simplemente, dándose una vuelta por ahí. Como también me alegra el haber tomado decisiones que aligeran mis cargas.

Tengo salud y espero conservarla. Tengo mucho Amor y espero compartirlo. Sigo teniendo la idea de que en algún lugar, en algún momento tuve mucho más o algo menos y que de algún modo, algo falta. Pero no sé con precisión y exactitud el qué.

Dicen que el Año de la Rata (el 2008) es de felicidad asegurada y que los bisiestos (2008) son de mala suerte. ¿A quién creer? ¡A nuestro propio corazón!

¡FELIZ NUEVO CICLO DE VIDA!

SÉ FELIZ HOY, MAÑANA, PASADO...

sábado, 29 de diciembre de 2007

Lloro a veces, solo a veces

Llorar
Llevo un tiempo llorando sin parar: los martes y los domingos. Y también los sábados. Aunque no se me ve. Lloro delante del espejo y tumbado en la cama. Casi nunca se desbordan mis lágrimas, porque se quedan suspendidas en los ojos. A punto de saltar y agujerear el suelo. Como ácido sulfúrico.

Lloro de emoción en las bodas: en la de Ana Lidia y Óscar y en la de Ánchel e Ignacio y en la de Sole y Óscar. Lloro de tristeza en los entierros: el último, el de Boni.

Lloro cuando debo llorar y también lloro cuando no debo. Lloro de alegría. Y también, de pena, como lloraba cuando niño. Lloro por las guerras, por el hambre, y por los huracanes. Lloro cuando me devora la impotencia, claro.

Llevo un tiempo llorando sin parar y de verdad. Lloro y es como si tuviera dentro una brigada de limpieza. Sin detergente. Sin espuma. Sin lavadora. Aunque con centrifugado y secado.

Lloro cuando se acaban todas las palabras. O están tan escondidas y tan alborotadas que no consigo ordenarlas. Lloro en los cumpleaños. Lloro con las canciones y en las despedidas. Lloro después de hablar por teléfono. Y, a veces, antes. Lloro cuando me gusta lo que leo. Lloro en el cine. Lloro en las cenas con los amigos, donde se brinda y se exalta la felicidad y el tiempo compartido. Y el tiempo desaparecido. Lloro viendo los talkshows de la tele: esa parte de la televisión que es ficción fabricada con sentimientos verdaderos. Lloro por lo que más quiero. Lloro por los besos. Lloro en el verano. Y lloro cuando llueve, que es cuando mejor se llora, como de camuflaje.

Llevo un tiempo llorando sin parar y empiezo a conocer el mecanismo. Primero se me encoge el estómago. Luego se me ponen telarañas en los párpados. Más tarde se me congelan las orejas. Y aparecen las lágrimas que quedan en equilibrio como carámbanos de sal. Lloro cuando veo a un amigo. Lloro mirando el paisaje desde el coche.

Llevo un tiempo llorando por todo. Y no lloro como un acto de la voluntad sino obedeciendo a mi cuerpo: de manera involuntaria, incontrolada. Aunque no me atrevo a escribir que indeseada. Lloro y el llanto me parece una extraña ITV(*) a la vida.

Félix Romeo
El Heraldo de Aragón
2 de octubre de 2005

(*)Inspección Técnica de Vehículos.

viernes, 28 de diciembre de 2007

Oído al pasar

¿Amor al prójimo?

"Me educaron para amar al prójimo,
y al prójimo no lo educaron para amarme a mí"

Jesús Quintero, El Loco de la Colina


Acerca del sentir

"No saber lo que sientes
no es lo mismo
que no sentir nada".


Mentes Criminales

Felicidad



FELICIDAD:
dura una hora y,
ante el miedo del hombre,
se evapo
ra.

jueves, 27 de diciembre de 2007

Palabra de Nico

Nico es mi Amigo. Mi mejor Amigo. Mi hermano del alma. El que conocí por azar y el azar aposentó en mis afectos para quedarse en ellos. El que me adivina los sentimientos, las alegrías, las tristezas o las nostalgias, a miles de kilómetros. Con el que he compartido las más profundas confidencias. El que me hace "no estar tonto" y me impulsa a cometer hazañas. El que llama desde el otro lado del Atlántico a horas insospechadas a decirme que me extraña y que me quiere. Tiene alma de poeta. Y se le sale a veces cuando escribe o me dice cosas como estas:

"En eso consiste el verdadero amor:
En detestar al otro
por las pequeñas cosas
y a pesar de todo insistir en quererlo".


*** *** ***

"Podrán olvidar lo que vos decís.
Olvidarán lo que vos hacés.
Pero nunca olvidarán lo que vos
les hacés sentir".

*** *** ***

Gracias, Nico. Me honra saberte y sentirte Amigo

(¡de los que se escriben y se sienten con mayúsculas!)

miércoles, 26 de diciembre de 2007

Subrayados 8. Open de window para que la mosca fly (2)

Más subrayados en
"Open de window para que la mosca fly"
de Jaime Espinal

No hay nostalgia peor
que añorar lo que nunca jamás sucedió.

Joaquín Sabina.

*** *** ***

...a un amor construido solamente de palabras lo puede derrumbar una mirada, la mirada de otro. A un amor de palabras lo suplanta una presencia (...)

*** *** ***


(...) Fue un amor cortado. Un amor que nunca ocurrió. Un amor de chat. Un amor sin consumar. Un amor sin vivirlo. Un amor ilusorio por computador. Ella era una pantalla y yo un teclado. Por eso se acabó. Una historia sin sexo no cautiva. Un romance sin sexo no perdura. No hubo contacto físico que hiciera que sintiéramos que no podríamos despegarnos nunca más.

martes, 25 de diciembre de 2007

¡Como un pájaro libre!

Impactante el texto de esta tarjeta de Navidad. Qué bueno sería que pudiésemos TOD@S ser libres, con todo lo que ello conlleva: poder elegir, decidir, sentir, hablar, pensar, opinar, amar... Que cada uno pueda Ser sin pedirle permiso ni consentimiento a nadie, sin pisotear ni agredir a nadie. Que todas las noches y todos los días fuesen noches y días de Libertad.
"Como un pájaro libre, que libre vuela...
como un pájaro libre, así te quiero"

lunes, 24 de diciembre de 2007

Víspera de Navidad

"En el vidrio de las ventanas la fría escarcha dibuja plumas blancas, y en nuestra casa el árbol de Navidad está decorado festivamente con lucecitas de colores que crean un ambiente de intimidad esta noche de invierno. En la radio tocan villancicos tradicionales, lentos, suaves, mientras en la chimenea chisporrotea el fuego y bailan las llamas, y mi tigre dormita acostado de lado y sueña sueños de su nativa selva y se vira de vez en cuando para calentarse por todos lados, y sobre la alfombra peluda yo abrazo a mi amigo y pienso en mañana por la mañana que es cuando tan ansiosamente espero que llegue lo que quiero." (De un texto de Calvin y Hobbes).

*** *** *** *** ***
¿Es mucho pedir?

¿Sueño? ¿Fantasía? Pero no cuesta nada. Y Él dijo: "pedid y se os dará". Y la esperanza es lo último que se pierde.

domingo, 23 de diciembre de 2007

Los recuerdos

Los recuerdos no pueblan nuestra soledad,
como suele decirse;
antes al contrario,
la hacen más profunda.

Gustave Flaubert

sábado, 22 de diciembre de 2007

Subrayados 7. Open de window para que la mosca fly.

Mis subrayados en
"Open the window para que la mosca fly"
de Jaime Espinal

A un medio amor que nunca declaró:


"Qué vas a hacer contigo?
Ya llevo mucho tiempo aguantándome sin vos
He perdido las ganas de aguantarme más.
Preciso evaporarte entre mis manos de astronauta
Tus ojos fugitivos, tus cejas delirantes,
tu espalda de lunares infinitos
Que contar me pediste
Como un favor, una necesidad, un "quiero".
Te enfadaste conmigo por hablarte distante
Cuando vos fuiste distante por principio,
peleamos con silencios recargados
Quise desconocerte por un rato
y me desconocí a mí mismo en el intento
Desconocí el amor
También tú
Sé que soñabas conmigo alguna vez y guardás el secreto
Jugamos a pelear para sustituir las ganas
Esto lo escribo ya, sobre la marcha
No voy a revisarlo, ni a mirarlo hacia atrás
Lo que haya dicho, sea
Si te ofendés, me vale
Si das la vuelta, andáte (que sabés que te encuentro)
Si me llorás, te aguanto
Si sonreís, te quiero
Si vamos a bailar yo te sostengo, yo te abrazo, no te dejo caer
cuando mareada
Si abrís de par en par los labios, te enamoro
Si huís, perdés el tiempo
Si me querés, te beso
Si te quedás conmigo,
te amaré como un dios, como es debido."
Foto de Ross Brownsdon & Travis de Jonk

viernes, 21 de diciembre de 2007

Las estatuas

Una fina llovizna cae sobre la ciudad desde hace 24 horas. Llega el invierno. Los charcos reflejan las pocas luces de Navidad. Los dos vamos sin paraguas, con paso corto, dando un paseo, como en verano, como en otoño, como siempre, disfrutando la compañía y la conversación. Basta un abrigo fuerte. Las gotitas nos mojan los hombros, la cabeza, pero no las ideas. Quizás sólo riegan el afecto para que crezca más y dé buen fruto. Las estatuas nos miran pasar...

Las Estatuas
Cuando llueve me dan no sé que
Las estatuas
Nunca pueden salir en pareja
Con paraguas
Y se quedan como en penitencia
Solitarias
Señalando la fatalidad
En las plazas
Miran serias pasar cochecitos
Y mucamas
No se ríen porque no tuvieron
Nunca infancia.

Marionetas
Grandes, quietas
Con ellas no juega nadie
Pero si una sombra mala
Para siempre las borrase
Qué dolor caería
Sobre Buenos Aires.

Cuando llueve y me voy a dormir
Las estatuas
Velan pálidas hasta que llegue
La mañana
Y del sueño de los pajaritos
Son guardianas
Su memoria procuran decir
Sin palabras
Y nos piden la poca limosna
De mirarlas
Cuando quieren contarnos un cuento
De la patria.

Marionetas
Grandes, quietas
Con ellas no juega nadie
Pero si una sombra mala
Para siempre las borrase
Qué dolor caería
Sobre Buenos Aires.

jueves, 20 de diciembre de 2007

Subrayados 6. La Carrera de Harlan

Mis subrayados en
"La Carrera de Harlan"
de Patricia Nell Warren

*"Fue un beso largo, larguísimo, que volvió a recordarme por qué los seres humanos ven hacer el amor como una oportunidad de sentirse intensamente vivos". *"A la mierda el romance dorado. A la mierda la pasión. Basta de veinteañeros en mi vida. Mejor alguien de mi edad que estuviera más o menos sano y que tuviera un poco de sentido común, en caso de que existiera un hombre así".

*"Es un poco absurdo seguir hablando una y otra vez de mi muerte, cuando todos terminamos muriendo. La vida es lo que de verdad importa".

*"Me ha llevado mi tiempo entender la diferencia que existe entre las pasiones que me esclavizan y las que me liberan".

*
"El verdadero enemigo está dentro de nosotros y es aquello que más tememos".

*
"Los hombres, las mujeres y los niños pierden la inocencia cuando se dejan vender por el odio".

*"He decidido dejar de juzgarte. Ya no tengo tiempo para estar enfadado ni triste. Tengo cosas más importantes qué hacer".

Subrayados 5. No solo por dinero

Mis subrayados en
"No solo por dinero",
de Joan Tort.
(Finalista VIII Premio Odisea).


*Es mucho más fácil aceptar las quejas y justificaciones que uno mismo, con el paso del tiempo, va aprendiendo a usar y a autoimponerse, antes que hacer frente a la verdad. (...) La verdad es aquello con lo que uno siempre tiene que luchar para no caer en desgracia.

*Amantes puedo encontrarlos donde quiera. Lo difícil es hacer verdaderos amigos.

*Lo pasaron jodido, pero lo pasaron juntos.
*(...) el pasado siempre está ahí para recordarnos que el presente es el que nos toca vivir.

miércoles, 19 de diciembre de 2007

A menudo pienso en tí


A menudo pienso en tí
cuando estoy acostado
solo
en mi habitación
con la boca abierta
y la remota pérdida
en algún lugar de la cama.

Leonard Cohen

lunes, 17 de diciembre de 2007

Feliz Navidad

"Tal vez sea propicia esta época de Navidad y Año Nuevo para volver los ojos hacia ese paisaje interior que se abre, querámoslo o no, en el hondón del alma y en donde, desnudos de cosas adjetivas y superfluas, tarde o temprano nos trendremos que encontrar con nosotros mismos.

"Pero no es este un pensamiento cargado de trascendentalismo mustio. No. Se trata de ser capaces de gritar que aún es posible la alegría. Que el amor existe. Que sin el amor y la amistad la vida es un naufragio. Que la vida cabe en un beso, en un abrazo. Que la inocencia sigue asomándose en los ojos de los niños. Que el perdón es una flor exótica y que puede curar todas las heridas. Que la belleza brota sobre las huellas que nuestras pisadas dejan en el camino. Que vale la pena vivir. Que por las venas corren ríos de esperanza. Que la soledad es bella y hasta es bello el dolor, si hay paz interior. Que la ternura redime el drama humano. Que una lágrima puede ser el reflejo de una estrella. Que allá, en el latido del propio corazón, puede estar cerrado el eco de la voz de Dios, o el murmullo de la música de las estrellas". (Ernesto Ochoa Moreno)

No puedo decirlo mejor, así que tomo prestadas estas reflexiones para desear Feliz Navidad, Feliz Año y Feliz Vida. Que en esta Navidad y en todas nos sintamos protegidos por esos seres misteriosos, los Ángeles de la Guarda de los que nos hablaban en la niñez, esos mensajeros de la Divinidad portadores de anuncios para la especie humana, dueños de grandes misiones, compañeros en el camino, guías en la dificultad.

Que el Niño Dios, San José, la Virgen, los Reyes Magos y Santa Claus nos protejan, vigilen nuestro entorno y nos acompañen con dulzura y alegría en cada instante de los días por venir.
(La fotografía del farol es original de Joan -Girona, España-).

domingo, 16 de diciembre de 2007

Novena de Aguinaldos

En 1223, San Francisco de Asís "armó" la primera representación del Nacimiento de Jesús en una fría noche de invierno. De allí, la costumbre se extendió por muchos lugares, especialmente en América, gracias a la enseñanza de los franciscanos. En las iglesias, conventos y capillas de estos religiosos no puede faltar el rezo de la Novena de Aguinaldos (a partir del 16 de diciembre) con toda la comunidad, acto que se acompaña de canto de villancicos y la representación de las jornadas que la Virgen María y San José hicieron hasta llegar a Belén, donde nació Jesús.
En el viejo templo parroquial de San Benito, en Medellín, se contruía un gran escenario, montado sobre andamios, donde cada día se representaba una escena de aquel viaje. Nueve telones (uno para cada día) pintados al óleo con paisajes de tierras lejanas, desconocidas, cubrían el altar mayor. El pozo de Siquén, las puertas de la ciudad santa de Jerusalem, rebaños de ovejas, desiertos y camellos, noches nevadas.... que servían de tema a las figuras articuladas de tamaño natural que hoy podrían ir montados sobre una burrita, mañana descansando en una tienda de campaña y otro día lavando su ropa al pie de un riachuelo.
Pero el centro de todo era la misa de gallo, el 24 diciembre. El templo se abarrotaba de vecinos que querían asistir al "nacimiento". Esto era la sorpresa de cómo llegaría el Niño Dios a su cuna o a los brazos de sus padres. En medio de la oscuridad comenzaba la Misa y en el momento de Gloria alguna sorpresa había: niños vestidos como ángeles llevaban al Niño en brazos, una estrella iluminada lo bajaba desde el coro hasta el pesebre o una mujer vestida de blanco cantando Noche de Paz depositaba en la cuna a un niño de carne y hueso. La alegría era inmensa, los aplausos muchos y el fervor de la misa muy especial. Era una gran noche en el barrio. La gente cenaba temprano o interrumpía la fiesta familiar para acercarse al templo.
Hoy es una nostalgia. Recuerdos de niñez, con los mayores llevándonos disfrazados de pastorcitos a la misa vespertina. Nostalgia de adolescencia y edad adulta... 22 años haciendo esta tarea de diseñar y armar las jornadas con nobles y buenos amigos donde aprendí y viví mucho más que en una catequesis. Aun escucho en mi memoria las voces de amig@s y vecin@s cantando "de amores se enciende una estrella y el cielo se inunda de luz". Aun conservo en el corazón la frase acuñada por el fraile Mario Gómez: "El Niño Dios nace en San Benito".

Apostilla a Conversaciones sobre Arte

Este post lo dedico especialmente a Jordi, por su interesante y entretenida conversación sobre Arte y por su afán intelectual de aprender.

sábado, 15 de diciembre de 2007

Conversaciones sobre Arte


Cayó en mis manos el libro de Juanjo Sáez, "El Arte, conversaciones imaginarias con mi madre", gracias a una gentil sugerencia de un gran amigo. Uno de esos libros para leer poco a poco, capítulo a capítulo, para disfrutar, releer, repensar, replantearse conceptos preestablecidos sobre el arte, los artistas, los museos, las galerías, los "maestros", los críticos, la interpretación de la obra... Me trajo a la mente a los profesores del Instituto de Bellas Artes, a los humildes y a los que van de sabelotodo; también a los alumnos soñadores con su triunfo como artistas y a los que no pensaban ni en a dónde querían llegar. Y me resaltó lo que le expresé a otro amigo a quien no le gustan los museos porque no le encuentra el "significado" a los cuadros. Yo simplemente le invité a que sintiera si la obra le gusta o no, le mueve o no. Que lo que le expresa la obra a cada uno es lo que cuenta. Que, como dice Juanjo Sáez, hay que escoger entre sentir o entender.
Un libro para tener, leer y aprender.

viernes, 14 de diciembre de 2007

Hojas de calendario

Tiempo de calendarios. Ya no son noticia los de bomberos, jugadores de rugby o waterpolo, señoras del pueblo, mecánicos y diversos oficios. Paseándome por la blogosfera me encontré con el comentario de Milo Gasa sobre el calendario de los mormones para el 2008. Para quien no lo sabe, son los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, cuyos misioneros andan por el mundo, de dos en dos, muy guapitos, muy rubitos, muy simpáticos, con sus Biblias encuadernadas en azul, corbata negra e impecable camisa blanca de manga corta, abordando a los transeúntes con sus interpretaciones y discursos metemiedo. Lo curioso es la "doble moral" tan común en el país del norte de América, evidente en este calendario que creo que para nadie deja de ser atractivo, por su erotismo soft y por lo atractivos de sus "modelos". Al respecto, comentó Sixpencenotthewiser en la entrada en mención:

"Muy guapos los mormoncitos, vendiendo su visión del cielo sin camisa, pero igualmente vacíos, porque son como algodón de azúcar: se deshacen en la boca, te dan caries y te hartan al tercer bocado".

Y los católicos no se quedan atrás. Por cuarto año consecutivo, el fotógrafo Piero Pazzi ha publicado su calendario con "los curas y seminaristas más bellos del Vaticano". Calendario pulcro, todos los "modelos" con sus sotanas y ornamentos de culto y en ningún momento "descamisados", faltaría más. Las autoridades de la Iglesia presurosamente han declarado que no es una publicación oficial sino responsabilidad de su autor. Pero también ha sido noticia en todos los informativos. Y que son guapos, lo son.

Aunque también se dice que no son curas ni seminaristas, sino modelos que posan para ilustrar este calendario-guía-turística de la Ciudad del Vaticano. Acabo de escuchar en la tele que dos de los fotografiados no son sacerdotes sino cofrades a los que les tomaron las imágenes en la Semana Santa sevillana y publicadas sin su consentimiento. Parece que la publicidad, en los negocios y en la ideología mercantil todo vale.

jueves, 13 de diciembre de 2007

Frases de otr@s




"Debes buscarte un nuevo amor,
que se acuerde de las fechas
que no sea como yo
y siempre cumpla sus promesas
alguien que pueda quererte solo un poco y cierta parte
que no sea como yo, que solo vivo para amarte..."


BÚSCATE OTRO
Tranzas




"No saber lo que sientes no es lo mismo que no sentir nada..."


SENTIMIENTOS
Criminal Mind




"En eso consiste el verdadero amor, en detestar al otro por las pequeñas cosas y a pesar de todo insistir en quererlo."

EL VERDADERO AMOR
Rosa Montero





"Lo que estoy buscando
denodadamente
es un acuerdo,
una especie de convenio
entre mi Amor
y su Libertad".



UN ACUERDO
Mario Benedetti. La Tregua

martes, 11 de diciembre de 2007

¿Soledad o compañía?

"Hay personas que te dan compañía,
pero no te quitan la soledad".


(Escuchado a una mujer, mientras le servía su cena)

lunes, 10 de diciembre de 2007

¡Ay, el amor, cosa tan rara!

"Que el amor se me acabe
al lado de él
y no lejos de él".


S.E.V.M.
Una frase que me soltó S.E.V.M., así, hablando por messenger, acerca de "su" amor.

domingo, 9 de diciembre de 2007

Subrayados 4. Seguiré aquí cuando despiertes.

Mis subrayados en
"Seguiré aquí cuando despiertes".
De Tomás Ortiz.




Buscando el olvido, sólo encuentro recuerdos.

Me enamoró en una noche y me costó olvidarlo meses.

La vida al lado de la persona que quieres es muy divertida, muy feliz, muy agradable, pero hay que saber algo más para mantener a esa persona a tu lado. Hay que luchar por seguir siendo divertidos, felices, agradables. No basta con amar: hay que luchar para seguir amando.

No sé entender una vida sin un final amargo. Será porque mi intención es, algún día, morir de amor, o que me maten de amor.

Media hora de placer no merece la pena cuando hay en juego algo tan duradero como esta amistad.

El amor no es un camino alternativo, es el único camino... aunque los demás no nos quieran, es inevitable querer. (...) A veces también los demás se hartan de querernos y no somos capaces de darles nada a cambio.

Con el tiempo, aprendí que el hogar no es un espacio concreto, sino que está allí donde se encuentra la persona a la que amas. El hogar es el amor.

No existen las coincidencias, sólo existe el deseo de que existan las coincidencias.

-Mario Losada, si no nos separara una mesa, no tendría más remedio que abrazarlo, porque sé que lo está pidiendo a gritos y, sobre todo, porque no se me ocurre otra forma de agradecerle esa franqueza (...)

-Señor Zamora, poca cosa es la extensión de una mesa para eludir la deuda que ha contraído conmigo. Porque si usted desea abrazarme y yo lo pido a gritos, no habrá madera en el mundo para construir la mesa que nos lo impida.

Cuando uno necesita un abrazo es que necesita algo más(...) El abrazo es una forma de aplazar lo otro, una manera de echarle sacarina al amor en vez de azúcar. Y me doy cuenta de que no quiero sacarina, que quiero azúcar, y dos terrones. Tres si es posible. Mucha azúcar.

¿Qué necesidad hay de sufrir cuando se puede ser hipócritamente convencional y disfrutar luego de los placeres de la vida?

Nunca sufras por alguien que nunca sufrirá por ti.

No vivas del recuerdo de la felicidad, lucha por ser feliz de nuevo.

No me tengas lástima...Porque cuando a uno le falta algo, debe buscarlo. Y no se puede tener lástima de alguien que no ha buscado lo que le falta.

Estoy cansado de esperar. Estoy harto de Bruselas, de España, del restaurante, de mi familia, de los condones en el bolsillo del pantalón, de los chicos que te dicen que te quieren sin saber tu nombre y que nunca llegarán a llamarte por él, de la rutina del sexo y del sexo en general, de mi cuerpo y de mi mente, y de mí mismo. estoy harto de mí... estoy harto de levantarme todas las mañanas y ver el mismo rostro en en el espejo, acostarme todas las noches en la misma cama, desear a los mismos hombres, tener los mismos sueños que hace diez años, seguir sin cumplir ni uno de ellos, quedarme donde estoy por no hacer el esfuerzo de tirarme al río para pescar algo que me convenga. Estoy harto de sufrir, de este hastío gris que me corroe por dentro, estoy hartísimo de este cáncer que ningún médico puede diagnosticar, estoy hasta los cojones de seguir igual que siempre, de seguir... Estoy harto de seguir y no saber a dónde quiero llegar.

Subrayados 3. Cruzando el límite (2).

Mis subrayados en
"Cruzando el límite"
de Hecheres Beltrán
(ganador VIII Premio Odisea)
"Madrid es una ciudad extraña"

"Madrid es una ciudad que da pereza"

"Madrid te convierte en una persona violenta"

"Madrid es una ciudad desconcertarte"

"Una de las cosas que más nervioso me ponía de la capital era la incesante banda sonora que tenía la ciudad: El sonido de las sirenas" .

Subrayados 2.Cruzando el límite (1).

Mis subrayados en
"Cruzando el límite"
de Hecheres Beltrán.
Ganador VIII Premio Odisea
"¿Llega(ba) un momento en la vida en que todo importa una mierda?"

"No entiendo nuestra necesidad de apartarnos del amor (...) El amor nunca hace daño. Es nuestra concepción enfermiza de él lo que nos hiere".

"¿Cuándo nos metieron en la cabeza que demostrar afecto nos hace daño? ¿Desde cuándo amar sin que te correspondan es sinónimo de sufrimiento? ¿Abogábamos todos sin remedio por un capitalismo del amor, donde nuestra oferta de cariño tenía que ajustarse a una demanda? ¿No era el amor el mejor gesto de altruismo que se le podía regalar a un igual?"

"¿No está todo el mundo de acuerdo en que el sexo de pareja es distinto al sexo ocasional con un desconocido? ¿Por qué se ha de renunciar al segundo cuando has conquistado el primero? ¿Por qué le damos más importancia al engaño sexual que a la traición afectiva? ¿No es peor que te dejen de querer que un encuentro sexual puntual?"

"Los patos no tienen eco y nadie sabe por qué... Debe ser que su eco transmite el lenguaje del amor, sólo reconocible por el destinatario de tal precioso mensaje."

viernes, 7 de diciembre de 2007

¡Vos sos mi aguinaldo!

Hoy, víspera de la fiesta de la Inmaculada, cuando se encienden las luces de la ciudad, cuando millones de personas llenan portales y ventanas con sus velas de colores, para muchos, comienza de verdad la época de Navidad. Se me llena de nostalgia el corazón, año tras año, recordando la infancia mía y de mis hermanos, con mi madre y mi abuela cuidando que no manchásemos de cera la casa, que nos nos quemásemos con las llamas de cerillas y velas. Aun están en mi memoria los colores, los olores, los sabores de esta mágica, espiritual, tradicional y perenne noche... La tablita cada año recuperada del trastero con los restos de cera del diciembre pasado, los platos típicos, la música, la alegría, el calor del verano (que para los Europeos es incomprensible, con su invierno, su frío y su nieve decembrina), el bullicio, Medellín inundada de luz pero, sobre todo, de las caras esperanzadas por las bendiciones que cada luz encendida dejaría la Virgen en cada corazón y en cada casa.

Y por estas fechas no puedo dejar de recordar las palabras de Armando Villa Gutiérrez, un antiguo compañero de tareas periodísticas, que joven marchó a la mayor parcela, la celeste, a encender luceros con la punta de una estrella:

No deseo ningún aguinaldo. Te tengo a ti. Para mi frío están tus brazos y mis brazos están para tu frío. ¿Quién quiere un aguinaldo si para para mis palabras está tu boca? ¿Quién lo quiere si para tus labios están mis balbuceos? ¿Con qué derecho exigiría yo un aguinaldo si el sol emerge para nos todos los días y se va con la crepuscular promesa del regreso?

Yo no pido nada más que verte cada noche, desde enero hasta diciembre, para chequear como un buen técnico que tu corazón sigue disparando, sin descargarse, el ritmo del amor.

Y te prendería velitas, en una tabla o en el alma, el 7 de diciembre y el resto de diciembre y el resto del año hasta llegar a otro 7 de diciembre donde otros se unirían a mi tesón para decir en un mar de llamitas azules y naranjas y amarillas que eso que se siente realmente es un fuego inacabable.

Y esperaríamos al Niño Jesús para contarle que siguen nuestras manos buscándose para inventar el calor que necesita todo pesebre, toda humanidad, toda pareja.

Y le regalarás, por pedido mío, una mirada en la que Él entienda las aguas, el cristal, los prados, la luz.

Y no le diremos nada porque, como la canción, "siempre habla en el silencio".

Y le contaremos que todavía es posible, en esta parcela celeste y verde, hostil e insulsa, algo que debemos mencionar en voz baja: la ternura. Y que con ella inventamos nombres mágicos, como Hinejadanta con el que volamos sin movernos hacia el plano que nos permita la imaginación en un instante en donde todo puede ocurrir, hasta un te quiero que siempre suena renovado, que siempre hace el milagro de la taquicardia espiritual.

Y que todas las noches sean como la "nochebuena" y nos envuelva el misterio embrujador del 24 en medio de una alegría pólvora.

Y que lleguemos a todos los 31 sabiendo que el anterior fue un año nuevo y que el próximo será un año nuevo porque para caminar por estos terrenitos lo mejor es tenernos, asirnos del amor y soltarnos a volar, el uno junto al otro, como en incienso, hacia el castillo fantástico donde tres reyes magos con corazón de mirra y de oro nos guiarían por sus mejores galaxias.

jueves, 6 de diciembre de 2007

La Negra, la ex-guerrillera

Me dejó de piedra una noticia de ayer. ¿Qué digo? ¡Me dejó de agua! Me sacó las lágrimas ver a una jovencita guerrillera colombiana, apodada La Negra, que decidió fugarse, caminar 24 horas por la selva y devolver a su hogar al pequeño Brian que tenía "a su cargo", secuestrado hacía seis meses en su guardería y por el que pedían una millonaria suma de dinero como rescate. Algunos dicen que se le despertó el instinto maternal, otros que fue impulsada por un "compañero en la lucha armada", pero lo que si es indiscutible es su sentido de humanidad, que parece aun le queda a uno que otro de los insurgentes que mantienen en vilo la seguridad de Colombia y a esta chica que posiblemente haya estado en la guerrilla como tantas otras que fueron engañadas y obligadas a "alistarse".
Yo no me explico como alguien en sus cabales puede arrancar de su familia a uno de sus miembros, máxime si es un niño. Brian, el menor de esta historia, se despidió de su captora con un gesto inocente de cariño, besándole la mano que lo mantuvo preso, la misma mano que agarraba con confianza hasta el momento en que La Negra se entregaba a las autoridades y devolvía el niño a su madre.

Brian con sus padres

La guerrillera, que llevaba consigo un ejemplar de la Biblia, entró de inmediato al programa de reinserción que da beneficios judiciales, sociales y de educación a los rebeldes que se entregan.

Según La Nación.com los datos oficiales dicen que en los últimos cinco años más de 12.000 insurgentes han abandonado las armas. En los últimos 10 años, 24.000 personas han sido secuestradas en Colombia por grupos armados ilegales, incluidos unos 2700 niños. Entre los menores en poder de los rebeldes se encuentra el pequeño Emmanuel, de tres años de edad, que llegó al mundo en una improvisada enfermería de la selva colombiana, fruto de la unión entre un guerrillero y Clara Rojas, quien fue secuestrada en 2002 por las FARC, junto con la ex-candidata presidencial Ingrid Betancourt. La existencia de Emmanuel se conoció en abril del año pasado. "Jhon Frank Pinchao [un rehén que se fugó seis meses atrás de las FARC] nos contó que los secuestrados rompen sus camisas para coserle algo de ropita y que, como mi hija no está bien alimentada, se lo dieron a cuidar a otra gente. ¿Cómo puedo concebir que hagan eso con un niño?", cuestionó, en agosto de este año, la abuela de Emmanuel. Las FARC, por otro lado, también son acusadas de reclutar a miles de niños para que integren sus filas.

Hace poco me unía las oraciones que pedía un bloguero colombiano por la liberación de Ingrid Betancur y los demás secuestrados de Colombia, y recordaba la triste historia de mi amiga Sandra. Hoy pido a Dios que ablande los corazones de los guerrilleros para que, como La Negra, un pedacito de humanidad que les quede les permita devolver la alegría a tantos hogares rotos por unos "ideales" para los que no encuentro calificativo razonable.

miércoles, 5 de diciembre de 2007

Los que tenemos cerca

Algunos días somos más conscientes de la soledad. De que no tenemos a alguien a mano para pedirle que nos hable, que nos acompañe, que nos ayude a resolver una duda, que nos tome de la mano o que nos empuje. A veces la soledad de otros, las lágrimas de otros, nos hacen ver qué tan solos o acompañados estamos. Y casi siempre, por fortuna, nos damos cuenta que hay al menos un ser humano a nuestro alcance. Una palabra escuchada, una letra, un mensaje en el móvil... Alguno escribirá como un poeta; otra expresará sin pudores que te quiere por ser como eres. Y se llega a la calma, así sea temporal. Pero siempre es bueno saber que no estamos solos y comprobar, una vez más, que el temor de muchos puede convertirse en una valentía colectiva.



"Elegimos a las personas que queremos que estén cerca
y cuando las hemos elegido
nos quedamos junto a ellas
aunque les hagamos daño.

"La gente que se queda contigo
cuando el día llega a su fin
es la que merece la pena conservar.
Aunque a veces cerca
es demasiado cerca.

"Sin embargo,
a veces
la invasión de tu espacio personal
es lo que necesitas
."

F. P.B.
Anotación en un sobre
(a propósito de una frase de Anatomía de Grey)

(Mi pregunta es: ¿Quién puede darme una explicación satisfactoria a por qué siento lo que siento?)

Subrayados 1. El Viaje de Marcos

Mis subrayados en
El Viaje de Marcos
de Óscar Hernández
Me gusta viajar en tren
sentado en sentido contrario
al de la marcha.
Me gusta ver lo que dejo atrás,
mirarlo quizás,
por última vez.

Me gusta viajar hacia lugares nuevos
y descubrir rincones encantados,
pero me gusta viajar
viendo lo que abandono;
para luego, al llegar a la estación,
girarme y descubrir
dónde me encuentro...

Me gusta viajar de noche,
ver por la ventana dormir al mundo,
mientras me escapo a otro lugar.
No huyo, sino me escapo;
no de otros, sino de mí.

La noche invita a buscar en tu interior,
porque cuando ni la Luna
te acompaña iluminando la negrura,
es cuando la luz de tu propia vida
brilla más intensamente
que lo que hay alrededor;
y entonces puedes verlo
con cierta claridad.

Me gusta viajar en tren
porque el traqueteo me conmueve
y me envuelve,
y me invita a deslizarme
a mi interior,
y entonces caigo en la cuenta
de que mi destino soy yo.

Peregrino de Sendas



Si no lloramos, las lágrimas nos envenenan por dentro.
Dice una antigua creencia que el ser humano es como una vela. La cera es el cuerpo, y el fuego, el alma. El cuerpo se va derritiendo, se estropea con el paso del tiempo, mientras el alma brilla siempre con la misma luminosidad. Y cuando al final, el cuerpo se termina de consumir, el alma, intacta como el primer día, abandona el cuerpo muerto para unirse a la luz celestial, que para los cristianos sería Dios. Y por eso se encienden velas a los difuntos, para simbolizar el ciclo de la vida, el cuerpo que muere y el alma inmortal.
El Amor, el verdadero Amor, es eterno, aunque sólo haya vivido unos pocos días. Es como el fuego,que desde el primer instante brilla con la misma intensidad que mantendrá siempre (...) hay Amores eternos que duran un fin de semana.

Y los seres humanos, tan racionales nosotros, tenemos la costumbre de archivar nuestros recuerdos con etiqueta. Tal día a tal hora pasó esto; era verde, dulce o frío... Pero una caricia fue dulce, un beso intenso, un susurro tierno... No es fácil ordenar y clasificar estas sensaciones por orden cronológico. Se siente tanto y se es tan feliz, que no se observa con racionalidad. No; simplemente se disfruta tal cual son, sin pararse a analizarlas.

El amor no mata...se muere por amor, pero no mata.Cada calada que le das a la vida es importante, porque la ceniza desaparece en lo inmenso del mundo, porque el fuego dura instantes y el sabor, si se aprovecha, eternamente.

El tiempo, el único que no tiene respeto ni preferencias.
(El Viaje de Marcos, fue la novela ganadora del IV Premio Odisea. Óscar Hernández, su autor, es natural de San Sebastián, España.)

martes, 4 de diciembre de 2007

Adviento, tiempo de esperanza

Primera semana de Adviento. Ya he preparado una Corona para mi mesa. A pesar de los años, de la distancia, de la soledad, no se puede olvidar la costumbre, lo que te inculcaron desde la infancia, lo que se vivió, preparó, enseñó y creyó siempre. Y en lo que sigo creyendo.

La Corona de Adviento encuentra sus raíces en las costumbres pre-cristianas de los germanos (Alemania). Durante el frío y la oscuridad de diciembre, colectaban coronas de ramas verdes y encendían fuegos como señal de esperanza en la venida de la primavera. Pero la Corona de Adviento no representa una concesión al paganismo sino, al contrario, es un ejemplo de la cristianización de la cultura. Los cristianos la adaptaron para significar la espera del Nacimiento de Jesucristo y la necesidad de pedirle que ilumine nuestras almas con su luz. El círculo es la figura geométrica que no tiene principio ni fin; el follaje perenne, representa que Cristo está vivo entre nosotros y recuerda la vida de gracia y la esperanza que es el Adviento. Las cuatro velas representan los cuatro domingos que anteceden a la Navidad. Originalmente eran tres de color morado (vigilancia, penitencia y sacrificio) y una cuarta, blanca (la alegría por el que ya llega). El día de Navidad se pueden sustituir por velas de color rojo, símbolo de la alegría por el Nacimiento de Cristo. El hecho de encenderlas poco a poco, una por semana, significa que conforme se acerca la luz, las tinieblas se van disipando.

Creo y espero. Por eso hago una, cada año, simple, quizá no muy ortodoxa, pero para mí con todo su significado. Para meditar, orar, soñar y, sobre todo, para sentir que todavía puedo ver la vida con los ojos de un niño.

lunes, 3 de diciembre de 2007

Ingrid, Sandra y l@s demás secuestrad@s

Hoy, al leer uno de los blogs que visito frecuentemente, darklatinangel, recordé otra de mis historias vitales: Sandra, mi amiga y compañera de trabajo, una mañana fue secuestrada, arrebatada de su familia, de sus amigos y de sus alumnos; y el mismo día de su 25º cumpleaños nos entregaron su cadáver. Ese ha sido uno de los momentos más dolorosos de mi vida.
En solo unas horas me tocó repasar todas las vivencias que tuve con ella. Las tardes en que nos reuníamos al salir de clase (ella enseñaba Diseño por Ordenador y yo Fotografía), las escapadas en su pequeñísima moto a comer patacones en una tienda de la América, sus risotadas que retumbaban por pasillos y cafetería en el Instituto de Bellas Artes, su maravillosa habilidad para encantar con su dulzura a los alumnos que la conocieron, su disponibilidad "para lo que hiciese falta" a nivel personal o profesional... Era linda, amorosa, inteligente, lista, generosa. Enseñaba a diseñar y enseñaba a vivir. Recuerdo cómo le decía a sus alumnos: "Cuando dejes un trabajo por otro, acuérdate de dejárselo a un compañero que lo necesite".

Uno de los mejores recuerdos que tengo de Sandra está en Europa. Ella me animó y me impulsó a venir al Viejo Continente por primera vez (esa como turista). Fue en el mismo año en que murió. Y justo antes de mi viaje, una tarde llegó su hermana a casa a entregarme lo que sería un último legado de mi amiga. "Sandra me había pedido que la acompañara a comprarte una mochila para tu paseo", me contaba. "Entre sus papeles me he encontrado este billete para que la compres o para que te lo gastes en Europa como quieras". Llevé aquellos diez dólares muy doblados en un rincón de mi billetera, hasta que una tarde lluviosa de junio, a los pies de la Torre Eiffel, me los gasté en cucuruchos (conos) para mí y mis amigos comprados a aquel francés que los vendía en un triciclo con campanitas. Creo que nunca olvidaré esa tarde, el helado, la llovizna parisina, las lágrimas que me mojaban las mejillas y el alma... ni las notas de aquella canción que pedí cantaran en su funeral y que siempre me estrujan el corazón:

"Sólo le pido a Dios que la guerra no me sea indiferente, es un monstruo grande y pisa fuerte toda la pobre inocencia de la gente...

Que la reseca muerte no me encuentre vacìo y solo sin haber hecho lo suficiente...

Sin un traidor puede más que unos cuantos, que esos cuantos no lo olviden fácilmente".

Darkangel habla del secuestro de Ingrid Betancur en su blog Pies para los quiero si tengo alas para volar. Una bella y sentida nota por la política y dirigente colombiana que lleva años en poder de la guerrilla de las Farc.


(Indrid Betancur, antes y durante su cautiverio)

Nota que se puede hacer extensiva a todos los demás cautivos, sean personajes públicos como la ex-senadora, o ciudadanos de a pie como mi Sandra. Y me uno a esa petición de una oración por ellos.

martes, 27 de noviembre de 2007

"Quisiera ser todo de vino y beberme yo mismo".

viernes, 23 de noviembre de 2007

El coche te hará feliz

La publicidad de los coches (carros o automóviles) abunda en la televisiòn española. Pero a mi me trae de cabeza la ultima de Chevrolet que habla de FELICIDAD GARANTIZADA. "Chevrolet te harà feliz o te devolvemos el dinero". No me explico cómo no hay interminables filas ante los concesionarios, de todos los infelices humanos (¿o humanos infelices?) comprando la felicidad en forma de un conjunto de latas, un motor, airbags, cinturones de seguridad, llantas, luces.
Para tan profundos creativos, esta letra de María Elena Walsh, que tengo interpretada por Susana Rinaldi.



ORACION A LA PROPAGANDA


Me dijeron:
Señora, caballero,
Usted se lo merece,
desconfíe;
estimada mamá, fume perfume;
para el bebé automático repare;
brillantina,
botón,
no se equivoque;
es mejor una lata que sus párpados;
asómbrese de frío radioescucha;
venga mañana mismo;
¡pura seda!;
tiene la obligación para la barba;
pintando yerba mate con camiones.



Yo me di por unánime aludida
reina en mi condición de amada inmóvil
y a la vida salí sumisamente
para ser caballero,
bebé,
niña,
tímpano,
multitud,
hermafrodita,
fantasma de trajín,
suma de nadie,
pobre basura humana con bolsillos.


No quiero que me broten cuatro ruedas,
ni dar a luz relámpago envasado,
ni ser ociosa cabellera,
ni que mi soledad se planche sola.
No quiero que por arte de aspirina
mi alma desaparezca;
no quiero que voraces vestimentas
sean protagonistas de mi cuerpo;
no quiero hacerme cómplice de máquinas,
docenas,
precios,
tubos que me doten para siempre
de una felicidad de cartulina.


Quiero vestirme de papel de luna
y pasear con un río de la mano;
quiero comer tormenta,
beber las plumas de la primavera,
navegar tristemente por un océano de bellas artes,
vivir entre laderas que convengan
para guardar el humo envuelto en fuego.


Quiero desbaratar,
equivocar,
llorarme,
cometer escalofrío,
quiero no querer nada
y un buen día...
(¿cómo era, Dios mío, cómo era?)
sobre todas las cosas, ¡quiero basta!


(María Elena Walsh)